EMOLTV

Los buenos resultados del programa TeenStar

07 de Septiembre de 2005 | 12:00 |
imagen
Pilar Vigil reparte su tiempo entre su familia, su consulta ginecológica, sus clases en la Universidad Católica, su trabajo en la Academia Pontifica para la Vida y el programa de educación sexual y afectividad orientado a los jóvenes, llamado “TeenStar”, del cual es directora para Iberoamérica.

Hablar del TeenStar la entusiasma porque asegura que en los casi 15 años que se lleva aplicando en Chile (y en otros 47 países), se han alcanzado muy buenos resultados, especialmente, en la reducción de los embarazos adolescentes.

De hecho, las cifras son alentadoras en lo que se refiere al país, donde unos 16 mil jóvenes, anualmente toman contacto con los monitores del programa que hoy se imparte en 205 establecimientos educacionales.

Para introducirse en el tema saca a colación el hecho de que en Chile, el 16,6% de los niños nacen de madres adolescentes y esto está generando un problema demográfico, porque si bien hay un promedio de 2,2 hijos por mujer en el país, lo cierto es que ello es a expensa de una población juvenil.

-¿Qué está fallando? ¿El discurso?
“Prefiero la pregunta ¿en qué estamos fallando? o ¿qué nos está faltando? Creo que estamos entregando una sexualidad desligada del amor y la afectividad. Al entregar una sexualidad genital, las personas lo que buscan es placer”.

-Pero, ¿pareciera que el discurso de la sexualidad en el amor no está dando tampoco los resultados previstos?
“Los resultados dicen lo contrario.
(Y mientras enciende el computador para buscar las cifras, continúa) “El discurso falla porque existe la libertad, pero más que el discurso, nos puede fallar la entrega total. Podemos fallar porque somos humanos”.

-Hay caminos que pueden evitar las consecuencias, no las fallas.
“Pero hay caminos que son más humanos que otros. Primero, debo saber que puedo fallar, y segundo, debo saber que, como criatura, tengo caminos que me van hacer vivir mi vida más de acuerdo con lo que soy, que otros”.

-Las cifras señalan que hasta el momento no se ha podido manejar el tema de los embarazos adolescentes.
“Se puede manejar y se está haciendo, pero no lo vamos a poder manejar si no lo hacemos de acuerdo a condiciones humanas. Mientras lo queramos manejar como si fuéramos máquinas, repartiendo cositas, no lo vamos a manejar”.

Se detiene, va al computador y señala: “Yo digo que con programas antropológicos adecuados al ser humano, como es para mí la antropología cristiana, bajamos, no bajaríamos, bajamos las cifras de embarazo adolescentes”.

El estudio que muestra, dado a conocer a este año, indica que en un colegio chileno de mil niñas en la enseñanza media, a pesar de los distintos programas aplicados, seguían presentándose entre 50 a 75 embarazos anuales. Hoy, tras el TeenStar, los embarazos son cinco, o sea, se bajó de una tasa del 22% al 4% (una reducción del 600%).

-¿El programa TeenStar es más efectivo, realmente, que entregar condones o anticonceptivos?
“Mucho más efectivas. Ellas no se están embarazando no porque estén usando algo, si no porque dejan de tener relaciones. Otro de nuestros estudios indica que de cada 100 niñas, 12 de ellas se iniciaban sexualmente en un año, o sea, alrededor de un 10% lo que es acorde con los datos nacionales e internacionales. Al aplicar el TeenStar, la cifra bajó a un 3%.
“Esto dice que uno baja la tasa de embarazo porque la persona decide, en su libertad, no tener una relación sexual y el porqué lo decide también lo descubrimos y es que dicen que no están preparados”.

Pilar Vigil destaca que también se ha logrado que quienes habían iniciado una relación sexual, tras el TeenStar, resolvieron descontinuarla en una proporción del 50%.

Y agrega que los mismos resultados se han obtenido en Polonia, Italia y Estados Unidos.

-¿Qué te dice que los adolescentes, conscientes de las consecuencias de una relación, estén recurriendo a prácticas sexuales como la anal u oral?
“Eso también lo tenemos en cifras y se llama “heavy petting”(caricias sexuales íntimas). En todos los países donde se aplicó el estudio tras el TeenStar, el heavy petting disminuyó de un 15 a un 3%, o sea, ellos entienden cuando uno les habla del compromiso que involucra la relación”.

-¿Esto no reflejan acaso que, han tomado conciencia de las consecuencias de una relación sexual y las evitan con las nuevas prácticas, más que hayan ligado la sexualidad al amor?
“Puede, pero no creo que el camino sea que, para evitar el embarazo, haya que tener una relación de otro tipo que no sea la genital. Para mí el tema sigue siendo qué debe ser la relación sexual humana”.

-¿No es más negativo que recurran al sexo anal u oral en vez de usar el condón o un anticonceptivo?
“Es que el tema sigue siendo cuál es el fin de la relación sexual. Y las cifras de estos miles de jóvenes que han participado (del TeenStar) te demuestran que ellos han encontrado la respuesta”.

-¿O sea, han dejado las relaciones orales, no por el condón, si no que por la abstinencia?
“No por la abstinencia, sino por la creación continua. Abandonan eso porque ven una riqueza enorme en crear su vida; son creativos. No tienen relaciones sexuales genitales ni de otro tipo, pero si tienen relaciones sexuales, es decir, ellos se siguen relacionando con el otro sexo, tienen muchos amigos y se vuelcan a actividades personales y comunitarias”.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol