La denuncia que enfrenta a la FEUC con Gonzalo Rojas por supuestos "hostigamientos" a dos estudiantes

Según el testimonio de una alumna de Derecho, el profesor la habría llevado al Consejo Ético y Disciplinario de la facultad por emitir un comentario dentro de un grupo privado de Facebook, además de presionarla para que pidiera disculpas a través de sucesivos correos.

12 de Septiembre de 2018 | 11:37 | Por Consuelo Ferrer, Emol
SANTIAGO.- "Todo comenzó con un simple comentario en un grupo privado de los alumnos de Derecho por Facebook. Nunca creí que un comentario en una red social me causaría tantos problemas más adelante".

Así comienza el relato de la alumna de la Universidad Católica, María Isidora Cardemil, que publicó en su perfil de Facebook el pasado 2 de septiembre. La historia, resumida en doce párrafos, cuenta una situación conflictiva que protagonizó con el académico Gonzalo Rojas, uno de los más emblemáticos de la facultad.

El hecho narrado por la estudiante se convirtió en una denuncia en contra de Rojas ante la Secretaría General de la casa de estudios, la que ingresará oficialmente en los próximos días y contará con el patrocinio de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) .

Sin embargo, no se trata de la única denuncia en contra del historiador.

El "hostigamiento"


El comentario que Cardemil emitió en ese grupo privado ocurrió en mayo, y decía: "Sorry, pero decir que profesores como (Raúl) Madrid o Rojas 'nunca han tratado de manera injusta a un compañero: ni por su sexo, ni por su orientación sexual, ni por su tendencia política, ni mucho menos por su procedencia social' es un poco tirado de las mechas jajaja yo también tuve con ellos y sentí que la realidad era bien distinta".

De acuerdo a la alumna, a los días recibió un correo electrónico de Gonzalo Rojas, quien le habría pedido acudir a su oficina para darle explicaciones por el comentario. "No respondí porque estaba en solemnes, y además sentía que no tenía por qué dar explicaciones sobre una opinión inofensiva en un grupo privado de Facebook", relata.

Después del primer correo vendría otro y después, asegura, llegaron mensajes de Whatsapp a sus compañeros para insistir en que respondiera. "Algunos me recomendaban responderle porque Rojas les había comentado mi caso y 'estaba preparando los papeles para un sumario'. Esta situación de hostigamiento me angustió y asustó muchísimo", afirma Cardemil.

"Creo que nunca había tenido tanto miedo como en el día del examen. Uno de los profesores más importantes e influyentes de la Facultad de Derecho me había acusado. Intenté preparar lo más que pude el examen, pero no pude, no fue suficiente. Reprobé el ramo"

Isidora Cardemil
"Días después le escribí un correo (...) donde expliqué que era una opinión personal sobre su clase, que mi intención no era atacarlo a él sino referirme a sus actos discriminatorios. Su respuesta fue que ya era tarde y que ya me había denunciado ante el Consejo Ético y Disciplinario de la facultad", continúa.

La alumna cuenta que el consejo la citó el mismo día en que debía rendir un examen que valía el 50% de su nota final. "Creo que nunca había tenido tanto miedo como en el día del examen. Uno de los profesores más importantes e influyentes de la Facultad de Derecho me había acusado. Intenté preparar lo más que pude el examen, pero no pude, no fue suficiente. Reprobé el ramo", narra.

El consejo le sugirió una "salida reparatoria": que pidiera disculpas públicas por el mismo medio, porque sus declaraciones dañaban la honra e imagen del profesor. "Accedí solo para terminar rápido todo (...), pero el hostigamiento no paró. Empezaron de nuevo las llamadas, los mensajes de Whatsapp, mails e incluso mensajes de Facebook para que publicara las disculpas", asegura.

"Hoy en día existen muchos tipos de abusos, uno de ellos es el de poder a través de la intimidación, el uso del miedo y la manipulación. Lo más duro de todo es que lo tenemos normalizado, yo misma normalicé esta situación durante mucho tiempo. Sentí que era una agresora, no una víctima, y que me merecía esta sanción. Pero (...) me hicieron ver que yo no era la culpable, sino víctima del abuso de poder y de la red de protección que existe en nuestra facultad. Y eso había que condenarlo", añade la alumna.

La denuncia


La denuncia que recibió la Secretaría General de la universidad primero fue otra: la de un estudiante de Periodismo, quien también habría sido hostigado por manifestar sus opiniones con respecto al movimiento feminista y que posteriormente debió pedirle disculpas.

El testimonio de Cardemil, que ya ha sido viralizado, ingresará esta semana como una segunda denuncia en contra del profesor y contará, al igual que la acción interpuesta por el estudiante de Periodismo, con el patrocinio de la FEUC.

Ambos relatos han provocado una reacción en el alumnado, lo que motivó al Centro de Alumnos de Derecho a publicar una declaración de tres páginas, firmada por más de 400 estudiantes, dando su apoyo a los denunciantes.

"Es momento de que todos, como miembros de una universidad, y específicamente ciertos profesores, entendamos la importancia del respeto al otro como base de una buena convivencia en comunidad"

Centro de Alumnos Derecho
"¿Hasta cuándo hemos de soportar que determinados profesores crean estar por sobre los demás? Es momento de que todos, como miembros de una universidad, y específicamente ciertos profesores, entendamos la importancia del respeto al otro como base de una buena convivencia en comunidad", se lee.

Solicitaron, también, una reformulación del Consejo Ético y Disciplinario, organismo que solo funciona dentro de Derecho y se dedica a realizar recomendaciones ante ciertos escenarios, de manera no resolutoria ni sancionatoria.

A juicio del centro de estudiantes, este cometió una falta al "observar un proceso en que ha habido indefensión y sobrepaso de competencias", considerando también que se trató de la primera vez en que un profesor inició un procedimiento contra una alumna en esa institución.

Eso, sumado a que se citó a declarar a la alumna el mismo día en que rendía el mencionado examen, llevó al organismo de representación a solicitar que Cardemil pueda repetir la evaluación. "Creemos que es justo darle la oportunidad de rendir su examen sin la presión de un proceso arbitrario en su contra", aseguran. Este es el punto que más le interesa aclarar a la alumna: que su crítica no es política, sino que apunta a la institucionalidad de la facultad y la necesidad de reformularla.

La respuesta de Rojas


La confirmación de la existencia del conflicto fue realizada por Rojas este martes, cuando contó a través de una declaración pública enviada a académicos, alumnos, ex alumnos y medios, que fue informado el lunes por la Secretaría General de que "se ha iniciado un proceso" en su contra.

En sus palabras, el contenido al que hace referencia la denuncia "se trata de una acción por haber defendido mi honra ante la agresión verbal de un alumno de Periodismo, habiendo obtenido satisfactoriamente reparación de su parte, una vez que funcionó el Ombuds de la universidad, la instancia de mediación".

"Por supuesto, me empeñaré a fondo en demostrar mi absoluta inocencia respecto de los cargos formulados, todos falsos", se lee en la misiva, que se refiere a la primera denuncia que ya se encuentra procesando la Secretaría General.

"A pesar de la gran tristeza que me provoca esta agresión, seguiré circulando por los pasillos de la universidad y haciendo mis clases con la frente en alto y la voz serena, como ha sucedido desde hace 43 años. Un intento tan descarado por afectar mi honra, vulnerar mis convicciones y dañar a la Facultad, no va a contar con la capacidad de mi libertad"

Gonzalo Rojas
Informó, además, que hará una denuncia ante el mismo organismo "para que se instruya el debido proceso en contra de quienes han vuelto a difamarme con la denuncia que motiva esta declaración: el alumno de Periodismo y la directiva de la Federación de Estudiantes".

El académico se reunió, además, con el decano de la facultad, Carlos Frontaura, y lo hará después con el Consejo de Facultad del que forma parte. El historiador será asesorado por Mario Correa, también profesor del plantel.

"A pesar de la gran tristeza que me provoca esta agresión, seguiré circulando por los pasillos de la universidad y haciendo mis clases con la frente en alto y la voz serena, como ha sucedido desde hace 43 años. Un intento tan descarado por afectar mi honra, vulnerar mis convicciones y dañar a la Facultad, no va a contar con la capacidad de mi libertad", expresó.

"Usaré todos los medios morales y jurídicos lícitos para defender mi honra, así como para perseguir en todas las instancias correspondientes, dentro y fuera de la universidad, las responsabilidades de quienes han hecho esta falsa denuncia y de quienes la han acogido a tramitación o la han cohonestado", concluyó.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores