Entrenamiento de fuerza

El trabajo con pesas puede mejorar la actuación en la mayoría de los deportes, especialmente cuando el atleta ha superado la pubertad y está bien supervisado.

26 de Agosto de 2008 | 09:49 |
Los músculos están diseñados para aumentar su poder con el estímulo del ejercicio. Y será la calidad del estímulo lo que hará el cambio. En el caso de entrenamiento con pesos, que tiende a mejorar la fuerza, se induce un aumento del tamaño muscular, una hipertrofia, no por tener más fibras musculares, sino por el crecimiento de cada una de ellas, a través de un aumento de las proteínas contráctiles (actina y miosina).

¿Pero cuándo debe iniciarse un entrenamiento de fuerza? ¿Frena éste el crecimiento en los niños? No. Los deportistas jóvenes ganan fuerza con un entrenamiento de resistencia; es decir, con cargas bajas de peso o de resistencia, y muchas repeticiones, ya que antes de la pubertad hay poco aumento del tamaño muscular.

Esto sugiere que a la estimulación neuromuscular debe sumarse una potenciación de su efecto a través de las hormonas sexuales anabolizantes, como la testosterona.

El modo de entrenamiento aconsejable con pesas, como método de acondicionamiento físico en los pre púberes, debe utilizar resistencias ligeras.

Sin duda, el entrenamiento con pesas puede mejorar la actuación deportiva en la mayoría de los deportes, especialmente cuando el atleta ha superado la pubertad y está bien supervisado. Pero en los niños el levantamiento de pesas con cargas altas, máximas o supramáximas, o intentando levantar una máxima cantidad de kilos, debe descartarse.

El levantamiento comprende los olímpicos (arrancada y dos tiempos) y el de potencia (peso muerto, press de banco y sentadilla). Este último requiere más fuerza bruta que técnica y hay consenso general, entre médicos y entrenadores, de que el levantamiento de potencia no debe comenzar hasta tanto el crecimiento esté casi completado, habitualmente alrededor de los 16 o 17 años. Pero hay menos acuerdo sobre cuándo debe comenzarse el levantamiento olímpico, y la Academia Americana de Pediatría, en un esfuerzo por trazar líneas rectoras, ha establecido que todo levantamiento de pesas debe ser abolido para los preadolescentes, debido al "alto riesgo potencial si no se practica correctamente o con seguridad".
Cuidado
El levantamiento de pesas con cargas altas, máximas o supramáximas, o intentando levantar una máxima cantidad de kilos, debe descartarse en los niños.

En 1979, una Comisión Nacional de Seguridad en Lesiones de Estados Unidos estimó que 35.512 lesiones producidas por el levantamiento de pesas requirieron consultas médicas en salas de emergencia. La mitad de las lesiones se produjeron en los chicos de 10 a 19 años, y la mayoría ocurrieron en los hogares.

Las lesiones consistieron en esguinces y distensiones; fracturas de la epífisis radial; lesiones de hombros, región lumbar y rodillas; y "desmayos de los levantadores" que se producen por una disminución temporaria del volumen cardíaco o por arritmia. El comité advirtió también que "el levantamiento de pesas tiende a producir hipertensión arterial, así como el entrenamiento con pesas produce una elevación transitoria pero significativa de la presión sanguínea.

En consecuencia, no se recomienda ninguna de estas dos actividades cuando existe un compromiso significativo del sistema cardiovascular o una hipertensión arterial persistente, sin una evaluación médica completa".

Muchos jóvenes que practican pesas son extremadamente competitivos y tienden a superar a sus compañeros, por lo que intentan levantar pesos superiores a su capacidad. Estos peligros se relacionan con el levantamiento libre de pesas, en contraste con el entrenamiento con pesas en el que se usan pesos submáximos o menores.

Como siempre, la dosis hace al veneno.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores