EMOLTV

Anteproyecto de nueva Constitución: ¿En qué consiste la norma que establece las órdenes de partidos a sus parlamentarios?

El texto aprobado hoy por la Comisión Experta, señala que éstas deberán ser "excepcionales" y referirse a asuntos donde están "en juego los principios o programa" de la tienda. No aplican cuando el legislador debe "resolver como jurado".

25 de Mayo de 2023 | 19:25 | Por María Cristina Romero, Emol
imagen

Los comisionados Juan José Ossa y Francisco Soto, quienes integraron la subcomisión de Sistema Político, Reforma Constitucional y Forma de Estado.

Twitter proceso constitucional.
Fue parte de las normas más comentadas de la sesión, aún así la Comisión Experta aprobó este jueves por unanimidad el artículo 38 del capítulo II sobre "Representación Política y Participación" del anteproyecto, y el cual establece -entre otras cosas- las órdenes de partidos de manera excepcional y bajo ciertos condiciones.

En dicho artículo se señala además que "los partidos legalmente constituidos deberán contar con normativa sobre disciplina partidaria, con sanciones específicas asociadas al incumplimiento de dicha normativa".

Tras esto, en su inciso 5 se plantea que "la ley regulará los casos, la oportunidad y forma en que los órganos directivos de un partido político podrán dar órdenes de partido a sus afiliados parlamentarios".

Y se agrega que "estas órdenes de partido serán excepcionales y deberán referirse a asuntos en los cuales esté directamente en juego los principios del partido o su programa. Con todo, no podrán darse órdenes de partido cuando el parlamentario deba resolver como jurado". Esta última excepción podría darse, por ejemplo, ante una acusación constitucional.

La norma ha generado reparos entre algunos parlamentarios, en donde se abre la interrogante respecto a las situaciones en qué se aplicará la misma y las sanciones que arriesgan quienes no sigan al órdenes partidarias. Esto trae incluso a la mente situaciones generadas, por ejemplo, con las votaciones de los retiros de fondos de pensiones, en que tanto desde el oficialismo, como la oposición, han apoyado estas iniciativas, pese a las directrices tomadas en las colectividades donde militan. Aunque también surge la respecto a que pasará con proyectos sobre los llamados temas valóricos.

La comisionada Katherine Martorell (RN) expresó que "hemos avanzado entregarle mucha fuerza a los partidos, en su representación, en la importancia que, tienen para la democracia. Eso también conlleva muchos deberes, derechos, pero también obligaciones (...) Por eso, las órdenes de partidos son importantes, porque las personas no se reúnen sólo porque sí, sino porque tienen una idea que se transforma en fuerza y buscan incluir en nuestra sociedad", añadiendo que "no se puede dar una orden que vaya más allá de los principios" del partido.

Sin embargo, Martorell acotó que "existen muchos mecanismos desde la justicia electoral interna como externa para hacer valer una posición distinta, si una persona que milita en un partido así lo siente".

El comisionado Francisco Soto (cupo PPD) dijo que con esto se busca "efectivamente que los partidos funcionen como un equipo vinculado a contenido" que los represente previamente.

"Es cotidiano que los ministros de la Segpres para poder implementar un proyecto de ley tienen que ir hablando uno con uno con los parlamentarios, eso antes no ocurría. Antes los partidos ideológicos suponían definiciones colectivas y se me movían a partir de sus representantes, eso se tiene que recuperar", precisó Soto.

La comisionada Magaly Fuenzalida (cupo FRVS) recordó que "esa norma también tiene limitaciones y las órdenes de partidos, que era una cosa que ya existían y estaban prohibidas y sabemos que aún así eran inexistentes, hoy se limitan a cosas que tienen que ver con los principios y estatutos del partido (...) me parece que la flexibilidad que le da esta nueva norma con algunos requisitos, me parece mejor que lo que estaba".

El comisionado Máximo Pavez (UDI) expresó que una de las cosas que se debe corregir en el sistema político, "es la disciplina partidaria (...) los partidos en estos últimos dos ciclos políticos han demostrado que no han podido mantener cierta disciplina parlamentaria que al final del día lo que hacen es distorsionar la forma y los equilibrios políticos en el Congreso. Además de hacer sumamente difícil la relación entre las bancadas y también con el Ejecutivo, pues los partidos políticos son fundamentales no solo para impulsar la representación popular, sino que para mantener gobernabilidad".

A juicio de Pavez, "los partidos políticos deben ser ordenados y las órdenes de partido es sólo una forma de ello, pueden haber más (...) Es un mandato constitucional para que sea el legislador en el Congreso, quien regule esta disciplina partidaria y a mí me parece bien. Las órdenes de partido habían sido prohibidas, porque no eran necesarias, creo que hoy la dinámica propia de la democracia nos obliga a regresar a esta institución".

Aún así advirtió que "las órdenes de partido por supuesto que nunca pueden pasar a llevar la objeción de conciencia, pero es algo que se debe ejercer en todos los ámbitos de la vida de manera sumamente excepcional, cuando hay una norma que pugna sobre las convicciones más profundas. Las órdenes de partido (...) buscan ordenar la forma en que un parlamentario debe comportarse cuando es parte de una colectividad".