EMOLTV

Francisca Jünemann y extensión de vacaciones de invierno: "Para el empleo de las mujeres no es una buena noticia"

La presidenta ejecutiva de la Fundación ChileMujeres precisó que la decisión de adelantar y ampliar el periodo de descanso de los escolares provocará un ausentismo y deserción laboral en las madres, además de tener dificultades para encontrar un trabajo formal.

15 de Junio de 2022 | 15:06 | Por Carolina González, Emol.

Francisca Jünemann.

El Mercurio
Diversas críticas y cuestionamientos tuvo la medida anunciada este martes por los ministerios de Salud y Educación, los cuales determinaron adelantar y extender a tres semanas las vacaciones de invierno en los colegios con el fin de reducir los contagios de diversos virus respiratorios antes de llegar al peak previsto; y de descongestionar la red asistencial.

Si bien muchos apuntaban al retroceso que podían tener los niños tras el complejo retorno a clases, hubo otro un gran punto que no fue considerado por las autoridades: las consecuencias que significarían para las madres el tener que adaptar sus jornadas laborales al cuidado de sus hijos durante esta semana extra de descanso.

"Todas las medidas que impliquen el cierre de colegios, escuelas, salas cunas y jardines infantiles, en fin en el sistema educacional y de cuidado tiene un impacto inmediato en las posibilidades de empleo de las mujeres. Eso lo demostró la pandemia. El retroceso de una década que tuvimos durante la pandemia en empleo de las mujeres no se produjo a lo largo de dos años, sino que se produjo de forma inmediata, a apenas los colegios, el sistema educacional y de cuidado se cerraron".

Así lo expuso la presidenta ejecutiva de la Fundación ChileMujeres, Francisca Jünemann en conversación con Emol. De esta forma, la abogada cuestionó la medida anunciada por el Gobierno, pues plantea que la extensión y adelantamiento de las vacaciones significará que muchas mujeres deban dejar sus empleos o que les cueste aún más encontrar un trabajo o formalizarlo.

Es más, expone que, según los datos analizados por la fundación en conjunto con la Universidad Diego Portales, a través de datos procesados del INE, se pudo establecer "que el 87% de los trabajos de las mujeres en el último trimestre móvil fueron informales. O sea, mientras en el último trimestre móvil, de acuerdo a los datos del INE, se crearon más de 30 mil empleos formales para los hombres, en el caso de las mujeres fueron a penas 5 mil empleos formales. Entonces, estamos en una crisis de formalidad profunda para las mujeres".

"Solamente en el grupo de mujeres con niños o niñas en edad preescolar en el hogar, faltan más de 175 mil empleos por recuperar. O sea, tenemos una crisis laboral profunda en las mujeres con niños y niñas en edad preescolar en el hogar y tenemos una crisis profunda de generación de empleos formales para las mujeres. Y eso es algo que se debe tener en consideración en todas las políticas públicas que se tomen por parte del Gobierno", agregó.

-¿Cómo afecta laboralmente a las mujeres el adelantamiento y extensión de las vacaciones y qué ejes no se consideraron a la hora de instruir la medida?

Para el empleo de las mujeres obviamente que no es una buena noticia. Y por supuesto que, desde el punto de vista sanitario puede ser una buena noticia, tenemos que tener esta otra cara de la moneda encima de la mesa para establecer, de aquí en adelante, medidas que eviten que esta situación se vuelva a repetir.

Hubo una decisión por parte del Gobierno que fue bastante errática con respecto a esto, que fue la suspensión del proceso de vacunación en los colegios y las escuelas. En la Comisión para la Recuperación del Empleo, que fue una comisión asesora presidencial y transversal que convocó el gobierno anterior, nosotros pedimos que se comenzara a vacunar en los colegios para el covid y así lo hizo. Es una medida muy importante porque a los niños hay que llevarlos a vacunar y eso significa que uno de los padres, generalmente la madre, se ausenta y tiene que pedir no sólo para vacunarse ella misma, sino que también para sus hijos.

Por otro lado, tenemos que a principios de este año el Ministerio de Educación dijo que se podían reducir las jornadas en los colegios si así lo estimaban. Ahora vemos de sopetón esta medida de un día para otro, y a todos quienes somos madres y padres nos toma sin poder tener las herramientas de qué hacemos con nuestros hijos en este periodo. Necesitamos que se anuncien con más tiempo, que se establezcan medidas de prevención como que se restablezcan los procesos de vacunación en los colegios y tenemos que tener claro el nivel de precariedad del empleo que se está generando para las mujeres y este tipo de cosas precariza aún más la posibilidad de empleos formales en las mujeres.

"Todas las medidas que impliquen el cierre de colegios, escuelas, salas cunas y jardines infantiles, en fin en el sistema educacional y de cuidado tiene un impacto inmediato en las posibilidades de empleo de las mujeres. Eso lo demostró la pandemia. El retroceso de una década que tuvimos durante la pandemia en empleo de las mujeres no se produjo a lo largo de dos años, sino que se produjo de forma inmediata, a apenas los colegios, el sistema educacional y de cuidado se cerraron".

Francisca Jünemann, presidenta ejecutiva Fundación ChileMujeres
-Considerando que a principios del año escolar se dio la opción de flexibilizar las jornadas escolares y que ahora esta nueva medida fue anunciada con dos semanas de anticipación a empezar las vacaciones, ¿cómo afecta en el desempeño laboral de las mujeres tener esta preocupación de estar pendientes de su hijo y/o de tener que adaptar su jornada al cuidado de los niños en el hogar?

Todo lo que son las responsabilidades de cuidado, cuando los niños se enferman, todo eso en este minuto implica el ausentismo laboral de las mujeres o la deserción laboral de las mujeres, o que los niños se queden solos. A mí lo que más me importa en este minuto, es que lo que pasó ahora no debiese volver a suceder porque se tienen que tomar medidas, de aquí en adelante, que realmente hagan que esta situación no se vuelva a producir.

Por otro lado, pedirle también a las empresas, ya que esta decisión ya se tomó, faciliten el trabajo a distancia de madres y padres durante este periodo. Acá la medida está tomada y ojalá que todas las empresas y las organizaciones comprendan y realmente tomen medidas, para que esas madres y esos padres puedan adecuarse a esta realidad familiar de estos niños y niñas que no van a poder ir por prácticamente un mes a sus colegios, escuelas y salas cunas. Entonces, necesitamos también de un esfuerzo de adaptación de las empresas y organizaciones.

Yo pienso en mujeres que son madres de niños y niñas menores de edad que a lo mejor estaban buscando trabajo. Pienso en aquellas que estaban recién con un trabajo formal, resulta que van a llevar un mes trabajando y van a tener que decirle a su empleador ‘necesito trabajar desde mi casa’ cuando está recién generando un vínculo laboral formal. Es súper complicado, porque finalmente quienes terminan teniendo que adecuarse son las madres y no los padres, esa es nuestra realidad cultural.

-¿Qué sucede con las madres de sectores más vulnerables? ¿Se extienden aún más las brechas entre los sectores socioeconómicos?

Siempre este tipo de medidas afectan a las mujeres más vulnerables desde el punto de vista socioeconómico, porque las mujeres que tienen un nivel socioeconómico más elevado tienen redes de apoyo mucho más fuertes, tienen los recursos para que alguien las apoye en la casa cuando salen a trabajar. Acá se agudiza la brechas de género entre hombres y mujeres, y agudizan las brechas de posibilidades de acceso a trabajos formales entre las mismas mujeres, según los niveles socioeconómicos.

Además, tenemos que ver el nivel de participación laboral, según el nivel socioeconómico, ya que a menor nivel socioeconómico es menor la participación laboral. Entonces, hay un problema de que no están pudiendo trabajar, no son trabajos formales y esto le va cerrando la puerta a la formalidad cada vez más. Lo que nosotros como ChileMujeres pedimos, no es adaptabilidad y flexibilidad para las mujeres en estos periodos excepcionales, es para mujeres y hombres para estos periodos, para padres y madres.

La salud por supuesto que hay que cuidarla, lo más importante es la vida de las personas, de eso no hay ninguna duda, pero claramente este tipo de situaciones se podrían mitigar y, de alguna forma, haber aminorado el riesgo de que sucediera, comenzando por no haber suspendido los procesos de vacunación en colegios y escuelas durante este año.

-Esta mañana el subsecretario de Redes Asistenciales, Fernando Araos comentó que el adelantar las vacaciones "se ha hecho años anteriores", y también el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila planteó ayer mismo que se determinó iniciar las vacaciones el 30 de junio para dar un tiempo de “organización a las familias”. ¿Son razonables u óptimas esas consideraciones a la hora de instruir una medida así?

Con respecto al primer argumento, de que esto ya se hizo el año pasado, justamente como se hizo el año pasado, se deberían haber tomado las medidas para que este no sucediera nuevamente. Porque este tipo de medidas son las que afectan a la posibilidad de empleo formal de las mujeres. En segundo lugar, una familia no se organiza en dos semanas, porque la organización de una familia no depende sólo de la familia, depende de los trabajos que esas madres y padres tengan, dependen de un empleador y el tipo de trabajo, industria o sector en el cual trabajan.

-Hubo un tercer argumento expuesto por parte del ministro Ávila, el cual hablaba de que este receso permitirá "tomar con fuerza la presencialidad en el segundo semestre", y así evitar tener que pensar nuevamente en un formato híbrido de clases…

Eso está muy bien. En ese sentido, decir 'mira, acá lo que vamos a hacer es favorecer que se vuelva de forma presencial y, por lo tanto, cerramos tres semanas para que después todos vuelvan de manera presencial a los colegios', con ese argumento me quedo. Obviamente, siempre lo que se tiene que buscar es la presencialidad en los colegios. Ese argumento que está muy bien, pero tiene que ir acompañado de políticas públicas que logren evitar en el futuro que estas situaciones vuelvan a ocurrir.

-¿Ayuda en algo que algunas escuelas públicas sigan abiertas durante la semana extra?

Eso es súper importante. Si bien se suspenden las clases, a lo menos que estos establecimientos sigan abiertos para que puedan ir los niños sí es una herramienta de apoyo y ojalá que no haya ningún colegio o escuela pública que no se abra para recibir a los niños. Esa es una medida que claramente va a favorecer que el impacto no sea tan negativo para el empleo de las mujeres.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores