EMOLTV

Las mujeres curvilíneas viven más

La grasa de las caderas contiene un antiinflamatorio natural que protege el corazón.

17 de Junio de 2005 | 11:32 |
imagen

La curvilínea Catherine Zeta Jones

Parece que las curvas femeninas sirven para mucho más que atraer las miradas masculinas.

Científicos del Instituto de Medicina Preventiva de Copenhague encontraron que las mujeres con caderas anchas parecen estar protegidas contra las enfermedades cardíacas. Pero no tendrían ese beneficio aquellas con una medida de cadera inferior a 100 cm.

La clave está en la grasa que se deposita en ese lugar del cuerpo, la que según los científicos contiene un beneficioso antiinflamatorio natural.

Este componente, llamado adiponectina, impide que las arterias se abulten y bloqueen.

La figura de reloj de arena fue lanzada a la fama por mujeres desde Marilyn Monroe y Sophia Loren hasta Kelly Brook y Catherine Zeta Jones, actualmente.

Los investigadores daneses examinaron a casi 3 mil hombres y mujeres entre 35 y 65 años durante dos años, de 1987 a 1988. Midieron su altura, peso e índice de masa corporal (que se calcula dividiendo el peso en kilos por la altura en metros al cuadrado). Luego observaron los registros de salud daneses hasta fines de 1998 para ver cuántos hombres y mujeres tenían problemas cardiovasculares, y hasta 2001 para ver cuántos habían muerto.

En comparación con el grupo de mujeres con caderas más pequeñas, se encontró que aquellas con el contorno más grande tuvieron una reducción del 87% en las muertes.

Éstas también tuvieron un 86% menos de riesgo de tener un mal coronario y una reducción de 46% en el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, de acuerdo a los científicos.

Estudios previos habían encontrado que tanto hombres como mujeres con caderas pequeñas estaban en un riesgo mayor de desarrollar diabetes, presión arterial alta y enfermedades vesiculares. No obstante, el estudio, publicado en "Obesity Research", encontró que un contorno de cadera más amplio no estaba vinculado con una mejor salud cardíaca en los hombres.

"Parece que la protección no es un asunto que tenga que ver con caderas anchas, sino es el efecto nocivo de caderas estrechas con una falta de grasa muscular o hueso o una combinación de ambos", dijo Berit Heitmann, quien encabezó el estudio.

"La grasa en las caderas es diferente a la grasa en el abdomen. Si no se tiene suficiente de la primera tal vez se corra el riesgo de ataques cardíacos", admitió.

Ya se sabe que tener grasa excesiva en torno al estómago, la llamada "forma de manzana", es potencialmente perjudicial para la salud.

Las células grasas en esta parte del organismo extraen productos químicos que pueden dañar el sistema insulínico, elevando el riesgo de diabetes y de una enfermedad cardíaca.

"Se ha informado ampliamente que si se tiene forma de manzana, el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular probablemente sea mayor que si se tiene forma de pera", explica Belinda Linden, de la Fundación Británica del Corazón.

"Este estudio proporciona una evidencia adicional de la asociación entre el contorno de cadera y la protección cardiovascular entre las mujeres".

Sin embargo, agregó: "Es importante considerar tanto el peso como la forma corporal al mismo tiempo. Controlar ambos factores comiendo menos y siendo activo es la mejor forma de reducir el riesgo de una enfermedad cardíaca y circulatoria", advirtió.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol