EmolTV

¿Gratuidad en el transporte público?: Debate se toma las ciudades de Estados Unidos

Los alcaldes de diversas localidades están considerando la posibilidad de renunciar a las tarifas del servicio de autobús como una forma de luchar contra la desigualdad y reducir las emisiones de carbono. Los críticos se preguntan quién pagará por ello.

15 de Enero de 2020 | 13:56 | The New York Times/ Editado por Nicolás Uranga, Emol
The New York Times
Dionisia Ramos de Lawrence, Massachussets, se sube al autobús "37" dos veces al día y cada jornada buscaba en su bolso el ticket para pagar el servicio de transportes, por lo que fue un shock cuando hace unos meses el conductor del autobús la detuvo.

"No tienes que pagar", dijo. "Es gratis por los próximos dos años", le aseguró el chofer.

Ramos nunca había oído hablar de algo así ¿Alguien le pagaba el boleto de autobús? A los 55 años, vive con un cheque de desempleo mensual de 235 dólares. Así que ahorrar US$2,40 al día, para su viaje de ida y vuelta a la universidad comunitaria, significaba algo.

Desde que comenzó el programa piloto de liberar las tarifas del autobús en septiembre, el uso de los autobuses creció en un 24%, y la única crítica que la señora Ramos tiene sobre el experimento de la ciudad es que no es permanente.

"El transporte debería ser gratuito. Es una necesidad básica, no es un lujo", expresa.

Ciudades se suman a la iniciativa

Este argumento está en boga en muchos lugares en estos días, a medida que los funcionarios de la ciudad lanzan grandes ideas para combatir la desigualdad y reducir las emisiones de carbono. Algunos de ellos consideran el transporte como un bien público puro.

El Consejo de la Ciudad de Worcester, la segunda ciudad más grande de Massachusetts, expresó la semana pasada su apoyo a la exención de tarifas para sus autobuses, una medida que costaría entre 2 y 3 millones de dólares al año en tarifas perdidas. El tránsito gratuito es la recomendación política más espléndida de Michelle Wu, miembro del Consejo de la Ciudad de Boston que muchos esperan se postule para alcaldesa en 2021.

En otras partes del país se están llevando a cabo experimentos de mayor envergadura. Las ciudades de Kansas City, Misuri, Olympia y Washington, declararon que sus autobuses serán libres de impuestos este año.

"Ya estamos subsidiando este modo de transporte, así que la recta final es muy corta. No es un servicio por el que la gente tenga que pagar; es un bien público"

Daniel Rivera, alcalde de Lawrence
En las comunidades donde el número de pasajeros ha disminuido, el costo de la exención de tarifas puede ser menor de lo esperado.

El alcalde de Lawrence, Daniel Rivera, dijo estar "sorprendido" después de escuchar a su amiga Michelle Wu hablar sobre el transporte gratuito, por lo que le preguntó a su autoridad regional de tránsito cuánto se recaudó en tres de las líneas de autobús más utilizadas de la ciudad. La respuesta fue la pequeña cantidad de 225.000 dólares, a lo que aseguró que se puede compensar con las reservas de efectivo excedente de la ciudad.

"Lo que me gusta es la factibilidad de esto, la simplicidad de esto", dijo Rivera. "Ya estamos subsidiando este modo de transporte, así que la recta final es muy corta. No es un servicio por el que la gente tenga que pagar; es un bien público".

Un centenar de ciudades del mundo ofrecen transporte público gratuito, la gran mayoría de ellas en Europa, especialmente en Francia y Polonia.


Antecedentes a la propuesta

Un puñado de experimentos en la misma línea realizados en Estados Unidos en las últimas décadas, incluyendo las ciudades de Denver y Austin, fueron considerados infructuosos en uno de los objetivos que se busca: disminuir las emisiones de carbono. Porque había pocas pruebas que se disminuyeran los automóviles en la carretera, esto significaba que los nuevos usuarios tendían a ser personas pobres que no tenían para adquirir un auto, según una revisión de 2012 realizada por la National Academies Press.

No obstante, en otro sentido, tuvieron éxito: aumentaron el número de pasajeros de inmediato, con un incremento entre el 20 y el 60 por ciento en los primeros meses. Esa estadística explica su resurgimiento con la nueva ola de progresistas urbanos, que ven el tránsito como un factor clave en la desigualdad social y racial.

Los objetivos de eximir del cobro a quienes usen el transporte público es disminuir la emisiones de carbono mediante la reducción del uso del automóvil y combatir la desigualdad al ayudar al gasto mensual de quienes lo usan

"Piensen en quiénes están usando nuestros autobuses: Es la gente negra, personas que viven en comunidades donde hay concentraciones de profunda pobreza", dijo Kim Janey, quien juró su cargo la semana pasada como presidenta del Consejo de la Ciudad de Boston y propuso la eliminación de tarifas en una ruta clave a través de algunos de los barrios de más bajos ingresos de la ciudad.

"Sé lo que es estar de pie en el autobús, todo apretado, así no llegaré tarde al trabajo", dijo. "Cuando digo que más representación importa, por eso es que importa. Traeremos nuevas ideas como los autobuses gratis", sostiene la nueva presidenta.

La idea también atrae a los moderados en lugares como Worcester, que está luchando por persuadir a los residentes a usar su transporte público. La cantidad de pasajeros disminuyó en un 23% desde 2016, y los autobuses ahora funcionan medio vacíos, según un informe publicado en mayo pasado por la Oficina de Investigación de Worcester.

Es la gente negra, personas que viven en comunidades donde hay concentraciones de profunda pobreza"

Kim Janey: "Piensen en quiénes están usando nuestros autobuses
En una reunión del Concejo de la Ciudad la semana pasada, una multitud de ciudadanos se alinearon para expresar su apoyo a una propuesta para hacer que los autobuses de Worcester sean gratuitos por tres años, como un programa piloto. Los ingresos de las tarifas de los autobuses son tan bajos, y el costo de recaudarlos tan alto, que podría ser reemplazado por una infusión de $2 millones a $3 millones de dólares al año.

"Cuando escuché la noticia me puse de pie y dije: 'Es una buena idea'", destaca Howard Fain, un maestro de escuela pública, quien comenta que a menudo ve gente luchando por sacar monedas en el autobús.

"Incluso las personas que pueden pagar la cena aman el buffet libre", dijo. "Podemos atraer a la gente al transporte público porque a todos les gusta lo gratis".


¿Quién pagará por ello?

Mientras tanto, en Boston la idea encontró una fuerte resistencia por parte de las autoridades que dicen que el costo sería exorbitante.

"Tenemos que tener esa conversación", dijo el alcalde Marty Walsh, quien fue presionado para que diera su posición en una entrevista en WGBH, una estación de radio pública de Boston. "Es fácil lanzar ideas por ahí. Pero cuando se lanzan ideas, tenemos que respaldarlas con la forma de pagarlas. Y ese va a ser el punto clave de esto".

"Es fácil lanzar ideas por ahí. Pero cuando se lanzan ideas, tenemos que respaldarlas con la forma de pagarlas. Y ese va a ser el punto clave de esto".

Marty Walsh alcalde de Boston
Brian Kane, subdirector de la Junta Consultiva de la Massachusetts Bay Transportation Authority (MBTA), supervisa los gastos del sistema de transporte público de Boston y señala que las tarifas de los autobuses aportaron 109 millones de dólares en 2019 y 117 millones de dólares en 2018.

"No existe la libertad", dijo Kane. "Alguien tiene que pagar. Boston tiene los conductores de autobús mejor pagados del país. No van a trabajar gratis. Los abastecedores de combustible, los mecánicos... no van a trabajar gratis".

Formas de costearlo

Los defensores del libre tránsito sugieren que el costo podría ser compensado por un aumento en el impuesto a la gasolina; pero el reemplazo de 109 millones de dólares significaría aumentar el impuesto a la bencina en 3 centavos y medio -unos 27 pesos chilenos-, plantea el subdirector. Mientras tanto, "el sistema se está esforzando para hacer frente a las demandas actuales" afirmó.

Los defensores de la idea argumentan que las cifras de Kane están infladas y que el verdadero costo de reemplazo estaría más cerca de los 36 millones de dólares. Esa brecha, dicen, podría cubrirse con un aumento de 2 centavos –unos 15 pesos- en el impuesto a la gasolina.

Quiénes defienden la iniciativa argumentan que es posible solventarla con un aumento en el impuesto a la bencina. Sugiriendo que se puede lograr con un alza de 2 centavos

"Ahí es donde algo controversial o imposible hace unos años ahora parece posible", dijo Stacy Thompson, la directora ejecutiva de la Alianza LivableStreets, un grupo de investigación de transporte.

El consejo editorial del Boston Globe, que respaldó la idea de hacer que los autobuses de Boston sean gratuitos este mes, sugirió que el costo podría ser cubierto por algunos filántropos.

Scott MacLaughlin, un agente de boletos de la Autoridad de Tránsito del Valle de Merrimack, que sirve a la ciudad de Lawrence, ya se está preocupando por lo que sucederá cuando el experimento de dos años del alcalde Rivera en el tránsito gratuito termine, en 2021.

"Para mí, no es un piloto. Quiero que la gente se acostumbre a él"

Daniel Rivera alcalde de Lawrence
"¿Vas a quitarlo después de dos años?", preguntó. "Cuando le das a alguien algo gratis y luego se lo quitas, eso siempre va a ser un problema", aseveró.

Respondiendo a la inquietud de MacLaughlin, el alcalde de Lawrence, respondió con una sonrisa: "Para mí, no es un piloto. Quiero que la gente se acostumbre a él", afirmó.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores