Quiropraxia estética, la nueva forma de modelar la cintura

No es un simple masaje sino movimientos profundos de los músculos interiores que van formando las curvas en el cuerpo.

13 de Enero de 2012 | 14:55 | Por Francisca Vargas V.

“El componedor de huesos” antiguo es el quiropráctico actual. Una práctica que data oficialmente de 1895, aunque también hay vestigios históricos que aseguran, que las primeras aplicaciones con las manos para recomponer el cuerpo, se dieron en la antigua Grecia, siendo Hipócrates el padre de esta disciplina.


Fundamentalmente, la técnica manipula la columna vertebral, le devuelve su posición natural, descomprime los nervios radiculares y elimina tensión mecánica que afecta a las articulaciones y médula espinal.


“Los vuelve a su posición, lo que permite que el impulso nervioso siga su curso normal a los órganos que alimenta sin que se produzcan interrupciones en el circuito eléctrico natural del cuerpo”, explica David Nelli, pedagogo en educación física, personal trainner, quiropráctico hace 7 años y quiromasajista con 11 años de experiencia. (www.quiropraxiaestetica.cl)


Además, produce una descontracturación muscular y relajación de los músculos, ya que con los movimientos que el terapeuta realiza en el cuerpo del paciente, normaliza la posición articular, lo que permitiría aliviar trastornos de naturaleza neurológica muscular y vascular.


Los movimientos son manuales, “no agresivos ni dolorosos” y ayudarán a recuperar la movilidad, alineación, flexibilidad y descarga de la columna vertebral, principalmente.


Pero no todo es terapéutico. Últimamente la quiropraxia o quiropráctica ha tenido un giro hacia la estética.


Tal como en 1895 Daniel David Palmer curó a un hombre que llevaba sordo 17 años, porque se dio cuenta que la sordera se había producido por una lesión a la columna. Los quiroprácticos modernos notaron que al devolver la postura correcta al cuerpo, también se pueden recuperar y moldear sus curvas.

Figuras esbeltas

Entonces más allá del lumbago, ciática, hernias discales, colón o estrés que trata la quiropraxia tradicional, la estética se ocupará de dar la forma correcta al cuerpo.


Moldear una cintura de avispa o por lo menos, obtener una que se note, dependerá de los resultados de la evaluación de la parrilla torácica que tenga la paciente, según cuenta el quiropráctico. Asegura que será más complicada cuando es muy larga y los huesos están muy cerca de la cintura. En cambio si las costillas están más altas tendrá más espacio para trabajar.


“Generalmente una persona sin sobrepeso, tonificada, logra reducir alrededor de 5 centímetros de su cintura en forma permanente. Es un trabajo rápido que no abarca más de 8 sesiones. Si tiene rollito lo puede hacer, pero le dura menos tiempo”, afirma David Nelli.


Sin embargo, una sesión de una hora implicará otros ajustes para llegar a moldear la cintura. Se alinearán las caderas, se descomprimirá la espalda, boca abajo se realizará un trabajo cervical y de glúteos. Para el abdomen se alargará el pectoral mayor, y en general, se trabajará y marcará el tono muscular de todo el cuerpo.


“Algunas personas llegan para disminuir la curvatura en la espalda, porque al tener esa forma se produce cifosis o una pequeña joroba o bien, por senos caídos. En ese caso, lo más probable que haya sucedido es que se le han acortado los músculos del pecho y haya un debilitamiento muscular en la espalda”.


La diferencia con el masaje reductivo, por ejemplo, “es que la quiropraxia es muscular, profunda y el movimiento que se produce lleva a la dirección correcta el músculo”. Paralelamente, dice el David Nellu, se reduce la celulitis porque se activa la circulación y el metabolismo y se mejora la tonicidad de la piel junto con su luminosidad.


Otros tratamientos del tipo están enfocados a evitar el uso de métodos invasivos como inyecciones o cirugías y ofrecen realizar, levantamiento de glúteos, bustos; estiramiento facial; aumento o disminución del perímetro de muslos; reducir cintura y marcar el abdomen.


En Les Gémeaux Esthetique  afirman que los resultados son inmediatos y que la falta de cintura se debe principalmente a que las costillas están muy abiertas. “Es una técnica que usamos para ordenar las masas musculares, que se encuentran atrofiadas por las deformaciones producidas tanto a nivel esquelético como por los desequilibrios de peso”, declaran.


Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores