EMOLTV

Probarán servicio de entrega de sangre y medicamentos a través de drones en Ruanda

El proyecto fue desarrollado por un emprendimiento estadounidense, que asegura que la entrega vía drones surgirá antes en mercados en desarrollo.

04 de Abril de 2016 | 11:35 | AP/Emol
imagen

Imagen de archivo.

AP
LOS ANGELES.- Puede que la entrega de productos a través de drones esté todavía lejos en gran parte del mundo, pero se volverá una realidad a mediados de este año en Ruanda.

Una compañía de entrega con drones basada en San Francisco dice que empezará a hacer entregas de sangre y medicina en ese país en julio.

Zipline International, respaldada por reconocidas firmas de inversión como Sequoia Capital y Google Ventures, demostró su tecnología a periodistas la semana pasada en un campo abierto en la zona de la bahía de San Francisco. En otra demostración, transmitida por Periscope, un empleado lanzó un avión de alas fijas desde una plataforma usando aire comprimido.

Hélices impulsadas con energía eléctrica lo movilizaron el resto del camino, en un vuelo que podría extenderse por hasta 120 kilómetros, usando GPS y software de nivel militar para navegar.

A medida que bajaba en la zona de entrega, su parte de abajo se desprendió y una caja de cartón con un paracaídas hecho de papel y cinta biodegradable salió, cayendo al suelo, a pocos pasos del presidente ejecutivo de la compañía, Keller Rinaudo, quien se acercó para recogerlo.

"Tienes una base de datos de gente. Sabes que sus vidas están en peligro", dijo. "¿Puedes llevarles lo que necesitan suficientemente rápido? Esa ha sido la misión desde el comienzo".

Ejecutivos de la compañía dijeron que el costo de cada viaje es el mismo que uno hecho en motocicleta, pero es mucho más confiable. Y porque las entregas de un paquete de hasta 1,5 kilogramos pueden ser completas en entre 15 y 30 minutos, se elimina la necesidad de enviar los suplementos refrigeraos, lo que puede genera ahorros, por ejemplo, en el envío de sangre.

"Nos saltamos los refrigeradores en mal estado, nos saltamos la falta de camino", afirmó Keenan Wyrobek, jefe de producto e ingeniería de Zipline.

Dos centros instalados en contenedores modificados con entre 10 y 16 aviones cada uno es todo lo que se necesita para servir a todo Ruanda, dice la compañía. El gobierno de ese país anunció un acuerdo con Zipline en febrero.

El objetivo de la compañía es sumar operaciones en otros países durante este año, si prueba que puede funcionar sin problemas en Ruanda.

Rinaudo asegura que la compañía está enfocada por ahora en la entrega de material médico en economías emergentes donde hay menos tráfico aéreo y donde las regulaciones son más fáciles de manejar que en EE.UU. y Europa. "Estados Unidos tiene uno de los espacios aéreos más complejos del mundo y por esa razón la FAA es más contraria al riesgo que la mayoría de los reguladores", dice. "Así que creo que esto empezará en ambientes donde la necesidad es increíblemente alta y el espacio aéreo es relativamente vacío".