Rodrigo Cuadra, ‘El Pera’: Metalero del horror

Hace de niñera, de director de películas, comentarista paranormal y hasta lo quieren de cazafantasmas. Pero haga lo que haga, el eterno amigo de Salfate y músico metal desde hace 27 años, defiende su esencia de rock pesado esté donde esté.

16 de Marzo de 2011 | 08:50 | Por Ángela Tapia F., Emol
Macarena Pérez, El Mercurio.
Le dicen Pera y es metalero las 24 horas del día. Rodrigo Cuadra, apodado con el nombre de un fruto desde que entró al Lastarria con sus entonces grandes cachetes -“me faltaba el puro palito en la cabeza, confiesa- asegura vivir su pasión musical por el metal, ya sea con su banda Dorso o sentado junto a Karol Dance en el programa “Sin vergüenza”.

A punto de partir a un ensayo con su grupo musical, que se ha transformado en una verdadera banda de culto para los amantes de las melodías más underground del país, este comunicador de eventos paranormales cuenta feliz que este año lanzará un noveno disco para marcar los 27 años de su conjunto metalero.

Sentado en su “oficina” de su casa en La Reina, rodeado de equipos de sonido e instrumentos, este yunta de Juan Andrés Salfate espera a su esposa (Maca Moris) para partir a un ensayo con Dorso. Hasta que ella no llegue, disfrutará haciendo de niñero de sus dos hijas Dominique (11) y Simona (2). La más pequeña sacude sus rulos al ritmo de la música ad hoc que su “papito” pone en el computador, mientras él mira orgulloso cómo su retoño hace, seguramente, el headbanger más tierno que ha visto en su vida.

“Hay algunos días que puedo dedicar por completo a ellas y son tan importantes como estar en una pega”, comenta este publicista que saltó a la fama televisiva hablando de su otra pasión, el cine, y más exactamente del género Gore.

Aún se rememoran los años 90, cuando con Salfate aparecían en el extinto canal Rock & Pop, comentando las películas más extrañas del suspenso y horror internacional. Vampiros, monstruos, fantasmas y, sobre todo, zombies eran los ingredientes de “Maldita sea”, un espacio que a veces se complementaba con novedosos dibujos animados japoneses, fascinando a los adolescentes hambrientos por esas curiosidades audiovisuales que parecían imposibles de ver en la televisión nacional. La guinda de la torta era “Robotina”, una sirviente-robot que les servía pizza a los conductores, interpretada por la ahora esposa de Joaquín Lavín hijo, Kathy Barriga.

“Llegó una cantidad de ñoños y nerds y los recibimos con las puertas abiertas. Agarramos un público que a nadie le interesaba y que abarcó todo tipo de edades. Así encendimos la mecha de lo que es el animé en Chile y de los grupos de fanáticos que vinieron después”, dice Cuadra.

Hoy, con su eterno amigo de películas, no sólo dan charlas en vivo, con pantallas gigantes y las mismas escenas asquerosas y de bajo presupuesto, que ha proporcionado el cine de muertos vivientes al 7° arte, sino que además se han paseado en distintos programas, por separado, hablando de lo sobrenatural.

En el caso del Pera, su espacio es “Sin vergüenza”, donde niños y adultos lo ven hablar de extraña ciencia y conspiraciones de los temas más increíbles que se puedan imaginar, además de las notas grabadas en cementerios y casas embrujadas.

“Al ser humano le gusta todo lo que sea desconocido. Es un poco por masoquismo sano de asustarse y para sentir alguna emoción por la cosa de la adrenalina, sentir esa cosita en la guata. Cuando te cuentan cosas de extraterrestres o que en tal lugar, en el patio trasero de una casa, filmaron a un ser extraño y se escuchan los gritos de la nana, a mí me produce esa sensación de querer saber más”.

-¿La gente que ve el programa te escribe contándote sus casos?
“Sí, mandan fotos raras que toman. Y no sólo al programa, mucha gente a la que le pasan cosas me escribe al Facebook”.

-¿Te tienen de cazafantasmas?
“Hay mucha gente que me dice que podría ir a sus casas porque pasa un fenómeno, pero yo no me quiero transformar en una especia de consultor paranormal porque no lo soy. Voy con el canal y hacemos las notas, pero no soy dark ni mucho menos. Soy muy para afuera, muy regalón de mis cabras chicas y me río mucho. Igual, por una cosa de buena onda, les contesto, pero no es lo mío. Lo de los fantasmas me parece interesante, choro de ver, pero no es mi pasión. A mí me gusta mucho más la cosa del fenómeno ovni, de los extraterrestres, la astronomía, los planetas... Es lo que realmente me apasiona por ese lado, a parte del cine y la música”.

-¿Te has asombrado con algo extraño?
“Me ha tocado ver un par de ovnis. El último lo vimos acá con toda la familia haciendo un asado. Vimos algo que bajó e hizo unos movimientos muy locos. Y el otro día, en un cementerio en Valparaíso, por primera vez me tocó ver algo raro; una sombra que pasó”.

-¿Alguna broma del equipo?
“No creo que lo hayan tenido preparado. A veces preparamos cosas para asustar a los invitados (ríe), pero ahora estaba todo el equipo en otro cuento. Fue algo muy rápido”.

-¿Te asustan esas cosas?
“Yo nunca he visto un fantasma, nada. No me asusta eso. Hay otras cosas que me asustan, los vivos, la gente mala, los psicópatas, alguien que le pueda hacer daño a mi familia, a mis hijas. En general, a todas estas cosas sobrenaturales les tengo mucho respeto. No me río ni nada. En el programa lo tomamos con liviandad, pero no por falta de respeto. Es más para ponerse una coraza ante las malas vibras. A la gente que anda muy ‘uy-uy’ le afecta un poco más las cosas”.

-¿No te complica que tus hijas vean lo que hablas en la tele y les dé miedo?
“No. Tal vez el único problema de estar en la tele -y que es algo que me sigue pasando hasta el día de hoy- es convencer a los fans de Dorso, a la gente que escucha metal y que es el grupo al que pertenezco, que ésta es una pega que tengo que hacer. Me dicen: ‘Oye, cómo puedes estar en la tele con Karol Dance, si eres metalero’. Bueno, el metal no me alimenta, yo vivo de la televisión; soy comunicador y estudié publicidad. Pero hay gente que no entiende que uno tiene que hacer la pega”.

-¿Te sientes cómodo en los espacios en los que has estado?
“En la televisión siempre he hecho lo que a mí me gusta. De hecho, ahora en marzo vuelvo al ‘SQP’, que es un programa de farándula, pero yo tengo una sección del fenómeno ovni. En la tele hago lo mío; no voy a hablar de farándula. Opino si me preguntan, pero no me interesa hablar de la demás gente. Sólo me interesa hacer mi pega y hablar de los temas que me competen. Lamentablemente, a veces la gente no entiende eso ni sabe separar el Pera metalero del que está trabajando para alimentar a su familia, siendo comunicador en televisión y radio. Muchas personas me condenan por eso”.

-¿Qué les dices a ellos?
“Yo no tengo que explicarle nada a nadie. Yo hice este movimiento con un par de grupos más. Nosotros hicimos el metal en Chile, somos los primeros. No le tengo que dar explicaciones a nadie”.

-¿Dónde está el alma del metalero?
“Está en la música que uno escucha y de qué manera aportas al movimiento. En mi caso, aporto porque tengo Dorso y porque hago música para engrandecer el movimiento. Yo vivo en esa. Cuando no estoy trabajando estoy escuchando metal. La esencia es que uno es metalero las 24 horas. Estás trabajando, hablando con don Francisco, pero sigues siendo metalero, sólo que estás haciendo tu pega”.

-¿Cuál es la mejor película de terror?
“Tengo como veinte mejores películas de terror. ‘Alien’ es una de las que más me rayan, que es de horror y suspenso. ‘La cosa (El enigma de otro mundo)’ y ‘Príncipe de las tinieblas’ de John Carpenter, ‘Suspiro’ y ‘Opera’ de Dario Argento, ‘The Beyond (El más allá)’, de Lucio Fulci... Esas son de las películas no tan conocidas, pero también me gusta mucho ‘La masacre de Texas’ y ‘Poltergeist’”.

-¿Y de las chilenas?
“Aplaudo a (Jorge) Olguín por atreverse con el género. Yo también pretendo dirigir cine de terror. De hecho estoy con un proyecto desde hace mucho tiempo, pero está en stand by porque estamos todavía consiguiéndonos las lucas, pero ya partimos filmando. Se llama ‘Fatídica misteriosa’ y pasa en el sur de Chile. Ahora están saliendo muchas que pasan allá también, así que mi idea ya no va a ser tan original como lo era antes, pero es bastante distinta a todo lo que se ha planteado acá. Es horror cósmico”.

-¿Horror cósmico?
“Es una corriente del horror que instaura H.P. Lovecraft que es mi máxima inspiración, y tiene que ver con el hombre en la Tierra, los dioses y el cosmos. El horror lo vivimos acá por ciertas circunstancias que pasan en estos cuentos que él escribe, pero todo tiene un origen extraterrestre, casi divino e interdimensional. Recomiendo leer Lovecraft porque hay un mundo maravilloso que se abre”.

-¿Cuál es tu vicio privado?
“El vino y las pastas. Es peligroso porque podría ser mucho más obeso de lo que soy, pero todos los meses hay un momento en que comemos mucha lasaña y vino”.

-¿Van a algún lugar en especial?
“Al ‘Pizza Napoli’. Eso sí, la lasaña está un poquito más chica de lo que era antes, que era una cosa cerda y salías gordo del restaurante”.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores