“María Gracia Subercaseaux es una precursora”

16 de Noviembre de 2004 | 10:19 |
Rodrigo Guendelman arrastra su pasión por la música desde la adolescencia y por eso, puede conducir tres programas tan distintos. Partió en el colegio como DJ y colocaba música en las fiestas con dos amigos que hoy ejercen profesiones totalmente liberales y formales. Sus grupos se llamaron “Súper Sound” y “Miniteca” que es una palabra chévere para denominar a las discotecas.

Su compañera en “Acid Bar” es la destacada fotógrafa María Gracia Subercaseaux, quien ha roto esquemas por sus series de desnudos propios. Guendelman la conoció años antes cuando un amigo le dijo que tenía una página web y él quiso comprar sus fotos en blanco y negro para colocarlas en su departamento... cosa que, por cierto, hizo.

“La conocí antes de Tunick, antes de un montón de cosas. Creo que ella es precursora”, afirma.

-Tu compañera de radio es sensual ante todo.
“Tengo una compañera top en todo sentido. La María Gracia tiene una voz a la cual se suma su facha. Hay mujeres que son buenasmozas, pero tienen voces de pito; ella tiene una voz sexy”.

-¿Es tu compañera ideal por lo que representa? La mujer que se desnudó.
“Si tuviera que buscar un defecto en nuestra dupla es que somos demasiados parecidos. A veces, me gustaría que fuéramos más distintos para discutir más porque estamos demasiado de acuerdo en demasiados temas. Los dos somos súper liberales, con ganas de reclamar por todo lo que nos molesta, súper desinhibidos aunque yo soy un poco más cara dura para los temas sexuales que ella; se sonroja un poco más. Nos hemos hecho súper amigos, hay un fiato”.

-¿Ella representa a algún tipo de mujer en Chile o es fuera de lo común?
“Nos llegan muchos mails y veo que la admiran, la encuentran como ídola por todo lo que se ha atrevido hacer”.

-Y que ellas no pueden...
“Y que a ellas les gustaría, en el fondo. Hay otras que le tienen un poco de envidia porque en Chile las mujeres bonitas y desinhibidas producen cierto resentimiento. Pero, en general, hay buena vibra y la aplauden por ser valiente.
“La María Gracia representa una cosa aspiracional no en términos económicos, sino de atreverse de ser honesto con sus sueños”.

Sobre su futuro profesional no tiene nada definido. Considera que estos últimos años, donde ha ejercido sólo periodismo, las cosas han sido demasiado dinámicas. Se declara un afortunado porque las cosas se han ido dando y la condición de “free lance” le da una libertad que muchos envidiarían.

“Estoy gozando demasiado el presente y no tengo ningún miedo al futuro, cero. Tengo absoluta confianza de que me va a ir bien, porque hago las cosas que me gustan y sé”, sostiene. Insiste -con cara pícara- que su libertad es algo impagable: “en eso siempre voy a seguir siendo un pendejo, soy rebelde y no quiero que nadie me dirija”.


Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores