La sátira política y las críticas a los estereotipos se toman el carnaval de Río de Janeiro en su versión 2020

Una figura gigante de un payaso con una banda presidencial emulando a Jair Bolsonaro o una representación de Jesús como una mujer de raza negra han captado la atención en los principales desfiles.

25 de Febrero de 2020 | 13:17 | Redactado por Pía Larrondo, Emol
A cinco días del comienzo del carnaval de Río de Janeiro, las escuelas de samba de la ciudad han llevado a cabo los característicos desfiles en los que se han enfocado en las críticas sociales y políticas, y en el que se han intentado derribar los estereotipos.

"La samba siempre ha desempeñado un papel de impugnación y organización", explicó al medio Brasil da Fato el sociólogo de la Universidad de Sao Paulo y fundador del Centro de Estudios Periféricos, Pablo Tiaraju, sobre la tónica que ha tenido esta versión.

Esto, debido a que el Gobierno del Presidente brasileño Jair Bolsonaro volvió a ser blanco de duras críticas en los carnavales alrededor de Brasil, cuestionando desde su política sobre el medio ambiente, los pueblos indígenas, el racismo y la censura, representada directa o indirectamente en los aparatosos desfiles de las escuelas de samba o en los paseos en las periferias de Río de Janeiro, Sao Paulo y otros estados, reportó Prensa Latina.

Sátira política: Un payaso vestido de Presidente

Uno de los espectáculos que más ha captado la atención local e internacional fue el de la escuela Académicos de Vigário Geral.

Este desfile abrió la serie A carioca durante el sábado en el carnaval de Río con una figura gigante del Payaso Bozo –un famoso payaso estadounidense- con la banda presidencial y haciendo un gesto con las manos, muy similar al repetido constantemente por Bolsonaro.

A las 22:45 horas del viernes, la presentación llamada "La historia del vicario" fue interpretada por el público como una fuerte crítica hacia el actual Mandatario. Al final del desfile en el Sambódromo, los miembros de la escuela entraron con el payaso gigante y el público se dividió entre los que aplaudieron la representación y los que la abuchearon, publicó O Globo.

Figura de payaso vestido de Presidente en el Sambódromo (crédito: O Globo)

Adicionalmente, el humorista brasileño Marcelo Adnet, famoso por imitar personajes, desfiló encima de un carro alegórico encarnando a un político cuyos gestos y frases aludían a Bolsonaro.

Bailarines hicieron referencia a los protestantes de las calles que se manifiestan en contra el Ejecutivo, vistiendo trajes de payasos, demonios y marineros con pancartas con las palabras "Educación", "Cultura", "Salud" y "Democracia".

"El carnaval trae alegría para todos. Sufrimos, trabajamos tanto, que en este momento la alegría es más fuerte. Pero aun así, dejamos un recado para concientizar a todos y tener un Brasil mejor", expresó Marcelo de Castro, bailarín desde hace más de 30 años en una de las escuelas que se presentan.

Sobre las críticas a la manifestaciones realizada dentro del Sambódromo, el presidente de Riotur, Marcelo Alves, sostuvo que "esta es una protesta democrática".

Derribando los estereotipos

Asimismo, la escuela Mancha Verde - que desfiló el sábado- reprochó los estereotipos impulsados por miembros del Gobierno, tales como a Damares Alves, la ministra de la Mujer, la Familia y a los Derechos Humanos y Paulo Guedes, titular de Economía.

El grupo desfiló por las calles con una pancarta con una frase dicha por Alves: "Los niños visten de azul y las niñas de rosado".

Mientras que una carroza desfiló con una mujer vestida de empleada doméstica con las orejas de Mickey Mouse y con enorme pasaporte en la mano, esto en referencia a las polémicas declaraciones del titular de Economía dichas hace solo unas semanas para defender el alza del dólar en Brasil: "Hasta las empleadas domésticas iban a Disney".

La vigente escuela campeona, Mangueira, hizo una apuesta de cómo sería Jesús si naciera en el Brasil actual: pobre, negro y habitante de una favela.

Así, mostraron al personaje bíblico vestido con jeans, bailando junto a sus discípulos en una favela y siendo víctima de la represión policial, una metáfora de la vida en esos barrios, consignó AFP.

La reina de la batería de percusión, una mujer cuyo papel principal es danzar con destreza y sensualidad, también encarnó a Jesús, pero desfiló sin bailar, exhibiendo una corona de espinas, cadenas en las manos y heridas en el cuerpo para denunciar la violencia contra las mujeres.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores