La poderosa granada

Fruta ancestral, mística, única, que por siglos ha sido símbolo de belleza y vida. Hoy, gracias a numerosos estudios científicos, está demostrado que la granada tiene poderosos efectos antioxidantes y sustancias clave para la salud de la piel.

15 de Diciembre de 2009 | 13:31 |
Uno de los primeros usos cosméticos que se le dio a la granada siglos atrás fue el astringente, gracias a las propiedades de la piel de este fruto milenario oriundo de Medio Oriente.

Hoy se sabe además que las granadas son, sobre todo, ricas en antioxidantes, auténticos "cazadores" de radicales libres (moléculas que dañan las células).

Las semillas de la granada son importantes fuentes de polifenoles, que se ha demostrado que ejercen un efecto antiinflamatorio, antioxidante y anticancerígeno. Un estudio realizado por la Universidad de Texas A& M, cuyos resultados se conocieron el año pasado, arrojó que el extracto de granada es capaz de proteger los fibroblastos de la piel frente al deterioro que produce en las células la exposición a los rayos UV y UVB.

"La granada tiene un efecto preventivo frente al daño causado por el sol, especialmente el cáncer de la piel y el fotoenvejecimiento", explica el dermatólogo del World Dermatology Institute, Patricio Figueroa.

Otros estudios demuestran que la granada tiene la capacidad de reparar la piel, promoviendo la regeneración de la dermis y la epidermis. Gracias a su alta concentración en ácido púnico (que no se encuentra en ninguna otra fruta) y otras sustancias activas como la vitamina E y los flavonoides, estimula la renovación celular y regenera el tejido cutáneo.

Con el uso tópico del extracto de este fruto mejora la apariencia de la piel, se torna más lisa y luminosa, preservando su elasticidad y firmeza. Los principios activos antioxidantes, al proteger de las influencias exteriores negativas, frenan el envejecimiento cutáneo de forma natural.

"Por eso que cada vez se está usando más en productos cosméticos, en suplementos alimentarios y en la nueva categoría de las bebidas funcionales o beauty drinks", dice el doctor Patricio Figueroa.

Pero la granada es una fruta estacional y escasa, su jugo es difícil de encontrar y suele ser un producto caro. De ahí que la alternativa han sido los suplementos alimentarios con extracto de punica granatum. Sin embargo, los especialistas advierten que muchos de estos suplementos utilizan sustitutos o, lisa y llanamente, no poseen las valiosas sustancias de la granada. ya

El punica granatum

Es un árbol originario de Medio Oriente, que en la actualidad se cultiva en las costas del Mediterráneo, en Asia, la India y Sudamérica. Vive cientos de años, puede alcanzar hasta cinco metros de altura y destaca por sus preciosas e inconfundibles flores de color rojo vivo con el cáliz abierto. Su fruto es la granada.

Las semillas, de 400 a 800 por fruta, son ricas en ácidos grasos insaturados, que tienen un efecto positivo sobre la regeneración y apariencia de la piel. Para obtener un litro de aceite de semilla de granada se necesitan 500 kg de frutas.

También se le atribuyen cualidades cicatrizantes y se ha estudiado su efecto positivo en enfermedades cardiovasculares, diabetes, alteraciones dentales y efecto antibacteriano. Potencialmente podría usarse en el tratamiento del Alzheimer.



Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores