EMOLTV

“Vivir a concho tiene costos y ellos lo tienen que asumir”

16 de Marzo de 2005 | 13:45 |
imagen
Magdalena lleva el nombre de su madre y también el diminutivo del sobrenombre de ella, Picha. La mayor del clan Piñera es Guadalupe, pero a diferencia de sus otros cinco hermanos ha optado por cultivar el bajo perfil.

A los 46 años, dos hijos de 19 y 16 años, esta historiadora de la Universidad Católica con un postragdo en economía y doctrina social del Ilades se ve satisfecha. Antes de hacerse cargo ejecutivo de la Fundación Futuro, fue profesora del Saint George y editó libros para la Editorial Los Andes.

Hoy está instalada en el último piso de un edificio de Apoquindo y al igual que su hermano Sebastián, su oficina está llena de fotos de ella con algún personaje. Su hermano, quien tiene oficinas en el piso de abajo, acostumbra subir las escaleras acelerado para requerir información de los proyectos en marcha.

-¿Ha sido muy difícil sobrevivir en el clan Piñera?
“Ha sido difícil; sumando y restando soy una agradecida de la vida. Soy la menor, he aprendido ene de mis hermanos, los he mirado desde chica -tengo los ojos grandes por eso- y me han enseñado. También he peleado con ellos, nos dimos empujones, pero he aprendido de ellos a tener fuerza en la vida, a ser jugada, a manejar el humor. Somos una familia de mucho humor, si no ocupas ese recurso se hace más difícil la vida”.

-Da la idea que la tolerancia y la inteligencia son cualidades muy valoradas entre los Piñera.
“Eso tiene que ver con la educación que recibimos; todo se podía hacer –no sé si todo, se corrige- si se hacían bien. Se podía discutir, toda opción tenía un espacio y cada uno debía defender su postura. En todas las familias hay un gordo, un flaco y un peludo, no somos una familia especial, somos una familia chilena muy común y corriente”.

-¿La inteligencia no se instaló como una suerte de competencia entre ustedes?
“No, fuimos educados en la línea de que había que esforzarse. Más que la inteligencia, que es un don de Dios y que ahora es tan amplia como la emocional, se nos enseñó a dar lo mejor de sí, a estudiar, a buscar más. Fuimos criados en un ambiente donde, sin obligarnos, nos impulsaron a interesarnos por muchas cosas. Eso nos pudo haber marcado”.

-¿Te marcó ser la regalona?
“No…..(se ríe). Fui bien regalona de mis dos padres, decir lo contrario sería mentir”.

-Y de tus hermanos, ¿te sientes regalona o te sientes madre de ellos?
“Las dos cosas, quizás. Fíjate que, a veces, uno cumple el rol como de hermana que pone más intuición femenina, más calidez y otras, soy la regalona y acogida… pero no soy la guagua regalona que no sabe sonarse”.

-Todos tus hermanos, en algún momento de sus vidas, han pasado duros momentos públicos. ¿Cómo los vives?
“A concho, me duele la guata salvaje. Me pasa cuando a Sebastián injustamente lo critican. Ahora, con esta cuestión del comando de Lavín hay errroes comunicacionales. Él fue invitado a participar del grupo y resulta que voceros de la Alianza lo maltratan y el líder se mantiene en silencio. Encuentro que él lo ha pasado pésimo, Sebastián ha tenido golpes absolutamente injustos.
“Cuando Miguel tiene malas ondas, me engancho y soy como una leona para defenderlo”.

-¿Y eres consejera de ellos? ¿Te hacen caso?
“Nos juntamos cuando hay situaciones de incendio y nos damos apoyo”.

-¿Reconoces que a veces son muy responsables de lo que les pasa? Como con Miguel con la Carlita o Sebastián con la Alianza.
“Quizás el hecho de hacer una opción por vivir la vida a concho y libremente tiene costos y eso lo tienen que asumir”.

-Sebastián reconoció que su esposa, Cecilia Morel, le ha dicho que si él hubiese ido al siquiatra, ella y sus hijos se habrían ahorrado las idas al psicólogo.
“Por eso te digo, vivir la vida con libertad, hacer lo que uno siente que debe hacer, tiene costos. Es más fácil no mojarse el queque y acomodarse”.

-¿Qué vas a hacer si Sebastián es candidato presidencial, cuestión que se especula ahora?
(Se ríe) “Creo que Sebastián no va a ser candidato; eso es una majadería de algunos sectores. La carta de Sebastián reconoce, abiertamente y como lo ha hecho un sin número de veces, que el candidato de la Alianza, en esta pasada, es Lavín”.

-¿Hay animadversión permanente hacia tu hermano?
“No sé si tan permanente, no hay que ser perseguido, pero es cosa de leer la carta que le mandó a Lavín. Y el año ´99 lo vi, con mis ojos, recorrer Chile de pé a pá en pos de la elección de Lavín”.




EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol