EMOLTV

Cómo funciona el negocio de la ketamina: La otra empresa ilícita del Tren de Aragua y su cruda disputa territorial

El hallazgo de casas de tortura en Maipú, conocidas hace algunas semanas, son parte de las estrategias de violencia que utilizan los miembros de este grupo criminal para enfrentar a sus competidores colombianos.

11 de Febrero de 2024 | 07:15 | Por Daniela Toro, Emol.
imagen

Casa de tortura descubierta en Maipú, utilizada por miembros del Tren de Aragua para secuestros y homicidios.

Aton / Archivo.
Los allanamientos a dos casas destinadas a secuestro y tortura que se registraron hace algunas semanas en Maipú, abrieron una serie de dudas sobre las operaciones de las organizaciones criminales asentadas en Chile, los métodos de violencia que utilizan y las disputas territoriales que terminan con ejecuciones y cuerpos abandonados en distintos puntos de la Región Metropolitana.

En el caso específico de las llamadas "casa de tortura" detectadas en dicha comuna, una de las líneas investigativas que maneja la fiscalía tiene relación con el negocio de la venta de ketamina; un anestésico de efecto rápido que se utiliza en su forma original tanto en seres humanos como en animales. Un gramo de ketamina puede provocar incluso la muerte de una persona.

El objetivo con el que se comercializa en Chile es para fabricar "tusi", también conocida como la "droga rosa" o "cocaína rosa", a raíz de su característico color, aunque no tenga realmente relación con dicha droga. No obstante, también existe el consumo de la ketamina sin mezclas.

El fiscal regional coordinador del Equipo de Crimen Organizado y Homicidios (ECOH), Héctor Barros, comentó a Radio Pauta que "lo que está ocurriendo acá es una disputa por un mercado que es la venta de ketamina, y de acuerdo a los antecedentes investigativos, lo que buscan las organizaciones venezolanas es que se fije un precio igualitario entre lo que venden ellos como venezolanos y lo que venden los inmigrantes colombianos", precisó.

En esa disputa, explicó, es donde surgen los secuestros y posteriores ejecuciones cuando no se pagan los rescates. "Esa es la dinámica que está debajo, los fenómenos que están detrás de lo que estamos viendo".

Es más: Sobre los cuerpos hallados, el fiscal comentó que están directamente vinculados a dichas casas allanadas en Maipú, a raíz de evidencia científica, "pero ellos (ejecutores) no tienen problema en que los cuerpos aparezcan a ocho minutos del lugar o a muy poca distancia, porque muchas veces lo que buscan las organizaciones es dar un mensaje a las potenciales víctimas. Es un acto de comunicación de 'si usted no paga, estas son las consecuencias'".

El ingreso de la ketamina a Chile


El nexo entre ciudadanos venezolanos en Chile y el negocio de la ketamina ya había sido alertado por la Fiscalía Nacional hace unos años atrás. De hecho, el Informe del Observatorio del Narcotráfico 2022, ya detallaba de operaciones de este tipo desde 2020.

"En diciembre de 2020, investigaciones penales desarrolladas en la región de Tarapacá, en el norte de Chile, dieron cuenta de continuas remesas de ketamina asociadas a ciudadanos venezolanos relacionados con hasta entonces una desconocida organización criminal denominada 'Tren de Aragua'. El desarrollo de esas investigaciones, posteriormente, constataron la inusual violencia utilizada por estos grupos de nacionalidad venezolana, asociada al uso de armas de fuego de alto calibre y dedicados al secuestro, la extorsión de pequeños comerciantes o en el ámbito del comercio sexual de ciudadanas extranjeras", detalla el documento.

En conversación con Emol, el ex fiscal Luis Toledo y director de CESCRO de la Universidad San Sebastián, subraya que hacia 2020 el mercado de la ketamina no era tan popular en Chile, pero su auge en el país se da de manera conjunta a la llegada del Tren de Aragua.

Toledo cuenta que por ese año, inmigrantes venezolanos irregulares "empezaron a denunciar que particularmente en la frontera de Colchane, personas que decían pertenecer a una organización criminal desconocida para el país (Tren de Aragua), eran obligados, supuestamente, a que si querían pasar, debían llevar un litro de ketamina". Desde ahí, la incautación de ketamina comenzó a aumentar "de manera exponencial" en Chile, agrega el ex fiscal.

Una de las conexiones con los grupos colombianos, dice el ex persecutor, se explica porque "la ketamina no es una sustancia prohibida en Bolivia, aunque prácticamente en Perú no se controla. Entonces llega a las barbas de la misma frontera porosa que tenemos con estos países, y empieza a ingresar una gran cantidad de ketamina, destinada a los laboratorios de tusi que se empezaron a crear en departamentos de Santiago centro, de la Región de Valparaíso o de la Octava Región".

Desde entonces, se observó que la venta estaba protagonizada tanto por venezolanos como por inmigrantes colombianos; todo ello, en medio del auge de la "narcocultura" y las canciones de música urbana que hablaban del consumo de tusi.

¿Por qué funciona el negocio?


¿Por qué el mercado de la ketamina -y de la fabricación del tusi- se convirtió en lucrativo? Hay varias razones. Una de ellas, y quizás la más evidente, es el alto nivel de adicción que genera esta sustancia.

Así lo señala Jorge Cienfuegos, presidente del Colegio de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos de Chile. "El abuso de ketamina se debe a sus propiedades alucinógénicas; constituye la base del tusi chileno, que hoy es de las principales drogas sintéticas de circulación en nuestro país. El gran riesgo de las drogas sintéticas es que quien las consume no conoce su composición real, si a ello sumamos, que eventualmente puede mezclarse e interaccionar con otras sustancias o alcohol, son una verdadera 'ruleta rusa'".

Añade que "es altamente adictiva y a largo plazo provoca pérdida de memoria, manía, depresión, insomnio, dificultad para concentrarse, entre otros efectos. Los medicamentos y drogas bien administrados son esenciales para la salud; pero mal usados, son un peligro para la vida y seguridad de todos".

En esa línea, el fiscal Toledo añade que tampoco existe un control de calidad de lo que se vende y consume, por lo que muchas veces "se vende ketamina con otras sustancias, mezclada con cocaína, con cafeína o con éxtasis. Y el consumo humano provoca una sensación de distorsión de la realidad, donde incluso las personas son capaces de tener una visión fuera del cuerpo, lo que provoca una sensación de querer seguir consumiendo". De hecho, cuenta que esta droga ya salió de las esferas de la fiesta y ambientes nocturnos, y hoy también su consumo es más frecuente durante el día.

Otros elementos asociados al auge de su venta tienen que ver con las condiciones que en Chile existen para ello. Mauricio Valdivia, doctor en Criminología, señala que el país resulta atractivo "porque hay consumidores, pero además, Chile, pese a los problemas que tenemos, sigue un buen país desde el punto de vista de lo económico, por sobre nuestros vecinos, como Perú y Argentina, por ejemplo". En síntesis: hay consumidores, personas adictas y dinero para mover el negocio ilícito.

La disputa territorial "a sangre y fuego"


"La pelea territorial por el mercado de la ketamina, por parte del Tren de Aragua, será incluso hasta la muerte, con una guerra real respecto de las organizaciones criminales colombianas que se quieran apropiar de ese mercado", comenta el ex fiscal Toledo. En la misma línea, Valdivia apunta que la disputa que se dan producto de estos mercados es "a sangre y fuego".

"Eso es lo que vemos con el alza de homicidios y el homicidio simbólico, es decir, con los mensajes que hay detrás al dejar los cuerpos. Estos grupos criminales están luchando por cada metro y centímetro del territorio".

Mauricio Valdivia, doctor en Criminología
Pilar Lizana, investigadora de AthenaLab, comenta que el actuar de los miembros del Tren de Aragua en esta disputa por el territorio, puede tener que ver con dos motivaciones: "o que quieran quitarle el mercado a los colombianos, o que los colombianos entraron a su territorio y ellos lo están defendiendo".

Lo que señalan los expertos no es una exageración, sino que es un hecho real, documentado y confirmado por años de investigación -antes incluso de su asentamiento en Chile- sobre sus modus operandi. La defensa del territorio no tiene sino otra fórmula: la violencia. Y en ese escenario es donde emergen "instrumentos" poco habituales para Chile, como las casas de tortura.

"Eso es lo que vemos con el alza de homicidios y el homicidio simbólico, es decir, con los mensajes que hay detrás al dejar los cuerpos. Estos grupos criminales están luchando por cada metro y centímetro del territorio", añade Valdivia

Por cierto, el negocio de la ketamina no es el principal para el Tren de Aragua, sino que se trata de uno de los negocios asociados a su actuar, más orientado a la extorsión y la trata de personas; todas prácticas donde, nuevamente, aparece la violencia como la herramienta para conseguir que siga andando su empresa ilícita.

De hecho, Lizana comenta que las casas de tortura detectadas si bien se utilizaron para secuestrar y asesinar a personas de nacionalidad colombiana, pudo ser una situación de un momento específico, pero "esa casa no va a destinada sólo para aquello... hay que recordar que ellos también extorsionan y secuestran".