Isaac "Nine" Pantich: "Hay mucha envidia de los jóvenes gitanos hacia mí"

Tras haber crecido en una sociedad que lo discriminaba y lo consideraba “ladrón” o “sucio” por su origen, este zíngaro encontró su suerte y hoy se pasea en varios canales de televisión, le piden fotos en la calle y ahorra todo el dinero que puede para su matrimonio, que celebrará en marzo.

07 de Febrero de 2012 | 15:54 | Por Ángela Tapia F., Emol
Sergio López, El Mercurio.
Bastaron unos minutos para que se pusiera a discutir con su manager en idioma gitano, dejando a todos colgados alrededor, mientras recordaban que el carácter zíngaro puede ser muy alegre pero si lo buscas, lo encuentras. El motivo de la rencilla fue el tope con los horarios de los ensayos de un programa de TV y de otro, que le obligaban a Isaac "Nine" Pantich (22), a correr de un lado a otro de Santiago.

Aunque lleva apenas unos meses en pantalla, la humildad que dice siempre haber mostrado le bastó para estar hoy día en cuatro programas de distintos canales simultáneamente. Y lo disfruta a concho, aunque eso signifique algo de estrés.

Calmada la pelea, se soba el pecho con una polera, mientras cuenta que le obligaron a depilarse el torso. Y no tiene mayor complejo en enseñarlo, sin bronceado y desprovisto de músculos marcados, como lo tienen la mayoría de sus colegas de los team juveniles de los programas en los que sale.

Desde que empezó “Perla”, el docurreality protagonizado por quien fuera su ex polola, este zíngaro saltó a la fama junto con otros de su comunidad, que hoy repletan distintos espacios de la televisión chilena. En su caso, tras no llegar a acuerdo con Canal 13 -y luego de unas diferencias con la mediática joven gitana, que tuvieron que ver con su famosa relación con un hombre casado, según ha trascendido-, hoy es posible ver a Nine en “Fiebre de Baile”, “Morandé” y “40 grados”, el nuevo programa juvenil de Mega.

En todos, él destaca por su sencillez, espontaneidad y esfuerzo. No por nada dice estar algo agotado con tanto trabajo televisivo, más los eventos que hace los fines de semana. Pero aguanta el cansancio, dice, gracias al cariño de la gente y a que tiene sus metas bien claras: juntar mucha plata para tener su auto -dice que quiere un Hyundai Veloster “verde fuerte”, porque ningún gitano lo tiene de ese color-, su departamento y su familia, en un futuro nada lejano.

Tras seis meses de pololeo, quien sufriera de amor por Fate en “Perla”, se casa con otra gitana. La afortunada se llama Lupe, y pese a que lleva poco de relación, Nine decidió comprometerse y dar el sí gitano en marzo.

No siente para nada estar adelantando las cosas. “Por la que me trate bien y sienta que me quiere, me voy hasta la luna si quiere”, afirma, y adelanta que la fiesta será de siete días en una inmensa carpa en la que se comerá y comerá y beberá y beberá.

Allí, y frente a toda la comunidad gitana invitada al evento, la novia deberá pasar tres veces bajo el brazo de Nine, quien sujetará el mástil principal de la carpa en la que se celebrará la boda, como una manera de declararle su amor y fidelidad. Luego, él dará tres vueltas y la besará en la frente, sellando el compromiso.

-Te casas en un buen momento para ti y para los gitanos. Hoy sí que es indiscutible el boom de ustedes en la televisión.
“Sí, hizo boom, boom, boom, y cuarenta boom. Es increíble. Qué bueno que la gente ya está queriendo a los gitanos”.

-¿Sentías que antes no era así?
“No. O sea, gente que conocíamos sí. Pero la desconocida, la que nunca ha hablado con uno, pensaba que el gitano era ladrón, sucio y eso no es así. Somos seres humanos igual que ellos. Nos bañamos, comemos, vamos a comprar ropa, lloramos... No voy a decir que todos los gitanos son santos, porque como en todo el mundo, los hay buenos y malos”.

-¿Tú mismo sentiste el desprecio de ‘los chilenos’?
“Sí, muchas veces. Escuchaba ‘gitano, no te robes la cartera’, y eso molesta... Le podría llenar la boca de dinero si quiero. No me voy a robar una cartera ni nada. ¿Para qué? ¿Para hacerle el mal a alguien? No me gustaría. Cuando yo vendo un auto y sé que tiene algo malo, le digo a la gente. No me aprovecho de nadie, solamente de mi papá. Le saco dinero a él... (ríe)”.

-¿Cómo fue para ti crecer en una sociedad así?
“Crecí en mi casa, con mis papás, los primos... Igual que cualquier niño. La diferencia es que un gitano crece con una mentalidad más avanzada con el dinero y los negocios. Es más independiente. Un joven chileno de 27 años va en skate. En cambio, un gitano, a esa edad, ya tiene hijos, una casa, un auto y trabaja”.

-Crecen muy rápido.
“Sí, sobre todo en el tema de la responsabilidad. Mi papá me enseñó a ahorrar el dinero. Y tenía para comprarme los dulces, pero siempre tuve un respaldo, y cuidaba más las cosas porque eran compradas con mi dinero, no regaladas. Siempre fui loco, de carretear de acá para allá, pero siempre fui responsable”.

-¿Qué hay de cierto de esa fama tuya que hablaba de fiestas, alcohol y drogas?
”Es que hay mucha envidia de los jóvenes gitanos hacia mí, porque siempre tuve cosas que ellos no tuvieron. De mis primos, tuve la consola primero, la bicicleta, el scooter y así, siempre. Además, soy bueno y no me drogo. Yo no caigo en eso. Me han ofrecido muchas veces, pero no. Tomo mis tragos, quedo borracho, botado, pero no me voy a drogar. Y siempre llevo a un amigo que no toma para darle las llaves de mi auto”.

-Fiestero...
“Me gusta carretear, bailar hasta que salga el sol. Así es cuando salgo, pero siempre responsable. Tomo harto trago, whisky con energética, pero no me hace nada. Estoy acostumbrado”.

-Otra cosa que salió a la luz en el docurreality es que eres medio fresco y has sido infiel.
“Sí, es que mi debilidad son las mujeres. Pero no soy infiel , lo fui con mi ex polola (Fate) una vez”.

-Hace días salió un capítulo donde hablabas de tres veces.
“Ah, sí pero con una sola mujer. Pero ya no voy a ser más infiel. Quiero ser fiel, casarme, tener mis hijos y vivir feliz. Me caso en marzo, así que ‘llegó marzo’, como dicen”.

-No queda nada, ¿estás nervioso?
“No. Me siento súper cómodo”.

-¿Quieres tener hijos pronto?
“Sí, al tiro. Quiero tener siete hijos, un equipo de futbolito”.

-¿Son muy machistas los gitanos?
“En general sí, pero yo no voy a ser así, porque mi papá no lo fue con mi mamá y se llevan súper bien”.

-¿Qué es no ser machista para ti?
“Que si ella está enferma o no puede hacer algo, le voy a ayudar a lavar la loza, a barrer o limpiar. No puedo ser tan machista como todos los gitanos”.

-¿Cómo conquista un gitano?
“Yo lo hago siendo buena onda, tierno, humilde, atento; demostrando que ella me interesa de verdad, le llevo flores y chocolates, que son cosas que les encantan a las mujeres. Y si quiero un affair, le digo que no quiero algo tan serio”.

-Con tanta fan, ¿no se pone celosa tu novia?
“Sí, está muy celosa. Pero le digo que la amo y que no desconfíe de mi amor, porque la quiero para que sea mi esposa, y eso ya es algo importante”.

-¿Cuál es tu vicio privado?
“Mi hobbie son los autos. Colecciono autitos chicos y ya tengo como veinte. Me gustaría hacer harto dinero y comprarme el auto de mis sueños, que es un Porsche antiguo”.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores