EMOLTV

Jóvenes imitarían conductas riesgosas que observan en redes sociales

Estudio afirma que los menores que utilizan estos sitios serían más propensos a consumir alcohol o tabaco, pero no indicó que lleven a una adicción.

17 de Marzo de 2012 | 16:28 | Por Javiera Gracia, Emol
AFP

“A dónde vayas, haz lo que veas”. Aparentemente para muchos adolescentes no les hace falta viajar al extranjero para seguir este dicho, sólo tendrían que entrar a Facebook.


Un estudio reciente ligó el uso de esta red social al consumo, mas no al abuso, de substancias como alcohol, tabaco y marihuana. ¿La razón?, al ver fotos o publicaciones de personas consumiendo o bajo la influencia del alcohol o las drogas, llevan a pensar a los jóvenes que estas prácticas son comunes y por tanto aceptables.


La investigación fue llevada a cabo por el Centro Nacional de Adicción y Abuso de Substancias de la Universidad de Columbia, en Nueva York, y siguió a 1.000 jóvenes de entre 12 y 17 años de edad, de los cuales el 70% dijo usar redes sociales.


El estudio indicó que los usuarios de Facebook, Twitter y otros sitios similares tenían una mayor probabilidad de presentar uso de tabaco, alcohol o marihuana, pero advirtió que no hay una línea directa entre la Internet y la adicción per se.


En el caso del tabaco, un diez por ciento de los usuarios de redes sociales reportaron fumar, contra un dos por ciento de quienes no utilizaban estos sitios web. De la misma manera, los internautas también presentaban mayor consumo de alcohol (26% contra 9%) o de marihuana (13% contra 7%).


La razón de esto, según los autores de la investigación, se encontraría en el hecho de que más de la mitad de los encuestados había visto fotos de gente intoxicada o ebria mientras revisaba estos sitios, lo que los llevaría a pensar que estas conductas serían algo “que todo el mundo hace”.


La presidenta de la Sociedad de Psicología y Neurología de la Infancia y Adolescencia (SOPNIA), Alicia Espinoza, afirma que las redes sociales pueden usarse de forma negativa. “Muchos usuarios son menores que no están bajo supervisión de un adulto o no van a tener la posibilidad de dialogar lo que significan esas imágenes, por lo que pueden ser un elemento distorsionador para lo que se pretende en esa etapa del crecimiento”, afirma.


Espinoza también se refirió a un dato del estudio que indicó que los niños cuyos padres tuvieran opiniones divergentes sobre el consumo de alcohol o drogas eran tres veces más propensos a consumirlas que aquellos menores cuyas familias tuvieran una posición común sobre el tema.


Según la neuróloga, un desacuerdo entre los padres puede evitar que estos puedan educar bien a sus hijos sobre los riesgos de estas substancias, lo que hace que los jóvenes busquen otras referencias sobre el tema y que pueden terminar empujándolos hacia el consumo.


“Cuando los padres educan a sus hijos en el no consumo de drogas y alcohol, explicándoles cuál es el daño posible y cómo ellos quisieran, o sea, que sus hijos sean sanos y que confíen en su familia y se puedan apoyar en ellos, claramente esa relación de afecto hace que los niños no necesiten exponerse a buscar otros grupos de referencia donde el riesgo de que se usen drogas es mayor” afirma.


EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores