Mujeres, es hora de parar

Visita el nuevo sitio web de nuestra columnista.

24 de Marzo de 2010 | 12:18 |
En la columna anterior hablábamos de como las mujeres hemos sido educadas para estar atentas a las necesidades de los demás. Nos cuesta mucho legitimar y defender lo inherente a nosotras mismas; constantemente dejamos de lado lo propio y no sabemos pedir.
Aquí algunas nuevas ideas para reflexionar:

Permiso para el ocio:

Las mujeres no nos damos permiso para simplemente estar. Vivimos constantemente enjuiciándonos. No cuesta mucho el ocio, creemos que siempre deberíamos estar haciendo algo. Es necesario que aprendamos a darnos permiso para cocinar, leer, jardinear, ver televisión, escribir, pintar, darnos un baño de tina, hacer cosas que nos gusten. Juntarse con amigas, tomarse un cafecito, ir a la peluquería sin sentirse culpable. Es importante también salir con la pareja por el fin de semana o de un día para otro, para estar realmente tranquilos sin que suene el teléfono, toquen la puerta o entren los niños a la pieza. Es fundamental construir un espacio de intimidad de a dos. Ojala estas vacaciones sean una oportunidad para esto.

Necesitamos criar en conjunto con el marido:

Hoy, aunque estamos en el 2010, encontramos una sobreabundancia de mujeres que crían bastante solas aunque exista papá y marido. El hombre muchas veces siente que como él es quien provee en mayor porcentaje de los recursos, la educación y crianza es un trabajo que corresponde a su mujer, y como lo hace bien, descansa en ella. A las mujeres nos cuesta pedirle al hombre que participe más, porque muchas veces estas discusiones implican crisis, peleas y malos ratos, pero puede ser muy importante tanto para nosotras como para nuestros hijos.
Consultas
Si deseas hacer alguna pregunta a nuestra psicóloga, envíanosla a través de ”Escríbenos”, ubicado en el costado izquierdo de la portada de Puntomujer.

Cuando ella reclama, él encuentra que la crítica es injusta porque trabaja muchísimo, es cariñoso, no la engaña con nadie, está bastante con sus hijos el fin de semana, ayuda en la casa y se siente bastante desconcertado.

¿Cómo pedir?:

Las mujeres solemos decir "tú, que no cooperas", "tú, que llegas solo a ver tele", "tú, que no te comunicas con los niños", lo que resulta crítico y poco constructivo. Es recomendable que el planteamiento sea "yo pienso", "yo veo", “a mí me parece”, “yo creo que”, no un constante reclamo. La idea es ir viendo juntos como el hombre, al involucrarse, aunque esté cansado, disfrutará más su paternidad y estará mas cerca de su mujer, porque los hombres muchas veces no se dan cuenta, de su distancia.

Por otra parte, a las mujeres nos cuesta esta conversación, nos vamos enrabiando y sintiendo solas, víctimas de este marido que consideramos poco cooperador.

Confiar en nuestro estilo e intuición:

Sentirnos, hacer las cosas cómo nos parece, confiar en nuestra intuición es algo que se nos olvida. Muchas veces escuchamos a todos menos a nosotras mismas. Estamos siempre fijándonos en cómo lo hacen los demás o de qué dijo el doctor, la sicóloga, la vecina o la amiga, en vez de ir descubriendo poco a poco que es lo que más nos acomoda a nosotras y cada una. Y nos llenamos, además , de libros de crianza.

Nos exigimos constantemente estar dentro de los modelos descuidando nuestro propio estilo y verdad.

Mujeres, tenemos que parar.
¡Felices vacaciones!!!


Tus comentarios sobre la columna de Viviana Sosman en el Blog PuntoMujer
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores