EMOLTV

"Nunca experimenté nada parecido": Periodista islandés vive tenso momento y relata desmanes en Estadio Nacional

Kolbeinn Tumi asistió con sus hijos al partido entre Colo- Colo y Huachipato, el que no pudo finalizar por los enfrentamientos entre la Garra Blanca y la Fuerza Pública.

12 de Febrero de 2024 | 13:10 | Por T. Fischer, Emol
imagen
Aton/X
La final de la Supercopa entre Huachipato y Colo- Colo y el ansiado retorno de Arturo Vidal se vieron opacados por los múltiples incidentes registrados en el Estadio Nacional.

A los 20 minutos comenzaron los enfrentamientos entre los integrantes de la Garra Blanca y efectivos de la Fuerza Pública, los que generaron -por primera vez- la paralización del duelo. Luego, a los 75 minutos nuevamente se tuvo que suspender el enfrentamiento, esta vez por un incendio en la galería norte.

La noche prometía una experiencia única para el periodista islándes Kolbeinn Tumi y su familia, pero terminó siendo todo lo contrario. El mismo, a través de su cuenta X, comentó: "Calma en la tormenta. La remontada de Arturo Vidal con Colo Colo terminó antes de lo esperado. Nunca experimenté nada parecido".

"Gas pimienta, abucheos locos, lanzamiento de ladrillos, fuegos artificiales y ventanillas rotas del auto para rematar la noche. Los niños nunca olvidarán esta noche loca", concluyó, agregando una foto con su familia en la tribuna, donde luce la camiseta de La Roja.

La situación no terminó ahí, ya que Tumi publicó una crónica en el sitio web de su país, Visir, la que tituló como "Spray de pimienta, ventanillas rotas y niños islandeses locos".

En el escrito ahondó en más detalles: "Algunas noches nunca las olvidas. Ayer experimenté uno de estas con mis hijos. En el hermoso país de Chile, donde las divisiones de clases y la ira hierven a fuego lento y los hooligans (hinchas británicos violentos) se apoderan de un partido de fútbol en Santiago".

Agregó que "llevo casi seis semanas en el país de los poetas. No puedo quejarme. Un hombre de clase media de Islandia cambió de casa y vive en un buen lugar con sol mientras hiela y hay erupciones en Islandia. Los niños aprenden español, pero sobre todo aprenden un poco más sobre la vida. Probablemente su lección más importante fue anoche".

"La temporada de fútbol en Chile arrancó oficialmente anoche con la Supercopa; un partido anual donde se enfrentan campeones nacionales y campeones de copa. Un partido parecido a la Community Shield de Inglaterra. Sin embargo, el partido fue más grande porque uno de los mejores futbolistas de la historia de Chile estaba de regreso en casa. Arturo Vidal".

Además explicó lo mucho que le costó conseguir entradas para el partido y la alta seguridad que tuvieron que pasar. "Nos llevó tiempo, pero tuvimos que mostrar nuestros pasaportes en tres puertas de seguridad y nos registraron a todos (...) la seguridad era tal, que no pensé que pudiera pasar nada que hiciera que mi hijo, un aficionado al fútbol, preguntara durante el partido si podíamos irnos a casa".

Finalmente, contó la experiencia que vivió. "Los aficionados más ruidosos estaban en el extremo norte del estadio. A medida que avanzaba el juego, algunas personas comenzaron a subirse a las barandillas, la mayoría con máscaras u otros paños envueltos en el rostro, para no reconocerse".

"Cuando sonó el pitido del descanso todo salió mal. Los seguidores de Colo Colo, que constituían el 99% del público, ya que el rival era de una localidad a 500 kilómetros de distancia, se desplazaron hasta el pozo (...) El número de bengalas aumentó, estallaron los fuegos artificiales y todo lo suelto fue arrojado hacia los guardias de seguridad. La mayoría de los jóvenes estaban dispuestos a correr un riesgo real para darse a conocer".

Continuó señalando que en las gradas todo iba mal. "Cada vez que los guardias de seguridad intentaban mostrar su poder, los fans se emocionaban aún más. Los grandes bloques de hormigón que sujetaban las barandillas se rompieron en pedazos más pequeños que volaron hacia los guardias de seguridad".

A pesar de los múltiples intentos de los mismos futbolistas por calmar a los hinchas, "un aficionado había conseguido iniciar un incendio en una zona abierta entre el campo y la grada que era difícil de apagar. En el sistema de altavoces se podía escuchar una voz solicitando apagar el fuego para seguir el partido. No hubo reacción, la charla de Vidal con los matones no cambió nada y llegó el anuncio: Game over".