La crisis sanitaria que enfrenta el Gobierno de Bolsonaro tras la retirada de más de 8.000 médicos cubanos

En 2013, la ex Mandataria del gigante sudamericano, Dilma Rousseff, firmó con Cuba un convenio en que la isla enviaba especialistas para combatir la escasez de éstos en el sector público, pero la llegada del actual Presidente cambió las cosas.

12 de Junio de 2019 | 12:23 | Redactado por D.Gaete, Emol

Los pasillos de varios hospitales públicos en Brasil presentan un problema común: escasez de personal.

The New York Times
Varias han sido las medidas que Jair Bolsonaro ha promulgado desde su llegada a la presidencia de Brasil y que han tenido un profundo impacto en la interna de su nación. Una de ellas buscaba modificar el apoyo que Cuba inició en 2013 a su país, donde enviaba médicos al gigante sudamericano para que se sumaran a la atención de la salud pública. Los requisitos del brasileño no fueron bien recibidos por la isla caribeña, que llamó de vuelta a sus compatriotas, y dejó a la vista una grave crisis sanitaria dentro de los recintos brasileros.

Desde hace varias semanas se pueden ver diversos recintos hospitalarios, la mayoría de ellos ubicados en pequeñas ciudades de Brasil, con una característica común: vacío en la atención provocada por la falta de personal, derivando un problema para millones de personas que no han podido atender sus complicaciones.

The New York Times registra el caso de la ciudad de Embu-Guacu, que se quedó con tan solo 10 médicos operando en el sector público -en una localidad donde habitan 70 mil personas- generando así un proceso selectivo para ver quiénes pueden ser atendidos.

"Es como elegir a cuál niño alimentar", dijo una de las doctoras de este recinto, Fernanda Kimura, para reflejar el grave problema que enfrenta, en una complicación que germina desde que Cuba decidió poner fin a su relación sanitaria con Brasil.

"Mais Médicos": El Conflicto entre Brasil y Cuba

El programa "Mais Médicos" se creó para suplir la carencia de especialistas en sectores del interior y fue lanzado por la ex Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. En este, se puso a Cuba como eje en la operación y también contó con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Fue en noviembre de 2018 cuando el Gobierno de Miguel Díaz-Canel tomó la decisión: el convenio de su país con Brasil, por el cual la isla envió más de 8.000 médicos al gigante sudamericano, se acabó. No fue una decisión al azar, sino que era una respuesta a las intenciones de Bolsonaro, quien estaba próximo a asumir como Mandatario.

Luego de obtener la victoria en los comicios de 2018 - y también en su periodo de campaña-, el Presidente brasileño lanzó varias críticas al programa, apuntando a su elaboración, al nivel de los especialistas que llegaban a su nación y de que éstos sólo recibían el 25% de sus salarios, ya que gran parte del resto se destinaba a los recursos de Cuba.

Entre las propuestas de Bolsonaro, el Mandatario atacó los últimos dos puntos, esperando poder aplicar una prueba para que los médicos pudieran validar sus conocimientos y para que éstos recibieran un "salario integral".

"Nuestros hermanos cubanos serán liberados. (...) Sus familias podrán migrar a Brasil y, si aprueban la revalidación, ¡comenzarán a recibir la cantidad completa que era robada por los dictadores cubanos!", proyectaba el Mandatario.

Pero no tuvo el giro esperado. "Desafortunadamente, Cuba no aceptó", reconoció Bolsonaro, en su cuenta de Twitter, el mismo día en que La Habana ponía fin al convenio.

El Gobierno caribeño, en tanto, consideró las intenciones y condiciones de Brasilia como "inaceptables", por lo que tomó la decisión de poner fin al programa, ya que "no es aceptable que se cuestione la dignidad, profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos".

Este repentino suceso provocó un dolor de cabeza en Brasil. De los cerca de 18.000 doctores que "Mais Médicos" contenía, 8.517 eran cubanos, quienes fueron ordenados por su Gobierno a volver a su tierra. Ante esto, el sector público sufrió un fuerte golpe, por sobre todo, en las comunidades más necesitadas del país sudamericano.

Según dijo en su momento el Ministerio de Salud de Cuba, 20.000 médicos cubanos fueron a Brasil en todo este periodo y atendieron a más de 113 millones de personas. Incluso, el Gobierno brasileño afirmó que 60 millones de pacientes, que nunca tuvieron acceso a un doctor, pudieron hacerlo por el programa.

Cuba igualmente se vio afectado por el fin de Mais Médicos, ya que con el servicio de exportación de estos profesionales obtiene gran parte de sus mayores recursos y Brasil le entregaba millones de dólares por su ayuda.

Brasil espera futuras generaciones

Según la Confederación Nacional de Municipios de Brasil, 28 millones de personas se han visto afectadas por el fin del programa, lo cual se ha convertido en un desafío para Bolsonaro para solucionar este problema.

Una de las formas para combatirlo es con los futuros médicos que están en la universidades, ya que espera que el número nuevo de especialistas suplante la pérdidas de los doctores cubanos.

8.517médicos trajo de vuelta Cuba luego de la interrupción del programa

"Estamos graduando, estoy seguro, alrededor de veinte mil médicos al año y la tendencia es incrementarla. Podemos solucionar este problema", dijo en noviembre del año pasado. De todos modos, persiste la complicación y encargados de recintos hospitalarios se quejan por la falta de personal.

El problema se agravó cuando asumió en el cargo, ya que el Gobierno anunció que los puestos vacantes fueron llenados. Pero no fue una solución duradera, ya que los asignados profesionales fueron abandonando el puesto, algunos aduciendo diversas explicaciones. A finales de abril, 1.052 de estos profesionales dejaron sus cargos.

"La decisión del Presidente electo fue unilateral e irrespetuosa, al criticar por Twitter los términos del convenio firmados durante mi Gobierno y renovado, sin modificaciones, hasta por el Gobierno de Temer. Prescindieron, por absoluta soberbia, de las posturas diplomáticas requeridas en las relación entre países"

Dilma Rousseff, ex Presidenta de Brasil

En junio de este año, G1 consignó que sólo en el Estado de Sao Paulo, 36 ciudades no tienen un médico profesional, cosa que preocupa en algunas localidades como Mendonca o Nueva Itapirema, donde enfrentan enfermedades como el dengue.

Existe otro punto que llama la atención, y es que aún residen en Brasil varios especialistas cubanos que desistieron el llamado de su Gobierno. Algunos de ellos se quedaron, esperando la prometida prueba para revalidar su título, pero no ha habido noticias de ello.

"La decisión del Presidente electo fue unilateral e irrespetuosa, al criticar por Twitter los términos del convenio firmados durante mi Gobierno y renovado, sin modificaciones, hasta por el Gobierno de Temer. Prescindieron, por absoluta soberbia, de las posturas diplomáticas requeridas en las relación entre países", fue parte de la dura crítica que Rousseff realizó un día después de la ruptura y que ahora dejan a Brasilia con una compleja misión y un duro panorama, donde especialistas cifran en más de 30.000 los niños que podrían morir para 2030 si no se pone fin a este conflicto, reflejando una crisis en el sistema sanitario público del gigante sudamericano que exige una pronta solución.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores