EMOLTV

“Tengo medio abandonado el frente interno”

Seductor es la palabra que mejor lo retrata. Es un caballero, qué duda cabe, como los de antes: abre la puerta del auto, corre la silla, hace sentir que te conoce desde siempre. ¡Y lo peor!... lo sabe y se entretiene con ello y con los celos que le causa a su señora.

26 de Octubre de 2004 | 10:16 |
imagen
Así es Clemente Pérez Errázuriz, el subsecretario de Obras Públicas, militante DC, ex presidente de la FEUC, ex director de la Conama y del diario La Hora; abogado de la Católica, master en políticas públicas de la Universidad de Georgetown y otro en “Business Administration” (MBA).

Nieto de un fundador de la Falange (hoy la DC), casado con una hija de Edmundo Pérez Yoma, Elisa Pérez Vergara, y concuñado de una de las hijas de Eduardo Frei casada con otro Pérez Vergara, parece que todo queda reducido a su partido; sin embargo, hay otra cara en su vida: su madre y su tío Hernán Felipe Errázuriz (ex canciller de Pinochet) y su paso por el estudio de abogados que éste tiene con Jovino Novoa.

- ¿Te complica vivir entre dos mundos?
“He vivido siempre un ambiente muy politizado. Tengo muchos amigos de derecha, incluso un largo pololeo. Me acuerdo de haber llegado completamente mojado y a punto de ser detenido de una protesta y encontrar en mi casa a mis tíos porque era el cumpleaños de mi mamá. Uno aprende a ser muy pluralista y de mente abierta”.

- ¿No te ha traído problemas?
“Viví una época muy politizada entre el colegio y la universidad. Mis papás se separaron en ese tiempo. Terminé un pololeo de siete años con una niña de derecha. Vino el plebiscito. Es un dolor distinto el que se sufre por separaciones o quiebres en los que ha influido la política en una sociedad absolutamente polarizada”.

- En varias entrevistas te has referido a que la Concertación no le ha dado los espacios suficientes a tu generación, la de los '80 y '90 ¿ por qué?
“Fuimos una generación desafiante, determinante en recuperar la democracia y sin embargo se nos han dado puestos de segundo y tercer nivel en la política actual. Siento que nos ha costado mucho. Creíamos que había una posta y que teníamos que ser los más rápidos y los que mejor corrieran...”

- ¿No fue así?
“No, el bastón que traían las generaciones anteriores casi hay que quitarlo y nos han faltado patas, personalidad, ambición y también algo de maquiavelismo para decir que hay que hacer cambios y recambios generacionales.

-¿Frustrado?
“No, no he tenido grandes frustraciones, tal vez porque todo lo que me gustaría hacer en mi vida lo he hecho. Creo que las frustraciones pueden venir después”.

-¿Qué es eso que te da tanta satisfacción?
“Lo que estoy haciendo ahora: el servicio público. Tener un cargo ejecutivo asociado a cosas concretas, a políticas realistas y, además, en un ministerio con recursos”.

-¿A pesar de los difíciles momentos para el MOP en los que asumiste?
“Eso es lo lindo de los desafíos. Lo que me da adrenalina, en términos políticos, es tener problemas y tener pantalones para tomar decisiones. En eso marco la diferencia. Sin ser un sabio político ni técnico, pero con la convicción de que estoy contribuyendo en algo que es bueno para el país. ¡Ahí siento que me hierve la sangre!! No aspiro a ser conocido por la ropa o parka que use, sino por las cosas que hice”.

-...
“Yo cambié los almuerzos en regiones en los que se perdía toda una tarde por un hot dog y una bebida en una bencinera. El que quiere salir conmigo, tiene que ir a trabajar. Los viajes al exterior son los menos posibles y en clase turista”.

Cuesta abandonar el tema político porque le apasiona y hace que uno olvide que también interesa su lado humano. Se acalora al hablar y es tremendamente claro; no obstante, también le encanta hablar de sus amigos, su familia y, por sobre todo, de su hobby: el fútbol.

-¿Y la familia? ¿Qué lugar ocupa?
“Tengo medio descuidado el frente interno, porque me quedan muchas cosas por hacer y máximo un año y medio más en el cargo. Además, hago algunos ramos durante el primer semestre en la Católica y un curso completo, el 2° semestre en la Universidad de Los Andes, y soy consejero del SEP (Sistema de Empresas Públicas), algo así como el holding del Estado”.

-¿Qué opina Elisa de todo esto?
“Dice que uso la casa, de pensión. Pero el fin de semana trato de hacer efectiva la máxima de “mejor calidad que cantidad” y le organizo miles de panoramas a los dos más grandes, Clemente y Santiago”.

-¿¡Y la Federica!?
“Es muy chiquitita, un año y medio, y tenemos una “relación no recomendable” todavía. Me ve y se pone a llorar, como si fuera un extraño. Aunque ahora estamos más amigos, pero no con el nivel de confianza de los más grandes. Así que se la dejo a mi mamá, para que la Elisa pueda descansar, especialmente cuando vamos a andar en bicicleta”.

-¿Qué opinas de la mujer y el trabajo?
“Me parece indispensable que trabaje; no por la plata, sino para tener temas que conversar, desafíos, que sepa lo que cuesta ganarse la plata y que también llegue cansada. Es conveniente para ambos, tanto emocional como profesionalmente. Ser mamá es desgastador, pero los niños las respetan más cuando tienen cierta independencia”.

-¿Cómo?
“La mamá trabajó siempre y harto. Recuerdo varias veces que me aparecí en su oficina con la pata quebrada y en taxi porque ella no podía correr al colegio como las demás mamás de mis amigos. Mi respeto era mayor porque trabajaba que para con las otras que eran sólo dueñas de casa”.

-¿No sentiste que te hiciera falta en la casa?
“No, pero creo que el óptimo es trabajar media jornada (Elisa es periodista y después de tener a los niños empezó a trabajar sólo media jornada en la Fundación Belén Educa). Es una lástima que hoy no lo pueda hacer todo el mundo. Hay que trabajar para lograr la flexibilidad laboral en Chile”.

-¿Colaboras en las labores domésticas?
“Cero. Sólo con los panoramas de los niños el fin de semana. Cero cocina. Nunca he tomado un alicate. En realidad tengo más pinta de buen esposo que otra cosa”.

-Dicen que tienes mal genio...
“Sí, pero se me pasa al tiro y pido perdón. Etcheberry (el ministro de Obras Públicas) me pregunta siempre para quién son las calugas esta vez...es que pido disculpas con calugas o flores”.

-El ministro también tiene fama de pocos amigos.
“Nos entendemos súper bien, hemos armado un buen equipo de trabajo. Como él es vasco francés y yo tengo ancestros vascos, entre porfiados nos llevamos”.

MAS VICIO PRIVADO

"Creo que soy un seductor"

La familia se hace un espacio en el entretiempo
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol