EMOLTV

Venezolano refugiado en embajada chilena: "Cuando fueron a mi casa a buscarme, entendí que no era una amenaza más"

El vicepresidente del Parlamento y dirigente opositor, Freddy Guevara, negó cometer cualquier delito y aseguró que desde el año pasado que el Presidente Nicolás Maduro lo amenaza con la cárcel.

07 de Noviembre de 2017 | 10:02 | Emol
imagen
Pantallazo Youtube
SANTIAGO.- El primer vicepresidente del Parlamento venezolano y dirigente opositor, Freddy Guevara, quien se encuentra en calidad de huésped en la embajada chilena en Caracas, publicó anoche un video con un mensaje para sus aliados a través de Twitter.

El vocero de la coalición opositora, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), solicitó protección a la sede diplomática luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) pidiera enjuiciarlo y levantarle su inmunidad parlamentaria.

A pesar de estar refugiado, la Asamblea Nacional Constituyente autorizó este lunes al TSJ a abrir un juicio en contra del líder político del partido Voluntad Popular, por su participación en las protestas en contra el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

"Cuando las fuerzas represivas fueron hasta mi casa a buscarme entendí que esta no era una amenaza más. Por esto, decidí grabar este video y le pedí a mis hermanos de (el partido) Voluntad Popular que lo hicieran público el día en que la fraudulenta constituyente decidiera dar un paso más", asegura Guevara en la grabación, la que constituiría el primero de una serie de mensajes que publicará el legislador.

Afirma que no le sorprendió la medida impulsada por el TSJ. "Esto no fue una sorpresa. Era previsible que íbamos hasta ese camino. Desde finales del año pasado (el Presidente) Nicolás Maduro me ha amenazado de cárcel en los medios de comunicación (...) A pesar de eso, yo seguí luchando y seguí hacia adelante", asevera.

Guevara, quien se convirtió en el sexto ciudadano venezolano en recibir respaldo del Gobierno chileno, es perseguido por los delitos de asociación, instigación pública continuada y uso de adolescentes para delinquir.

Respecto a las acusaciones en su contra, el dirigente descartó haber cometido cualquier ilícito. "Esos usurpadores del Tribunal Supremo de Justicia y de la Fiscalía General me acusan de delitos que no he cometido, pero motivados por hechos que yo reconozco. Yo sí llamé a la protesta, yo sí llamé a la calle y creo en la desobediencia civil. La convoqué y la volveré a convocar", enfatizó.

"Jamás van a poder hacer creer ni a mí, ni a quienes estuvimos en la calle, ni a la comunidad internacional, que nosotros somos los culpables de que ustedes, asesinos, sean los que nos maten. El pueblo está claro de quienes son los asesinos y quienes son los responsables de la represión", añadió.

El parlamentario desaforado reiteró, por último, que la oposición no participará de "ningún proceso electoral que no tenga las convicciones" y recalcó que "el foco de la lucha está ahora en tener elecciones verdaderamente libres para poder cambiar de presidente".