EMOLTV

Cuidado con los tacos altos

01 de Abril de 2005 | 12:10 |
imagen
Nadie niega que las piernas se ven más lindas y atrapan más piropos con tacos altos. Pero usarlos muy seguido puede traer consecuencias a la salud.

Cuando caminamos, los músculos de la pierna se contraen y relajan rítmicamente, produciendo un efecto de bombeo y masaje sobre la circulación del corazón.

Los tacones altos no permiten este trabajo del músculo, lo cual impide una buena circulación. Con la caminata, esto se traducirá en una acumulación excesiva de sangre en las piernas que puede provocar hinchazones y dolores.

Además el tríceps o músculo que da la forma y contorno a la parte posterior de la pierna con el uso excesivo de tacones termina acortándose, lo que impedirá que la persona pueda estar descalza, porque el talón ya no es capaz de tocar el piso.

La posición en declive hacia delante del pie sobre el piso del zapato hace que el peso se desplace hacia los dedos y parte anterior del pie. Este peso debiera repartirse de modo que la mitad descargue en el talón y la otra mitad en el antepié. Ello deriva con el tiempo en tener pie plano.

El mayor peso que cae hacia delante comprime los dedos entre las paredes laterales del zapato, desviando el dedo hacia adentro, produciendo el feo y conocido "juanete".

Y hay más. Los zapatos altos acentúan la postura "quebrada de cintura" (lordosis lumbar), aumentando las molestias de esa zona vertebral.

Si la persona ya sufre de alguna patología de columna ésta se verá acrecentada tempranamente y se produce un mayor cansancio al estar de pie.

Por si fuera poco, algunos estudios señalan que las mujeres sufren más accidentes de trayecto del trabajo a la casa, porque al usar tacos están más propensas a caerse de la micro o al subir y bajar escaleras.






EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol