Matías Palomo: ¡Valoremos nuestra pesca y nuestros productos del mar!

10 de Febrero de 2012 | 08:00 | Por Matías Palomo

Pues sí, heme aquí de nuevo pasando rabias con nuestros comerciantes de pescado. Tenemos cerca de 4.000 kilómetros de costa, en los supermercados y nuestros proveedores en los restaurantes nos venden los pescados importados con los nombres de pescados nacionales, pero ¿por qué hacen esto?

Algunos ejemplos son el pangasius, pescado que viene de Vietnam y se vende como blanquillo, teniendo nosotros un pescado llamado blanquillo que es espectacular de carne blanca grisácea y textura firme. Después venden el rollizo como besugo.

¿Por qué no le enseñamos a nuestra gente a comer los pescados y mariscos por su nombre? ¿Por qué engañar a la gente si tenemos pescados increíbles como la vieja, la cabrilla o el vilagay que son pescados de roca muy sabrosos por el tipo de alimentación que tienen mayoritariamente de crustáceos, y que son  ricos y económicos?

Algunas veces es por flojera del vendedor que no quiere filetear y convencen a la gente de comer pescados como la tilapia diciendo que  "NO TIENEN ESPINAS". Señores, eso es falso todos los pescados tienen espinas y va en el pescadero o fileteador el dejar el pescado limpio "sin espinas".

Quiero compartir con ustedes una experiencia que tuve hace un par de semanas con un cliente para que vean cómo la decisión de cambiar los nombres de los pescados afecta a todos. Llegó una pareja y me pidieron que les recomendara un pescado, y les dije "prueben el blanquillo, está fresco comprado de hoy", y la señora me dijo: "Pero cómo puede tener ese pescado en su restaurante si es una basura, se deshace al cocinarlo y de sabor no es muy bueno". "Wow", dije yo, esto está muy mal porque para mí es un pescado muy bueno. Le pregunté si me dejaba darle una muestra del blanquillo y me dijo que sí. Cuando lo probó me dijo: "Esto no es blanquillo". Y lo que le dije fue "No señora, lo que usted compró no es blanquillo. ¿Le gustó?". "Sí, es uno de los mejores pescados que he probado en mucho tiempo".

Al día siguiente fui al supermercado y pregunté el por qué se rotulaba como blanquillo el pangasius y la respuesta que recibí fue que la orden venía de arriba y que se podía rotular como sea. Hablé con el encargado de área y le dije: "Oiga, le está haciendo un daño terrible a nuestra pesca, a nuestros productos". La respuesta a mi reclamo fue que al día siguiente el blanquillo chileno había recuperado su nombre y el blanquillo pangasius volvía a tener su nombre vietnamita. Este pescado es muy polémico, por lo demás está prohibido en EE.UU. (para más información busque panga o pangasius en internet),  pero no emitiré comentario ya que las autoridades son las indicadas para calificar los pescados que entran al país.

¡¡¡Valoremos nuestra pesca, nuestros productos del mar y vendámoslos por su nombre!!!

Saludos, Matías Palomo, chef del Sukalde.


Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores