La controvertida declaración conjunta de Perú y Bolivia que desató la molestia del Gobierno chileno

Se trata de un texto de 36 puntos con medidas para potenciar la relación bilateral entre los países, y donde destaca el deseo del Presidente Humala "de que pueda alcanzarse una solución satisfactoria a la referida situación de mediterraneidad". Aquí sus principales lineamientos.

25 de Junio de 2015 | 14:57 | Por María Cristina Romero, Emol

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y su par de Perú, Ollanta Humala.

EFE.

SANTIAGO.- Declaración de Isla Esteves: Encuentro Presidencial y Primera Reunión del Gabinete Binacional de Ministros Perú-Bolivia, es el título del texto conjunto suscrito el pasado martes por los presidentes de Perú y Bolivia, Ollanta Humala y Evo Morales, en Puno, en Perú.


El documento ha generado polémica en nuestro país, por el apoyo que Lima entrega a la aspiración marítima boliviana, actualmente radicada en una demanda interpuesta por La Paz en contra de Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).


Al respecto, ayer el canciller Heraldo Muñoz llamó a ambas naciones a clarificar el texto "para no llamar a malos entendidos", agregando que en ésta "hay otras menciones que no nos resultan totalmente claras".


La declaración conjunta de Perú y Bolivia cuenta con 36 puntos, donde se abordan una serie de iniciativas tendientes a fortalecer las relaciones entre los países. Aquí encontrarás una selección de los puntos más relevantes del controvertido texto:


- Relación bilateral y cooperación:


Así, en el punto número 4 se indica que "convencidos de que las reuniones periódicas de los Gabinetes Binacionales, presididas por los Presidentes de ambos países constituirán la más alta instancia de diálogo político bilateral y el foro idóneo para reforzar el entendimiento, la coordinación, la cooperación y la complementariedad entre ambos países; así como para la ejecución de los principales lineamientos de la agenda bilateral".


- Cuidado de recursos hídricos:


A lo largo del documento son varias las alusiones a la necesidad de cuidar y de instaurar una recuperación ambiental de distintos recursos hídricos.


"Reafirmaron las obligaciones y derechos que comprometen a ambos países para aprovechar, en beneficio de sus poblaciones, los recursos hídricos del sistema del Lago Titicaca, Río Desaguadero, Lago Poopó y  Salar de Coipasa (TDPS), en función de acuerdos y decisiones bilaterales que contemplan su uso equitativo; excluyendo todo aprovechamiento y desviación unilateral, para lo cual ambos Gobiernos nos comprometemos a asignar, en el más breve plazo, los recursos necesarios para la realización del balance hídrico y actualización del Plan Director", se puede leer punto número 7.


- Combate contra la delincuencia y la pobreza:


En el punto 11 del documento y en otros, Perú y Bolivia, reiteraron "su firme voluntad de enfrentar decididamente el narcotráfico, el lavado de activos, la corrupción, el contrabando, la trata de personas y la minería ilegal, a cuyo efecto dispusieron se otorgue la máxima prioridad al cumplimiento de los compromisos del Plan de Acción adjunto, como punto de partida de una estrategia binacional integral".


Además, en el punto 15 se señala que en medio de los avances en la lucha de sus respectivos gobiernos contra la pobreza, "acordaron impulsar proyectos de integración específicos en beneficio de las poblaciones que habitan en la zona fronteriza, para cerrar las brechas sociales acercando los servicios sociales universales en beneficio de sus pueblos bajo un enfoque de derechos. Asimismo, promover y facilitar el tránsito internacional de mercancías, y fomentar actividades económicas alternativas que alienten la generación de empleo y la inserción en la economía formal, como instrumento para luchar contra los ilícitos transnacionales".


- Gas y agencia aduanera:


Más adelante, en el punto 21 se da cuenta del anhelo de Perú y Bolivia de "alcanzar la integración hidrocarburífera". Y considerando planes de trabajo que les permitan desarrollar proyectos concretos, "incluyendo la exportación de GLP y gas natural boliviano al sur del Perú y a los mercados gasíferos de Asia Pacífico, sostenibles en el tiempo y con resultados mutuamente beneficiosos para ambos países".


Luego en el punto 26, "reiteraron su voluntad de establecer una agencia aduanera de Bolivia en el puerto de Ilo, en el marco de los compromisos asumidos, para facilitar aspectos operativos y logísticos de la carga en tránsito desde y hacia Bolivia, y acordaron continuar las negociaciones para aprobar en el más breve plazo un manual operativo que regule su funcionamiento, para lo cual dispusieron convocar a una reunión de alto nivel".


- Destacan rol de instancias internacionales:


En materia internacional, en el punto número 30 las naciones "destacaron el rol de la CELAC como un espacio de diálogo y concertación política para fortalecer la unidad e integración latinoamericana y relievaron su proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz y en favor de la resolución de controversias por medios pacíficos".


- Perú apoya aspiraciones marítimas de Bolivia:


En el punto número 32 casi al finalizar la declaración, se puede encontrar el polémico párrafo en el que Perú alude a la mediterraneidad de la Paz.


"La República del Perú mantiene su más amplio espíritu de solidaridad y comprensión en relación a la situación de mediterraneidad que afecta a Bolivia. En ese contexto, los mandatarios reafirmaron la significación de las normas del Derecho Internacional y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, en particular, el rechazo a la amenaza o al uso de la fuerza y la solución pacífica de controversias", sostiene.


Finalmente, se declara que "el Presidente del Perú expresó sus fervientes votos para que pueda alcanzarse una solución satisfactoria a la referida situación de mediterraneidad".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores