Dura derrota de Piñera y la clase política, pero valoración de la democracia: La CEP bajo la lupa de expertos

De acuerdo a los analistas, la única vía que tiene tanto el Gobierno como la oposición para restablecer la confianza en las instituciones es hacer sacrificios para llegar a acuerdos. En cuanto a los liderazgos, coinciden en que no es momento de conclusiones.

16 de Enero de 2020 | 17:26 | Por Felipe Vargas Morales, Emol

La movilización social provocó graves consecuencias para el Gobierno, el Congreso y los partidos políticos.

Agencia Uno.
Como una verdadera catástrofe definieron distintos expertos los datos entregados este jueves por la Encuesta CEP, la cual evidenció un desplome generalizado de la confianza ciudadana en las instituciones y la clase política, con especial énfasis en la aprobación del Presidente Sebastián Piñera, la cual cayó en el nivel más bajo de la historia, con un 6%.

Tras conocer las cifras, el Director del Magíster en Comunicación Política en la U. Adolfo Ibañez, Max Colodro, comentó a Emol que "estamos en un desierto, no quedó nada. Lo que confirma esta encuesta es que estamos viviendo un proceso de destrucción de confianza en las instituciones y los actores políticos nunca antes visto desde el retorno a la democracia".

"Si hay algo que se constata en esta encuesta es una desconfianza profunda en los actores públicos, en los partidos, en las instituciones, no se salva nadie. Lo otro es que no hay nadie que esté capitalizando la crisis, todos son parte del problema o aspirar siquiera a presentarse como parte de la solución", añadió.

No obstante, Colodro destacó que "las señales esperanzadoras son que hay un sector muy importante del país que todavía confía en la democracia y lo otro es que se refuerza y crece, es la idea de que la soluciones pasan por grandes acuerdos. La revalorización de los acuerdos es a mi juicio probablemente la señal más esperanzadora de la encuesta".

"La gente, en términos de principios, sigue creyendo en el sistema democrático, valora que en un escenario polarizado y de tanta fricción como el que estamos viviendo se puedan buscar acuerdos, pero no confía en los actores políticos como agentes para generar esos acuerdos", recalcó.

En tanto, la cientista política y directora de la Fundación Chile 21, Gloria de la Fuente, comentó a este medio que "nosotros tenemos hoy un dilema dentro de nuestra democracia, pero sigue siendo la democracia el mejor sistema de gobierno. Lo que pasa es que a la mayor parte de la ciudadanía no le gusta la forma en que las instituciones se han llevado adelante".

"Las instituciones no fueron capaces de procesar las demandas que estaban instaladas hace rato, y la conjunción de elementos como abuso de poder, sensación de desigualad, gatillaron lo visto en estos meses. Entonces, no es extraño, el punto es cómo la institucionalidad logra un camino de salida para lograr un nuevo pacto social".

Mientras, el doctor en ciencias políticas y académico de la Universidad de Milán, Kenneth Bunker, coincide en que “todas las instituciones registran un desplome y a la vez la democracia es vista como la mejor forma de gobierno, y eso es porque corren por dos carriles separados. Nadie cree que no tienen que haber instituciones, pero la gente aún cree que se pueden mejorar”.

En la misma línea, el cientista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, recordó que "en escenarios de crisis y polarización, en que la gente teme por un cambio de régimen político, la ciudadanía se acoge más a los valores democráticos en comparación con mediciones anteriores".

"Es lo que pasó en la crisis de Argentina en 2001, cuando hubo sucesiones presidenciales muy rápidas y fallidas, la gente apoyó más la democracia. El temor a perder algo hace que uno más lo quiera, y eso es lo que está pasando con el régimen político democrático, a pesar de que todas las instituciones registran una caída significativa”, analizó.

Cómo se sale de la crisis y qué alternativas tiene Piñera


En cuanto a cómo se puede encontrar una solución a la crisis, Colodro indicó que "la encuesta confirma que en el corto plazo no hay salida y que va a ser un trabajo difícil el reconstituir un tejido mínimo de confianza en la sociedad. Eso va a requerir un trabajo muy transparente, que tenga credibilidad y hasta el momento nadie logra tener eso".

"Creo que hay que reafirmar el proceso constituyente como la vía institucional para poder tratar de encausar en el mediano plazo la crisis y si hay alguna clave que deja la encuesta es la idea de que la ciudadanía lo que está demandando como camino o vía de salida es la búsqueda de entendimientos y de acuerdos entre todos los sectores”, planteó.

Mientras que en el caso del jefe de Estado, "el gran mensaje que debiera tomar hoy como principal bandera comunicacional es la búsqueda de acuerdos, porque es lo que está demandando la ciudadanía. Insistir en que hay que hacer todos los sacrificios para que puedan ser construidos con la oposición o el sector que esté disponible”.

Asimismo, no descarta que "un gabinete de unidad nacional puede ser una buena alternativa y si no están las condiciones para eso, insistir política y comunicacionalmente en que solo se va a poder salir de esta crisis haciendo todos los esfuerzos para construir acuerdos".

De la Fuente destacó que una salida para Piñera y su administración es "pensar en una agenda de nuevo pacto social con medidas de corto, mediano y largo plazo. En el corto plazo es urgente atender a las demandas sociales que están instaladas, no podemos estar discutiendo años una reforma de pensiones o la rebaja a los medicamentos".

"En el largo plazo, hay que discutir una nueva manera de entendernos y eso es pensar en reformas estructurales que garanticen derechos que sean sostenibles en el tiempo, que debiesen discutirse al alero de la nueva Constitución. Eso va a requerir tiempo y es súper necesario, es una posibilidad de reconstruir una legitimidad", apuntó.

En ese contexto, sobre qué puede hacer el gobernante, dijo que "para poder sortear de manera adecuada los dos años que le quedan de gobierno, debe allanarse a buscar caminos de acuerdo y hacer algo parecido al anuncio de pensiones, cuando demostró estar llano a avanzar a algo que con Michelle Bachelet fue imposible".

A juicio de Bunker, un gabinete transversal "sería una solución, pero no es el camino que el Gobierno va a tomar. Creo que el momento de ese cruce ya pasó cuando se hizo el cambio de gabinete, ese era el momento clave para hacerlo, si es que alguna vez si iba a hacer, suponiendo que no va a haber una crisis más grande que la que ya hubo”.

"Creo que el Presidente tiene que canalizar de mejor manera el conflicto, tender puentes con los distintos sectores y va a ser muy importante que el Gobierno se mantenga neutro en todo el proceso que venga y que funcione como un garante del plebiscito y de un país que pueda volver a la normalidad dentro de los cambios que se van a dar", agregó.

Al igual que De la Fuente, Morales cree que el primer camino que debiera tomar Piñera fue lo ocurrido con pensiones. "La segunda forma es con la aprobación rápida de la agenda social y la tercera es realizar un cambio de gabinete incluyendo a las figuras peor evaluadas, con el fin de aparecer con figuras nuevas que le entreguen un segundo aire al Gobierno”, concluyó.

Grandes perdedores y perdedores


En este punto hay coincidencias entre los analistas. Para Colodro, "el primer gran derrotado es el Presidente y el Gobierno. El desplome de su popularidad es inédito y sin precedentes, pero tampoco es tan distinto al de todos los demás. Yo diría que el Gobierno en primer lugar, y la oposición en segundo, son los grandes derrotados”.

Lo mismo opinó Bunker, quien dijo que "el principal perjudicado no fue solo el Gobierno, también la izquierda. Mucha gente que se movilizó siente que la clase política es la responsable y dentro de eso es natural que ninguna figura emerja como una persona que tenga la solución".

"El gran perdedor es el Gobierno, el que estaba encargado de solucionar este conflicto. Es el que sale peor parado, porque algunos sienten que no hizo lo suficiente para asegurar lo que pedían las personas movilizadas, y otros que no hizo lo suficiente para instaurar orden y permitir que la crisis se saliera de las manos”, indicó.

Para Morales, "el gran perdedor por lejos es el Gobierno y el Presidente, el segundo gran perdedor es el gabinete, el tercero son las FF.AA. y Carabineros. Quienes salen mejor parados son los líderes apartidistas", dice, subrayando la presencia de Lavín, Sharp y Bachelet, quienes aparecen hoy alejados de los partidos.

"Si se observa, la mayoría de los que aparece en los primeros lugares no son gente partisana o que sea militante fuertemente de un partido. Por ejemplo, Lavín está más fuera de la UDI que dentro de ella, Sharp acaba de renunciar a Convergencia Social, Bachelet está más fuera que dentro de la política chilena", advierte.

En cuanto a los que salieron mejor parados, Colodro mencionó que "sin duda que Joaquín Lavin, que es el único de los personajes públicos que tiene más aprobación que rechazo, porque ya el que está segundo es Sharp y tiene más rechazo que aprobación. Es el único que podría ser considerado como eventual ganador".

El futuro de los menos rechazados


Sobre cómo debieran asumir las cifras del sondeo las dos primeras figuras mejor posicionadas, Colodro advirtió que "estamos en un escenario donde no hay ningún liderazgo que se proyecte para una contienda presidencial. Probablemente el que está medianamente posicionado es Lavin, porque a pesar de todo sigue teniendo más aprobación que rechazo".

Entre las razones por las cuales el alcalde de Las Condes se mantuvo en el primer lugar pese a los efectos de la crisis, el académico destacó que "la clave está en que en un escenario en el que la gente está demandando acuerdos, él aparece como un liderazgo poco confrontacional, más en la lógica de la colaboración, ahí tiene hoy ciertas ventajas comparativas".

En el caso de Sharp, comentó que "se está convirtiendo en un liderazgo que representa una voluntad de cambio más radical, pero su problema es que esa voluntad tiene sin embargo más rechazo que aprobación. Puede llevarlo a posicionarse bien en determinados sectores, pero teniendo claro que tiene en el otro espectro un nivel alto de rechazo".

Para Bunker, "es muy pronto para saber qué va a pasar más adelante, me parece interesante que se puedan mantener en las primeras posiciones, sobre todo Lavín, pero van a ocurrir muchas cosas hasta la próxima presidencial, todo el proceso constituyente, por ejemplo. Creo que eso va a mover de forma significativa la base de los partidos".

La misma idea planteó Morales, quien recalcó que "todavía no es momento de sacar ninguna conclusión presidencial de la encuesta y lo único que podemos decir es que mientras más lejos de los partidos estés, mejor para cualquier aspiración presidencial".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores