Radiografía a la migración haitiana: Las últimas cifras, prejuicios y desafíos del fenómeno

El arribo desde la isla aumentó en 56 mil pasajeros en un año, y proliferan las aerolíneas que ofrecen el viaje. El tema ha provocado descabelladas teorías conspirativas y un debate en torno a si Chile es un país que discrimina por raza.

28 de Febrero de 2018 | 11:20 | Por Consuelo Ferrer Durán, Emol
Revista Sábado, El Mercurio (archivo)
SANTIAGO.- Un Boeing 767 sin logo y cuatro buses estacionados en la losa del aeropuerto Arturo Merino Benítez en horas de la noche fueron los que volvieron a despertar un viejo debate en la población: las regulaciones que permiten la entrada de migrantes a Chile.

Las imágenes fueron captadas por un trabajador del recinto, que acompañó la escena con un discurso que evidenciaba malestar por tratarse de pasajeros en su mayoría de origen haitiano, que lo llevaron, incluso, a decir que "este gobierno, antes de terminar su mandato, está haciendo ingresos masivos, una invasión".

300 Haitianos llegan diariamente a Chile
Lo cierto es que la nave correspondía a un chárter de la aerolínea estadounidense Dynamic Airways, es decir un avión que realiza vuelos a pedido de empresas o grupos grandes y no cuenta con regularidad establecida en sus servicios, según confirmó 24 Horas.

El avión, con una capacidad para 300 personas, provenía de Punta Cana y efectivamente transportaba, en su mayoría, a ciudadanos haitianos, ya que República Dominicana comparte su frontera con dicho país.

La aerolínea estaría tramitando la autorización para operar oficialmente en Chile y así poder realizar viajes permanentes a Santiago, un destino que se torna cada vez más interesante para quienes abandonan Puerto Príncipe.

Chile: Un destino atractivo para las aerolíneas


El interés de la compañía por llegar a Chile se explica con una sola cifra: diariamente, cerca de 300 personas abandonan la capital de la isla para aterrizar en suelo chileno.

Según información entregada por La Tercera, a mediados de diciembre la Policía de Investigaciones registraba la entrada de 104.782 haitianos, lo que implica casi 56 mil más que en 2016.

Las aerolíneas que actualmente realizan el recorrido son cinco, siendo la más solicitada Latin American Wings (LAW), donde el 21,7% de los pasajeros transportados en 2017 correspondieron a la ruta Puerto Príncipe-Santiago.

Un pasaje en LAW, reservado con más de tres meses de anticipación, cuesta aproximadamente $570.000, aunque La Tercera informa que hasta agosto todos los vuelos se encuentran agotados. Para pagar el pasaje, los propios migrantes que llegan a Chile han dicho que existen opciones, como prestamistas que ofrecen el dinero a cambio de trabajo.

El año pasado, el Ministerio del Interior presentó en fiscalía una acusación por eventual tráfico ilegal de migrantes haitianos contra la firma, aunque en ella aseguran no haber sido notificados.

Así como Dynamic Airways estaría solicitando su autorización para operar entre Puerto Príncipe y Santiago, también Sunrise Airways, de capitales haitianos y también especializada en vuelos chárter, comenzó el mismo proceso.

Un fenómeno sin regularizar


El aumento en la migración puede entenderse por los requisitos que se solicitan para entrar al país: pasaporte, pasaje de regreso y una suma de dinero que alcance para financiar su estadía. Los pasajeros ingresan al país como turistas y no necesitan visa de trabajo.

"La migración haitiana, como la mayoría de la migración de otros países, lo que viene es a buscar trabajo. Chile ofrece estabilidad política, social, económica, tiene un PIB que muchas veces es el doble o un poco más de los países de los que estamos recibiendo migración", explica a Emol el director nacional del Servicio Jesuita Migrante (SJM), Pablo Valenzuela.

"Ocurre porque se han pasado la voz: viene alguien primero y pasa la voz de que aquí se puede encontrar trabajo y recomiendan venir acá, a pesar de que a veces las condiciones de vida no son buenas, porque Chile no tiene las políticas públicas adecuadas", añade.

Según las cifras aportadas por el periódico, de los más de 100 mil haitianos que ingresaron a Chile en 2017, sólo 4.669 regresaron a su país. Sin embargo, Valenzuela matiza esas cifras: cada dos haitianos que llegaron en 2017, lo hicieron tres venezolanos.

Pese a que el número de personas provenientes desde Haití ha aumentado considerablemente, según el Reporte de Población Migrante realizado por el Departamento de Extranjería y Migración en 2017, la posesión de permanencias definitivas la lideran personas provenientes de Perú, Bolivia, Colombia, Argentina y Ecuador.

En cuanto a residencias temporales, es decir uno o dos años, las principales son Perú, Colombia, Bolivia, Haití y Venezuela.

La visibilización de los prejuicios


Más allá de las cifras, el escenario ha provocado inquietud en la población chilena, tal como lo demostró el trabajador del aeropuerto que registró el arribo del avión, cuya explicación se atribuye principalmente a que se trata de la primera migración masiva de personas de raza negra al país.

El fenómeno no se había registrado anteriormente en Chile, donde la mayoría de los migrantes han provenido de otros lugares de América Latina y anteriormente, en periodos de colonización, desde países europeos como España.

Ante la situación, en redes sociales han proliferado descabelladas tesis para explicar lo que ocurre, todas ellas sin sustento argumentativo ni evidencia empírica.

Entre las que más se repiten está aquella que afirma que la Presidenta Michelle Bachelet estaría recibiendo dinero de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por cada inmigrante, o que sería el Gobierno el que financia aviones sin logo, como el del video.

Incluso ha aparecido entre las teorías conspirativas el nombre del controvertido multimillonario estadounidense de origen húngaro, George Soros, a quien le atribuyen que habría encontrado oro en la isla y que por eso estaría despoblándola.

“Las redes sociales, donde es fácil el anonimato y hablar sin antecedentes, son una plataforma que facilita los comportamientos racistas. Ahí la sociedad civil tiene que aportar a la discusión fundamentos, bases, y no permitir que se establezcan juicios racistas”, asegura Valenzuela.

El fenómeno de la migración es el que buscó enfrentar el Gobierno a través de un proyecto de Ley de Migraciones, el cual fue cuestionado por organizaciones pro migrantes de la sociedad civil y finalmente rechazada por la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados.

El fracaso de la iniciativa se considera hoy uno de los grandes pendientes de la administración de Bachelet y será tarea del Presidente electo, Sebastián Piñera, enfrentar la situación.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores