Ya no más soltero sin compromiso

28 de Septiembre de 2004 | 10:41 |
Tiene cuatro amigos del alma que lo acompañan desde el colegio y la universidad. Ellos, junto a su señora Catalina Romero, son sus mayores críticos.

“Me dicen que soy cuadrado, planificado, que me cuesta salirme de los esquemas, que si se mete algo en la cabeza nadie me lo saca” reconoce dócil y agrega que ha sabido adaptarse y mirar las cosas desde varias perspectivas.

“He aprendido a emocionarme, a abrazar a las personas y abrir espacios de confianza”.

-O sea, respondes al hombre de la nueva era, el que se permite y desarrolla su lado femenino.
“Sí, aunque naturalmente no tengo esa cualidad, he dejado que fluya. En parte, este aprendizaje ha sido obligado al estar rodeado de tantas mujeres”.

A ellas pareciera no tenerles miedo. Y la mejor prueba de ello es que se sometió a su histérico veredicto en 1986, cuando compitió en “Solteras sin Compromisos” y se midió con el popular periodista Amaro Gómez-Pablos.

Este capítulo de su vida pide que, por favor, sea olvidado, más que por vergüenza, por tranquilidad. En los últimos meses la imagen ha sido repetida en distintos programas de TV y sus amigos –los mismos que le pusieron como sobrenombre “Carolo” en alusión a una niña con la que pinchó siendo quinceañero- lo tapan de llamados para burlarse.

Intenta una explicación para el episodio: “Estaba en 4to. Medio y el colegio nos dio un día libre para inscribirnos en el Servicio Militar (que de paso no hizo porque no fue llamado). Un compañero me pidió que lo acompañara a inscribirse en el concurso. Los productores del canal me seleccionaron a mí y él no quedó”.

-No te imagino obligado por un amigo.
“No, fuimos en la humorada. No tenía una pistola en el pecho, en ese tiempo era como típico. De hecho de mi curso fueron tres y del colegio otros tantos. Era otra época, la gallá se sentaba a la una y media de la tarde a ver “Sábados Gigantes””.

-¿Hubo consecuencias?
“Me llevé uno de los grandes retos de mi padre cuando llegue con un televisor a color y 30 lucas tras haber ganado. Después los ganadores del año fueron citados para la gran final donde seleccionaron a ocho y ahí competí con Amaro quien ganó lejos”.

-¿Qué pasó con tu ego entonces?
“Parte de la entretención está en competir, pero no me pasó nada”.

-Y qué pasa hoy...eres alto, tienes facha.
“Me miran, de repente. Algún piropo. Lo que le pasa a cualquier persona”, contesta incómodo.

-¿Tu señora se pone celosa?
“Habría que preguntárselo a ella...le produce más celos que yo mire (se ríe). No, ella está súper tranquila, imagínate que trabajo con muchas mujeres y me tiene confianza”.

-O sea, priman tus genes alemanes.
“Tengo amigos solteros que pinchan al tiro. Yo nunca fui así, tengo un sentido del deber, de la fidelidad y el compromiso. No le doy la pasada a una mujer y para que se produzca el enganche debe haber una disposición. Como nunca la he tenido, nunca me he sentido acosado ni he debido sacarme a alguien de encima”.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores