No sólo los años, el estrés también influye

La caída del pelo afecta a hombres y mujeres por igual y es parte natural del envejecimiento, aunque muchas veces se relaciona con el estrés. El proceso puede frenarse con tratamiento.

10 de Mayo de 2005 | 16:58 |
Cuando el cabello se cae, no sólo las mujeres, sino también los hombres acuden afligidos a la consulta. El pelo es importante para ellos porque es un símbolo de juventud, dice María Pilar Valdés, dermatóloga del Departamento de Dermatología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

La caída del cabello, que ocurre naturalmente con los años, se llama alopecia senescente. Cada pelo nace de un folículo piloso donde está inserta su raíz. Un recién nacido tiene mil folículos por cm2, pero se reducen a 700 en un adulto y a 500 en un anciano.

El cabello tiene un ciclo de crecimiento y reposo. Éste último dura dos meses, tras lo cual se cae y es reemplazado por uno nuevo. Normalmente perdemos cerca de 70 pelos diarios que se reponen. En los adultos mayores la etapa de crecimiento es más corta que en otras edades, lo que provoca que su cabello no crezca tanto.

Con la edad el diámetro de cada pelo también disminuye, haciendo que éste se vea más fino. Por ello la cabellera es menos densa en la vejez, lo que implica en muchos casos que el casco se ve entre pelo y pelo.
Mes del cáncer de mama
En el mes de octubre, la Revista Ya, junto a Estee Lauder, la Clínica Las Condes, el Instituto Nacional del Cáncer y la Fundación Arturo López Pérez se unen por tercer año consecutivo a la campaña mundial de prevención del cáncer de mama. Se realizarán una serie de actividades que la revista detalló en el especial del martes 5.

Qué hacer

Algunos medicamentos antiinflamatorios, antidepresivos o que reducen el colesterol o controlan la hipertensión influyen en la alopecia senescente. Cuando el pelo se cae hay que consultar con el médico si el fármaco recetado influye en el proceso y de ser así, preguntar si éste puede ser sustituido por otro.

Además, las drogas contra el cáncer provocan caída de cabello, pero son de difícil reemplazo.

< >Males como el estrés, problemas de la tiroides o malnutrición producida por escasa ingesta de fierro y proteínas también afectan al pelo.

La alopecia senescente es generalizada en todo el cuero cabelludo y ocurre gradualmente. Existe también la alopecia areata, que se asocia al estrés, y que implica la pérdida repentina de mechones de pelo, dejando espacios del diámetro de una moneda.

En tanto, la calvicie tradicional se denomina alopecia androgenética y se presenta en algunos hombres desde la adolescencia en la zona de la corona y las sienes.
Dermatitis seborreica
Una enfermedad del cuero cabelludo que puede presentarse en cualquier edad y que es común en los ancianos es la dermatitis seborreica.

Puede ser provocada por afecciones nerviosas, por estrés y en algunas ocasiones por hongos.

Se caracteriza por picazón, enrojecimiento y descamación del cuero cabelludo, que finalmente genera una costra grasosa en el casco, explica la dermatóloga María Pilar Valdés.

La higiene poco frecuente hace que se acumulen escamas en la cabeza agudizando el mal.

Para eliminarlo se recomienda el uso de un champú medicado dos veces por semana. Si el problema persiste se recomienda consultar a un dermatólogo.


Es un tipo de calvicie genética provocada por una mayor sensibilidad a nivel del cuero cabelludo a los andrógenos u hormona masculina. Sin embargo, en las mujeres posmenopáusicas baja la cantidad de hormona femenina y los andrógenos se hacen más dominantes.

A las ancianas de familias calvas se les puede caer el pelo en la corona o parte superior del casco. Además les puede aparecer vello de distribución similar a la barba masculina, es decir, en el bigote, el mentón y las mejillas, indica el director del Departamento de Dermatología de la Universidad de Chile, Juan Honeyman.

Existe un tratamiento farmacológico que evita que el cabello se siga cayendo. Fue diseñado para hombres y su uso está prohibido en mujeres en edad fértil, pero se investiga internacionalmente sobre su aplicación en mujeres posmenopáusicas.

Yo lo uso en ancianas, en dosis muy inferiores a los hombres, y da buenos resultados. Pero hay que partir cuando el pelo comienza a caerse porque no hace que salga de nuevo sino que detiene la caída del que ya existe, explica el médico.

Los cuidados

Además del tratamiento, existen lociones que se pueden aplicar localmente y que estimulan la irrigación del cuero cabelludo afirmando el pelo.
Las personas mayores debieran lavar su cabello 2 a 3 veces por semana. Muchos lo hacen una vez por semana o incluso menos por problemas motores y porque creen que su pelo produce menos grasa y se ensucia menos, lo que no es cierto, sostiene la dermatóloga Valdés .

El tipo de cabello influye en la sensación de limpieza y en cómo las tinturas actúan sobre éste. El pelo seco da la impresión de estar limpio aunque pase días sin lavarse, en cambio el graso puede verse sucio después de un día.

Las tinturas no afectan tanto el cabello graso como el seco, que es más quebradizo. Al teñir se rompe la molécula del pelo, que es una proteína, y le quita vitalidad, indica Honeyman.

Una rutina básica para el cuidado capilar es la higiene periódica con un champú suave, hipoalergénico, que puede ser de bebé o de uso frecuente. Luego la aplicación de bálsamo para las personas con cabello seco.

Además es importante que los calvos protejan su casco de los rayos solares para evitar males futuros, como cáncer a la piel. Desde jóvenes les aconsejo que usen sombrero o un protector solar, concluye Honeyman.


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores