EMOLTV

"Mi pasión es la música, pero realmente, lo que me hace la vida, son mis hijos"

Extrovertida, versátil, divertida, la cantante tiene claras sus prioridades. Sintió la fragilidad de la vida con el paso del huracán “Wilma” que azotó su casa y que por primera vez la hizo plantearse un regreso. Concentrada en su nuevo disco y en el próximo Festival de Viña del Mar, su historia es reflejo de decisión y trabajo.

05 de Enero de 2006 | 11:06 |
imagen
Está de pasada por Chile. Concedió esta entrevista apenas unas horas después de bajarse del avión que la trajo de vuelta para el concierto que ofreció el sábado 5 de noviembre en el Caupolicán, después del cual hizo las maletas y partió rápidamente a Miami.

Está exhausta, pero no por eso deja de sonreír y de posar para las fotos. Llega a la entrevista un poco tarde, acompañada por su marido y manager Jorge Saint Jean y dos personas que siempre los acompañan. Tiene cara de cansada y con razón: viajó toda la noche y no durmió en el avión, pues se vino preocupada por dejar a sus hijos allá.

Sin embargo, al poco rato, la artista se apodera de ella, cambia de lugar y posa como si fuera una modelo. Sólo interrumpe la sesión, porque suena su celular. Es su hijo Jorge, que la llama para que se quede tranquila y decirle que están bien. Eso también ayuda a que su natural alegría, vuelva.

Y es que Myriam Hernández decidió, hace varios años ya, priorizar su carrera por sobre su arraigo familiar y su país. Por cierto, explica, no le fue fácil, pero siempre tuvo muy claro que quería ser una artista de proyección: "Una carrera seria, internacional, con una imagen de verdad, con canciones propias, con un estilo personal".

Eso, desde Chile no podía lograrlo, básicamente por la lejanía, así que debió irse a Estados Unidos, donde reside junto a su marido y sus dos hijos.

-No has tomado el sonsonete de Miami, sigues hablando como si vivieras aquí.
"Noo. Lo que uno logra – y desde que salí al extranjero me vi obligada- es tener un lenguaje más neutral, porque te tienes que hacer entender por los mexicanos, los venezolanos, los colombianos… no puedes decir claro, si poh, no poh, porque nadie entiende.
"Procuro hablar más pausado y entonces, de alguna manera, tomas un acento más neutral".

Después de este concierto vendrá otro junto a Alberto Plaza, pero su concentración está en el albúm que espera sacar pronto, pero que se vio afectado por el paso del huracán. "Supuestamente debíamos estar grabando diez días atrás en el estudio y ¡nada!, con todo esto previo que venía del huracán, que hay como una psicosis colectiva de ir al supermercado, juntar agua, comprar esto y lo otro, se olvidan de todo y se paraliza todo. Después del huracán, obviamente, también; no hay electricidad, en muy pocos lugares está volviendo, y se presume que la zona afectada en Miami va a estar con luz recién el 18 de noviembre", cuenta.

-¿Cuánto se va a atrasar?
"Bastante, pero estamos buscando estudio en los lugares con luz para, una vez terminado el concierto, volver a grabar a Miami. Espero estar la semana próxima (ésta) grabando para que salga en enero o febrero; febrero con más seguridad, antes del Festival".

Ella ha compuesto varias de las canciones de sus álbumes; incluso, el tema Herida alcanzó los primeros lugares del Billboard. Este nuevo disco incluye composiciones de varios autores, pero no quiere adelantar mucho, porque a veces cambia de opinión mientras se está produciendo. Una de las novedades, en todo caso, son las creaciones del productor y compositor cubano Jorge Luis Piloto, quien ha sorprendido gratamente a Myriam.

Terminado el álbum, empiezan los preparativos para el Festival de Viña del Mar, que conducirá por tercer año consecutivo; esta vez, con Sergio Lagos.

-¿Nunca resultó el estelar que esperabas conducir?
"Lo que pasa es que cuando me invitaron a animar una sola noche en Viña, también me convidaron a animar "La movida del Festival". Después fueron saliendo invitaciones para programas, estelares y cosas por hacer, sola, acompañada y en trío.
"Era una labor anexa a lo mío, que es cantar, y que me encanta, pero me da lo mismo compartirla. Entre que firmábamos el contrato, entre que determinábamos el tipo de programa o estelar, llegamos a concretar algunos formatos en los que yo no me sentía cómoda o que a ellos (el canal) no les gustaba, finalmente nunca congeniamos. Después preferí la promoción de "Huellas". Pero yo tranquila, de verdad, porque no tengo ese problema de que si no estoy en la pantalla… ¡No, yo tengo mi música! Y disfruto a mil con ella. Si se da la posibilidad de estar en televisión feliz, pero disfrutando de algo, no estar porque me conviene estar, no sufro de ese ego".

-Además que te exiges mucho.
"Me agoto harto, porque me exijo harto".

-Como con esta venida a Chile, que casi no tienes minuto de descanso.
"¡Uyy! Y esto es poquito, olvídate lo que me toca cuando tengo que hacer promoción del disco; son 24 entrevistas en el día, que implican cambio de ropa, fotografía –que me encanta, pero cuando estás cansada, no es fácil-; radio, televisión, prensa, conferencias de prensa…"

-¿Siempre con esa cara de felicidad? ¿Cómo lo haces?
"Creo que al final (mueve la mandíbula reiteradamente)… me duele, jajajaja. No, yo creo que uno nace para esto. Me lo pregunto a veces y digo ¡Claro, creo que nací para esto! También aprendes a disfrutar, porque yo lo elegí, entonces, malamente podría estarme quejando".

-¿Y qué esperas del futuro?
(Se ríe a carcajadas y cambia el tono de voz) "Mira, mira, paisana, aquí veo yo… No, en serio, siempre he priorizado la familia, seguramente por los valores que me inculcaron siempre mis papás. Para mí el concepto familiar es sumamente importante; adoro lo que hago, pero siempre mantuve mi cable a tierra, hasta ahora, gracias a mis papás. Nunca se me han ido los humos a la cabeza, ni priorizo la carrera por sobre el matrimonio o los hijos.
"Siempre pensé que iba a poder llevar las dos cosas, y así ha sido hasta ahora, de lo contrario, me quedo con mi familia. Me encanta lo que hago, pero si un día tengo que elegir, voy a elegir mi familia. No lo pienso dos veces.
"Dios ha sido muy bueno, porque a pesar de que mis hijos me critican y me manipulan, también están felices con los conciertos; hasta el momento lo he podido manejar".

-O sea, hay Myriam para rato.
"Uno debe cantar hasta cuando el público quiera, hasta cuando Dios quiera, Él es el que manda. Eso de que me voy a morir arriba de un escenario… no sé. No me gustaría dar pena; es decir, no me gustaría subir con bastón para que todos se pongan de pie a aplaudirme.
"Uno tiene cosas en la vida por las que ha luchado siempre y la familia no la vas a comparar a una pasión; mi pasión es la música, pero realmente, lo que me hace la vida, son mis hijos. Adoro mi carrera, pero la vida es mucho más que la pasión por algo".

-Desafíos y frustraciones.
"Desafíos, muchos todavía. No sabría decirte cuáles en este momento, pero hay muchas cosas por las que luchar, personales y profesionales.
"Y frustraciones… pocas, porque soy bien tira pa' arriba, soy bien positiva ante lo negativo. Me puedo frustrar en el minuto, pero finalmente no es una frustración, porque lo revierto y le encuentro un sentido. De verdad… tampoco vivo las 24 horas del día feliz, tengo altos y bajos, como todo el mundo".

Habla largo y tendido, como si se tratara de una amiga. Se ríe, mueve las manos, gesticula, con esa manera suya tan particular de ser. Tanto, que en un momento, se acerca su encargada de prensa para recordarle que le quedan varias entrevistas más.

-Tengo una duda, ¿por qué siempre que te refieres a la familia hablas de los niños y no de Jorge?
"¿De verdad ha sido así? Es que no me imagino que él me vaya a pedir que deje mi carrera, ni tal.
"Sí, creo que obedece a algo que no hable de Jorge".

-¿La farándula de la vida de famosos?
"Yo estudié dos años periodismo, pero no terminé, pero me encantó, porque conocí la otra parte. Se culpa mucho a la prensa – no la estoy defendiendo tampoco, no quiero quedar de linda con nadie-, pero se culpa mucho a los periodistas y, finalmente, es uno el que fija el límite, uno el que da que hablar; tú abres la puerta o la cierras.
"Soy una mujer normal y tranquila y no me gusta hablar de mi vida privada. Cuando abrí la puerta un poquitito, di pie para que se metieran e inventaran más cosas que, evidentemente, no era lo que me estaba ocurriendo. Inventaron una separación mía con Jorge, porque estábamos separados profesionalmente".

-¿Por qué?
"Decidimos priorizar la relación de pareja sobre lo profesional; en el fondo, era salvar nuestro matrimonio, separando la cosa profesional. Eso me dolió y me replanteé. Mi error fue dar muchas entrevistas en la casa, salimos juntos en revistas y se hablaba de lo maravilloso que era mi matrimonio y lo es, por cierto, pero como cualquiera, con altos y bajos.
"Un día decidí cerrar la puerta y la cerré; entonces, cuando me hablan de mi familia, que son Jorge y los niños, hablo más de los niños para cuidar nuestra relación más que todo".

El paso del huracán y la fragilidad de la vida

"Creo que la regla es ¡respetémosnos!"
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Recomendados Emol