Chapu y su largo camino a las grandes ligas

Uno de los personajes más populares de "Calle 7" abandonó hace unos meses el espacio juvenil para integrarse al área dramática de TVN, cumpliendo así un objetivo propuesto desde hace años. Varias veces, Francisco Puelles quiso abandonar el programa de competencias porque, como dice, no quería ser como Rony Dance, y pasar años de su vida en eso. Hoy se entrega por completo a su personaje de la teleserie "Témpano".

21 de Enero de 2011 | 11:31 | Por Ángela Tapia F.
Paula Farías, El Mercurio.
¿Por qué todo el mundo parece admirar a Francisco Puelles? Desde Ricarte Soto, el actor Luis Alarcón, hasta sus ex compañeros de ‘Calle 7’ le han dedicado palabras de reconocimiento al esfuerzo de este joven que se hizo famoso en el espacio juvenil de TVN con el apodo de ‘Chapu’.

 

Las razones pueden ser varias. Algunos destacan que cuando ganó la segunda temporada de “Calle 7” le dio la mitad de su premio de 5 millones a su amigo y colega del programa, Felipe Camus. Pero otra característica que suele ser muy mencionada es su vocación, que desde los 14 años lo ha tenido trabajando en el teatro, lo llevó a Buenos Aires a perfeccionarse, le permitió ganar “Circo de estrellas” e inaugurar “El circo de Chapu” y hace unos meses, ser invitado por la mismísima Quena Rencoret a sumarse al área dramática de TVN, un sueño hecho realidad.


A sus 26 años se lo está tomando tan en serio, que dejó de vivir solo para irse con su mamá y su hermano menor. “Volví porque mi mamá se había enfermado de la espalda y yo quería estar con ella”, dice en un comienzo, pero termina confesando: “Quise empezar en el área dramática bien, ordenado, y mi mamá mantiene todo limpiecito, siempre con comida y desayuno”.

Muy atrás quedó su pasado casi farandulero mientras pololeó 10 meses con Valentina Roth y tras un mes de relación se fue a vivir con ella hasta que terminaron. Hoy dice estar feliz con Catalina Vallejos, su polola desde hace 7 meses, mientras se dedica con todo a interpretar a Silvio Ramírez, un camarero de una embarcación en los campos de hielo patagónicos, en la próxima telenovela de Televisión Nacional, “Témpano”.

 

-¿Cómo te has manejado con las cámaras?

“Es que es súper complicado porque es una técnica distinta, con una interpretación más sencilla, sin forzar la emoción. Me he sentido un poquito complicado porque hay ángulos y cosas que yo no conozco, pero que mis compañeros siempre me están enseñando”.


-¿Cómo fue el proceso de integrarte, estabas nervioso?

“Exactamente como me lo imaginaba. Ha sido muy lindo porque me han recibido súper bien. Yo pensé en algún momento que iba a ser más difícil por haber estado en un área juvenil y los actores son, somos, un poco más reflexivos. Pero me di cuenta que no, para nada. Al contrario, no les interesó eso. Sólo les importó que yo viniera a hacer mi trabajo bien, que llegara a la hora y que estuviera con los textos aprendidos. Lo demás lo demuestro yo; ponerle pino para que salga bien la escena y todo eso. Pero aquí se trabaja con otra tecnología, porque son las grandes ligas.
“En ‘Calle 7’, los chiquillos y los ejecutivos siempre me decían que yo iba a poder actuar, y así me mantuvieron harto tiempo esperanzado. Aguanté dos años, hasta que un día dije ‘si sigo esperando a que ellos hagan algo por mí voy a estar en ‘Calle 7’ como Rony Dance, onda muchos años -Rony, te quiero. Pon eso, por favor (ríe)-. Así que me fui y después volví porque me llamaron. En esta quinta temporada también me quería ir. Estaba cansado. Al principio era totalmente distinto a lo que es hoy en día. Era un programa donde hacíamos gags, actuábamos en vivo... Un programa más artístico. No funcionó porque nuestro público chileno es un poco raro. Pero yo pensaba que iba a ser un trampolín mucho más fácil para poder entrar acá”.

 

-Hasta que te pusieron las competencias.

“Claro, pero ya estaba adentro y no iba a perder la oportunidad de conocer a la gente que correspondía, y creo que fue la mejor decisión. Muchos amigos actores se fueron, pero yo decidí quedarme y como siempre he hecho deporte me fue bien en el programa y pude ir formando el camino. Yo sé que era una vuelta larga. En muchos momentos renuncié. Cuando pasó un año y ya había ganado la primera temporada estaba tan chato que dije ‘no quiero estar más aquí’. Se lo dije a los directores pero no me pescaron, así que renuncié en pantalla. Ahí me fui. Estuve un tiempo afuera y después volví y gané la segunda temporada”.

 

-¿Cuando le diste la mitad de tu premio a tu amigo?

“Sí. Lo que pasa es que Felipe también es actor, ha luchado mucho por esto y desea estar acá. A él le falta un año de carrera todavía y entró a la tele para ganar su plata y terminarla. Siempre conversábamos y su historia es muy similar a la mía. Tiene hermanos mayores y menores, sus papás son separados y tiene el sueño de ser actor. Así que siempre con él me había sentido muy identificado. Y como me estaban pasando puras cosas buenas; me estaba yendo bien, estaba ganando plata en los eventos y tenía mis ahorros para los estudios, todo en orden, dije ‘bueno, ¿no será como mucho ganarme 5 millones?’. No soy ambicioso, así que quise compartir la plata y quién mejor que la persona que creo que la va a ocupar mejor”.
 
-¿Hay muchas diferencias entre el ambiente de ‘Calle 7’ y tu actual trabajo?

“El área dramática, es mucho más seria. Normalmente compartes con gente que lee mucho, entonces, los temas de conversación son un poquito más densos y eso hace que sea más entretenida la cosa también. En ‘Calle 7’, los chiquillos son más jóvenes, tienen otros temas de conversación, que la universidad, que la fiestoca del fin de semana... Pero acá se conversa más de las obras de ‘Teatro a mil’, qué vas a ver, y eso es súper interesante, un buen cambio que me ha beneficiado harto, porque antes de entrar a la tele yo era así”.

-También pololeastecon un personaje conocidísimo de la farándula, ¿no pensaste que tus nuevos compañeros te hicieran la cruz creyendo que eras farandulero?

“Es que nunca caí en eso. Trataron de meterme y hablaron, pero nunca di un comentario ni pesqué. Si bien la relación que tuve fue mediática, nunca yo la hice mediática opinando de ella. Y esa relación está más que cerrada ya. A la Vale la respeto y le deseo lo mejor, pero ahora estoy pololeando con la Catita y estamos bien. Ella me apaña en todo. Si quiero hacer deporte, va conmigo,  si quiero ir al teatro, va conmigo. Yo también la apaño en todo, sólo que no me dan tantas ganas de ir a bailar, soy malo para eso. Pero la relación está súper igualada. Estamos al mismo nivel los dos, buscamos las mismas cosas, queremos lo mismo y no nos gusta tanto la farandulilla”.

-¿Te irías a vivir de nuevo con otra pareja?

“No lo sé. Es fuerte la experiencia, no cachaba como era. No sé si tiene que ver con las personas con las que uno vive o la experiencia de vivir con alguien es fuerte, pero la verdad es que ahora lo pensaría. No se trata de no querer a la persona con la que estás, hasta pueda que la quieras más que a otras, pero es una decisión que tiene que ser tomada con responsabilidad, porque si la tomas al lote, puedes perder todo lo que tienes, es como el casino”.

 -¿Te refieres a tu polola actual?

“Yo llevo 7 meses con la Cata y aún así siento que falta. Cuando te vas a vivir con alguien no tienes que estar empezando a tener proyectos, sino que ya estar en la parte reposada, con cosas logradas. Convivir o un matrimonio te desgasta, porque tienes conflictos, cosas normales del matrimonio. Y si tienes otra actividad que te exige, vas a colapsar allá o acá. Pero si, por ejemplo, yo ya logré una meta -consolidarme como actor en el área dramática- voy a estar tranquilo, no voy a tener ese estrés. De ahí, uno piensa en buscar otro estrés”.

-¿Cuál es tu vicio privado?

“Mi vicio privado es el deporte extremo, la escalada, el snowboard, el skate y ahora último voy todos los días a la playa a surfear; tengo hasta el traje marcado”.
 

-¿Y qué pasó con el circo?

“Ahora está en Pucón. Lamentablemente no puedo estar allá por un tema de tiempo, pero creo que en marzo retomo las actividades en Santiago. Yo soy accionista de ‘El circo de Chapu’ y hago trapecio, paso aéreo y al payaso ‘Bigotito’”.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores