EMOLTV

De Hiroshima a Viña del Mar: Las especies de árboles que sobrevivieron al ataque nuclear y ahora a los incendios

En el jardín botánico, afectado casi en su totalidad por las llamas, hubo una planicie que no fue alcanzada por el fuego. Ahí están plantados seis ejemplares de alcanfor, tres de caqui y 13 de ginkgo biloba cuyas semillas provienen de la ciudad devastada en 1945.

06 de Febrero de 2024 | 10:33 | EFE/Editado por T.Fischer, Emol
imagen

Árboles sobrevivientes al incendio del Jardín Botánico.

EFE
El incendio más voraz de la historia reciente de Chile redujo prácticamente a cenizas el famoso Jardín Botánico de Viña del Mar: El 99% del lugar quedó destruido, salvándose solo dos hectáreas de las 400 existentes.

Sin embargo -y para la sorpresa de muchos- hay una decena de resilientes árboles que se mantienen en pie y que tienen la peculiaridad de que sobrevivieron hace ocho décadas a una de las mayores tragedias de la humanidad: la bomba atómica de Hiroshima.

Rodeados por palmeras, pinos y eucaliptos abrasados, que contrastan con las nuevas tonalidades negruzcas y grisáceas del resto del parque, existen seis ejemplares de alcanfor, tres de caqui y 13 de ginkgo biloba.

Nadie entiende cómo la planicie no fue alcanzada por el fuego, que el viernes devoró en cuestión de una hora el parque, donde murió una trabajadora del jardín y tres de sus familiares.

"Justo por esa zona no pasó el fuego, pero sí hubo un calor muy intenso y las hojas (de los árboles japoneses) se tostaron, pero yo tengo la esperanza de que vuelvan a brotar", dijo el director del jardín fundado hace más de un siglo, Alejandro Peirano.

Los árboles llegaron a Viña del Mar como parte del programa "Legado Verde de Hiroshima", con el que Japón envía a diferentes países del mundo semillas del centenar de árboles que milagrosamente sobrevivieron a la bomba atómica de 1945, que transformó la ciudad en un desierto radiactivo y mató a casi 150 mil personas.

El objetivo de repartir las semillas de los "Hibakujumoku", como se conoce a estos árboles supervivientes, es concienciar a la humanidad de las amenazas nucleares y las guerras.

Tras estar varios meses "engordando" en un vivero especial del recinto viñamarino, los 22 ejemplares fueron plantados en octubre 2022 en esta planicie verde.

"Esos árboles son doblemente fuertes. Soportaron Hiroshima (...) y, si finalmente sobreviven a la catástrofe que estamos viviendo, van a ser un doble símbolo", afirmó Peirano.

"Un huracán de fuego"


La triste historia detrás de las semillas japonesas, es la funcionaria que contribuyó a su germinación al otro lado del océano Pacifico: Patricia Araya, quien fue justamente la trabajadora que murió presa de las llamas junto a su madre y sus dos nietos, de 9 y un año.

Araya vivía desde hace décadas, al igual que varios de los 60 funcionarios del parque, dentro del recinto y en su casa, aún humeante, se distinguen entre las cenizas piezas de vajilla, utensilios de cocina y una funda de gafas.

"La señora Rosa, la mamá de la Pati, no podía casi moverse y no pudieron escapar. Es una desgracia", indicó a EFE, Pamela Zelada, amiga de la familia e hija de un histórico trabajador del parque, que cada verano recibe una media diaria de 4.000 visitantes.

"Nuestra casa la salvamos de milagro, echando agua como pudimos. Era como un huracán de fuego, no sé cómo no nos morimos todos, el viento cambiaba de dirección todo el rato", admitió a EFE su hermano Gabriel.

"Los incendios son homicidios"


Múltiples incendios originados el viernes en distintos puntos de la región de Valparaíso, sumergieron al país en la peor tragedia desde el 27-F. A pesar de que se continúa trabajando en controlar la situación, aún permanecen centenares de personas desaparecidas.

Por su parte, el Gobierno alertó que la cifra de muertos va a aumentar "significativamente" a medida que los equipos de rescate vayan accediendo a las localidades devastadas.

Por la simultaneidad de los incendios, más de una autoridad ha manifestado sus sospechas de que los incendios fueron provocados.