EMOLTV

En búsqueda de evitar partos múltiples

Nuevos avances tecnológicos permiten hoy en Chile minimizar la multigestación sin afectar las posibilidades de ser padres.

30 de Agosto de 2005 | 12:18 |
En los procedimientos de reproducción asistida es común que más de uno de los embriones creados en el laboratorio sea transferido al útero de la madre con el propósito de aumentar las posibilidades de embarazo. Así, si se fecundan entre tres y cuatro, puede que no fertilice ninguno, la mitad o todos.

Aunque en la mayoría de los casos finalmente nace un solo niño, más de un tercio de las parejas con problemas de infertilidad logran convertirse en padres pero de más de un hijo a la vez.

El embarazo múltiple es un efecto no buscado en un tratamiento de fertilidad, concuerdan los especialistas en el tema, y uno de los mayores dilemas para los centros que trabajan con estas técnicas. Por eso, el esfuerzo médico en la actualidad está en evitar que ello ocurra, debido a los riesgos de salud asociados a la multigestación -tanto para la madre como para los fetos-, como por el impacto socioeconómico en el grupo familiar.

Criopreservación

"A nivel biológico, se están desarrollando nuevos marcadores que permiten identificar óvulos con más chance de llegar a embrión y anidarse. Lo mismo con los espermios", explica el doctor Fernando Zegers, director de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Las Condes.
Gestación
Más del 60% de los partos producto de fertilización asistida en Chile son de un solo hijo.

Alrededor del 30% son gemelos y el 10% restante son trillizos o más.

Cada intento de fertilización tiene 40% de éxito.

Junto a lo anterior, una de las medidas que han logrado buenos resultados a nivel mundial es recurrir al frío, es decir, a la criopreservación. En estanques de nitrógeno líquido ya se almacenan en el país espermios, óvulos, tejido ovárico, pronúcleos e incluso embriones.
Esto último ya se realiza desde el año pasado en Clínica Las Condes.

El objetivo es fertilizar in vitro una limitada cantidad de óvulos y luego transferir al útero sólo un par de embriones, dejando el resto almacenados a temperaturas de menos 160 grados Celsius. "No hay por qué centrar todo el éxito en el primer intento; si fracasa, entonces se descongelan los embriones restantes y se hace una nueva transferencia", explica Zegers.

También se puede transferir un solo embrión. Así, si la mujer se embaraza lo hace de un único bebé, aunque le implique más tiempo.

En ningún caso, aclara el especialista, se recurre a la eliminación de embriones, como ha ocurrido en otras naciones. Las parejas pueden donar los embriones que no utilizarán a otras parejas infértiles.

Con anterioridad, en dicho centro sólo congelaban óvulos fecundados en estado de pronúcleo o cigoto, que es aquella etapa en que aún no se fusionan los materiales genéticos del óvulo y el espermio. Un procedimiento que también realizan en Clínica Las Nieves. "Es un preembrión. La criopreservación de pronúcleos permite mantener la tasa de embarazos globales y disminuir los partos múltiples, ya que se transfieren menos embriones", explica el doctor Ricardo Pommer, jefe del programa de fertilización asistida de la clínica y del Hospital San Borja Arriarán, en donde han logrado disminuir la tasa de embarazos triples de 9% a 1% gracias al programa de criopreservación.

Una de las ventajas es que también se abaratan costos, ya que basta con realizar una sola estimulación ovárica -la parte más cara de los programas de fertilización, no menor al millón y medio de pesos-, y luego congelar pronúcleos o embriones para futuros procedimientos. "En promedio, la criopreservación cuesta $80 mil, más unos $8 mil por mantención mensual. Cada transferencia de embriones cuesta unos $120 mil", explica Pommer. Incluso, a través de Fonasa existe un programa que incluye criopreservación gratuita para parejas de escasos recursos.

Si no existe un programa de congelamiento embrionario, las alternativas para evitar la multigestación apuntan a otros métodos. En los casos en que se hace una estimulación ovárica (como la inducción de ovulación) se debe evitar realizar el procedimiento de fertilización cuando hay un número excesivo de folículos, lo que implica que la pareja debe abstenerse de tener relaciones sexuales, como explica el doctor Patricio González, jefe de la Unidad de Medicina Reproductiva de Clínica Alemana.

También hay medidas políticas, algunas de las cuales han sido discutidas en el simposio. En países como Inglaterra y naciones nórdicas, existe la posibilidad de acceder a cuatro ciclos de fertilización sin costo. "Se transfieren no más de dos embriones, porque si no resulta a la primera, hay tres oportunidades más de lograrlo", dice el doctor Zegers.

En el frío

Además de la criopreservación de embriones y pronúcleos, también existe la posibilidad de congelar espermios, óvulos y tejido ovárico. El congelamiento de óvulos aún está en fase experimental y ha tenido una baja probabilidad de éxito (3%). Si bien los espermios y embriones se congelan en forma bastante fácil, los óvulos son mucho más frágiles, contienen mucha agua y cuesta más deshidratarlos para congelarlos. Eso mismo puede dañar su estructura.

En el caso de tejido ovárico, los médicos aún no logran consenso respecto a si conserva la fertilidad de una mujer.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol