¿Tienes "patas de gallo"? Conoce todo sobre ellas

¿Por qué aparecen? ¿Es posible prevenirlas? ¿Qué métodos hay para tratarlas? Todas las respuestas aquí.

19 de Junio de 2012 | 08:00 | Por M. Francisca Prieto, Emol
Es difícil encontrar a una persona adulta a la que no se le formen pequeñas arrugas alrededor de los ojos cuando sonríe o se expone a la luz del sol sin lentes ni sombrero. Son las popularmente conocidas "patas de gallo", una condición bastante común y que quienes la presentan suelen erróneamente asociarla al envejecimiento de la piel.

Rodrigo Loubies, dermatólogo de la Sociedad Chilena de Dermatología, explica que las “patas de gallo” corresponden a arrugas del tipo dinámicas, es decir, que se producen debido al movimiento de los músculos que se encuentran debajo de ellas. "En la zona periocular (alrededor de los ojos) la piel es delgada y va muy pegada al músculo orbicular, el cual se contrae cada vez que uno pestañea. Y con el paso del tiempo, cada vez que una persona gesticular, ese músculo va apretando más la piel, lo que produce marcas", sostiene.

Sin embargo, el movimiento muscular no es lo único que las provoca. El fotodaño solar también tiene mucha influencia en su aparición, debido a que los rayos UV producen un adelgazamiento de la piel.

Según el especialista, es relativamente fácil determinar si una persona tendrá o no "patas de gallo": sólo basta con fijarse en sus parientes más cercanos. "Hay familias que por la forma del rostro, por la forma de gesticular, mueven mucho y marcan mucho las 'patas de gallo' desde jóvenes", afirma.

La buena noticia es que en estos casos la prevención puede comenzar de forma muy precoz, ojalá desde los 20 años. Ésta básicamente consiste en utilizar cremas de contorno de ojos que mantengan la humectación de la zona y también un filtro solar adecuado. También es útil acostumbrarse a usar lentes de sol lo suficientemente amplios como para que protejan el borde de los ojos, "para que no haya tanto daño solar y no se agrave el proceso que va a venir (...) Porque de todas maneras en el tiempo (las 'patas de gallo') van a ir llegando".

Otra alternativa, agrega Rodrigo Loubies, es educar el rostro, de manera que quienes están acostumbrados a gesticular mucho, atenúen los movimientos de esa zona en particular.

En el ámbito médico existe una gran diversidad de opciones para prevenir su aparición. Están, por ejemplo, las inyecciones de toxina botulínica, la cual actúa como un relajante muscular. "En realidad no se busca la parálisis del músculo, sino que atenuar los movimientos o disminuir la fuerza del gesto de arrugar la 'pata de gallo'. No se cambia la expresión", explica el dermatólogo.

Asimismo, se dispone de tratamientos abrasivos, radiofrecuencia, terapias lumínicas, IPL o Luz Pulsada Intensa, y una gran variedad de láseres, además del famoso ácido hialurónico. Éste -indica el especialista- no sirve sólo para rellenar arrugas, sino que, dependiendo de la técnica que se utilice para inyectarlo, también puede ayudar a mejorar la hidratación de la piel, su estructura o darle mayor sostén.

¡Descarta la cirugía!

Si las "patas de gallo" ya aparecieron, las alternativas para tratarlas son muy similares a las que existen para prevenirlas, pero -sostiene el dermatólogo- se ocupan diferentes concentraciones de los productos u otro tipo de equipos. Por ejemplo, si se opta por el láser, es posible utilizar uno de mayor intensidad que pueda llegar a distintas profundidades dependiendo del daño que presente la persona.

Lo que hay que descartar de plano es la cirugía, ya que -según Rodrigo Loubies- "anda pésimo" con las "patas de gallo" e incluso puede empeorarlas. "Puede formarse una pseudo bolsa de ojos en el borde de la mejilla, así como cuando se desinfla un globo, algo no natural", añade.

El especialista de la Sociedad Chilena de Dermatología recomienda siempre elegir tratamientos que hayan sido aprobados por la Food and Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos o el Instituto de Salud Pública (ISP) de Chile, y evitar ser seducidos por terapias cuya efectividad esté en duda, como las inyecciones de plasma rico en plaquetas o de células madre.

Asimismo, para tratar la delicada zona del contorno de los ojos, aconseja siempre recurrir a dermatólogos o cirujanos plásticos, que puedan hacer una evaluación objetiva del problema. "En las consultas dermatológicas actualmente hay instrumentos, hay dermatoscopios, hay microscopios cutáneos y hay exámenes que se pueden hacer para valorar la calidad de la piel, el daño de la piel, sin necesidad de agujas y biopsias. Entonces, yo invitaría a la gente a que se hagan una correcta evaluación y para eso se asesoren con especialistas calificados y reconocidos", concluye.

La novedad: WrinkleMD
Aunque existe desde 2011, recién este mes Harrods, la famosa tienda británica por departamentos, lanzó un producto que seguramente causará furor entre las europeas. Se trata de WrinkleMD, un dispositivo que promete borrar las “patas de gallo” sin agujas y en la intimidad del hogar.

¿Cómo funciona? El aparato consta de dos parches que están impregnados con ácido hialurónico, el cual mediante un proceso denominado ionotoforesis (paso de corriente eléctrica) penetra profundamente en la piel. Para lograr resultados satisfactorios, el fabricante -una empresa estadounidense llamada University Medical Professional- recomienda dos tratamientos semanales de 40 minutos cada uno durante los primeros 15 días y luego uno a la semana como mantención.

Rodrigo Loubies señala que aunque el ácido hialurónico es uno de los productos que comúnmente se utilizan en las terapias para tratar las “patas de gallo”, es importante investigar si detrás del WrinkleMD existe un estudio científico serio que respalde su efectividad. Esto sobre todo considerando que no se trata de un aparato económico, ya que en Gran Bretaña cuesta 130 libras (alrededor de 100 mil pesos) y, como los parches son desechables, es necesario comprar repuestos, cuyo costo asciende a 99 libras (unos 77 mil pesos) el pack de ocho.

Una alternativa “casera” mucho más barata contra las “patas de gallo” es la que se promueve en varias páginas de internet. Se trata de un ungüento muy conocido por las madres para tratar las coceduras de los bebés y que desde hace poco tiempo se vende en versión transparente. A juicio del dermatólogo, el uso de este tipo de productos es absolutamente válido y puede ser que a muchas personas les dé resultados muy satisfactorios, ya que “todo lo que sea hidratante, humectante y protector de la piel, va a servir”.

Sin embargo, añade que probablemente “una crema de contorno de ojos que está formulada con ingredientes específicos para esa zona, va a andar bastante mejor que productos que son indicados para otras partes del cuerpo”.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores