Al agua pato

Aún quedan días de vacaciones y el verano es ideal para que los niños aprendan a nadar. Las clases están menos atochadas y los profesores, menos presionados. Las posibilidades son variadas, así como los paquetes que ofrecen cada uno de estos especializados en lugares de aguas temperadas.

15 de Junio de 2005 | 21:49 |
Entrar desde chiquitito al agua tiene muchísimas ventajas para los niños. Así postula la matronatación, técnica que lleva desde el momento del nacimiento a la guagua y sus padres a disfrutar de la libertad del agua. No se trata sólo de que el niño aprenda a nadar y con eso evitar el peligro de una piscina -eso vendrá más tarde-, sino de aprovechar las posibilidades que ofrece el agua como medio de desarrollo.

Por ejemplo, se sabe que la afición por el deporte empieza muy temprano, estimulada en gran parte por los padres que desafían a probar nuevas destrezas. El agua resulta el medio impulsor por excelencia a una edad en que la guagua aún no se sostiene sola y le gusta estar en brazos.

Con compañía confiable los juegos le resultan sencillos y seguros, y son la base para que en pocos meses llegue a nadar solita. Cada mes aumentan las habilidades en el agua y también fuera de ella. Se desarrolla la coordinación y el equilibrio en un ambiente donde no sienten miedo. Es tal la serenidad y el placer que experimentan en el agua tibia, que desarrollan un excelente control de su respiración.

Los pañales
Encontrar pañales especiales para nadar no es tarea fácil. Las guaguas necesitan usarlos en el agua, pero los comunes y corrientes, de uso diario, absorben rápidamente el agua de la piscina y se convierten en un peso muerto que les entorpece moverse.

Por eso se deben usar pañales especiales que Huggies ha denominado Little Swimmers y que se encuentran sólo en los más grandes supermercados. Intentelo también en el 800-201717 o en la página web.


Por eso, es común verlos sonreír bajo el agua, algo muy difícil para la mayoría de las personas. Además, a medida que el niño crece y aumenta su desarrollo sicomotor, puede incorporar recursos muy importantes para la sobrevivencia, como buscar rápidamente la superficie y orientarse hacia el sitio seguro más cercano, mantener su cabeza fuera del agua e incluso salir.

Otra ventaja es que los niños muy activos encuentran la forma de quemar energías con lo que se les estimula el apetito y mejora el ritmo de sueños.

Dónde y cuánto

Si hay un lugar que merece diploma de éxito y de experiencia ese es el jardín infantil El Principito (Juan Agustín Alcalde 2281). Sus primeras incursiones con las clases de natación las hicieron en 1969 con niños de 6 a 11 años y, por supuesto, en agua fría. Ahora son en piscina temperada y basta con tener apenas seis meses para tomar uno de los tantos cursos que ofrece este jardín.

El primero de ellos agrupa a los niños hasta los tres años. Con cantos, juegos y mucho afecto y energía las madres o los padres se meten al agua con sus hijos. En esta etapa aprenden a flotar y a sumergirse; le pierden el miedo al agua y en caso de una caída son capaces de salir a flote. Sobre los 4 años trabajan en grupos de siete niños con un profesor.

Las 12 sesiones, tiempo que ellos consideran el adecuado para lograr avances y objetivos concretos, valen 60 mil pesos. Informaciones en el 2281622.

Otra alternativa en Vitacura, pero más barata, es la de Vitadeportes, en Cleveland 8612. La piscina está temperada todo el año y las instalaciones son de primer nivel. Se aceptan niños a partir de los tres meses con un adulto. Las 8 sesiones valen $ 35.000. Inscripciones en el 2430145.

El Club Pato Cornejo, en el puente La Dehesa también acepta guaguas con pañales y hasta los tres años el programa es con los padres. Los horarios son variados y pueden ser de 4, 8 y 12 sesiones. Estas últimas cuestan $ 60.000. Informaciones en el 2173071.

En la comuna de Las Condes está la piscina de Rolf Nathan que ofrece cursos para niños que ya tengan tres años cumplidos. La mayoría son en la tarde y se agrupan por niveles, con un tope máximo de seis por instructor. Las ocho clases $ 35 mil. Informaciones 2128263, 2123382.

El Centro de Natación Patricia Thompson, en Bilbao 1136, está dedicado a esta actividad hace ya 15 años. La piscina fue especialmente construida con 30 centímetros de profundidad en la parte más baja y 1.20 en la más profunda. Para niños de 5 años y más las ocho clases valen 26 mil pesos. Se trabaja con ocho niños por nivel y a medida que se va superando se va cambiando de grupo. Teléfono: 2044096.

El Jardín Infantil Rayuela, Colón 8075, también lleva años haciendo nadar a las guaguas desde los meses de edad y siempre acompañados de un adulto. Las clases, en piscina temperada cuestan $ 65.000. Informaciones en el 2111834.

El Club de Providencia, ubicado en Pocuro,también se sumó al club de las guaguas nadadoras este año y hace clases a bebes e infantes. Las 8 sesiones cuestan $30.000 en una piscina temperada.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores