Del gin – tónic a la meditación, el cambio que se logra con la respiración

El título del libro de Beatriz V. Goyoaga es sugerente y promueve un método para mejorar la calidad de vida.

28 de Enero de 2013 | 08:58 | Por Francisca Vargas V.
En las reuniones sociales, los cócteles, el vino y el alcohol, en general circulan profusamente. La periodista española de política y economía Beatriz V. Goyoaga bien lo sabe.

No por ser alcohólica sino porque era asidua a estos encuentros y un traguito de gin – tónic, la acompañó durante años en las veladas, aperitivos, antes de dormir o para apaciguar su mente, después de un arduo día de trabajo.

Hasta que su vida cambió. Aunque nunca ha dejado de ser periodista y de hecho, lleva 30 años de ejercicio de la profesión pero ahora escribe cuando quiere.

La historia de su vida es la que cuenta en este libro “Del gin – tónic a la meditación y la respiración” (Atlantida). Su camino es espiritual sin que declare que lo sea. Es una seguidora de las enseñanzas de Sri Sri Ravi Shankar, un maestro originario de la India que lleva adelante una tarea humanitaria a través de la fundación El Arte de Vivir, de la cual la autora es su representante para América Latina y España.

“Yo he estado celebrando la vida desde que era muy joven, con una cosa u otra, con las fiestas, los pololos, reuniones donde el gin–tónic era una excusa para celebrar, pero desde el afuera”, comenta en su visita a Santiago, donde participó en variados encuentro de su Fundación, que también tiene sede en el país y que se presentan como un movimiento sin fijaciones politicas ni religiosas, igual que Greenpeace.

Cuenta que cambió la celebración hacia su interior, dice que es mucho más divertida, dinámica y no necesita agentes externos para celebrar. Ella aprendió el arte de vivir siendo católica, periodista, practicando la escalada de montaña y aprendiendo idiomas.

“Mi libro es una forma de introducir que existe esta alternativa. Tu vida se transforma sin cambiar tu trabajo, familia, porque el beneficio que se obtiene con la respiración es que logras un equilibrio espiritual y síquico sin tener que apelar al gin-tónic para calmar tus nervios”, afirma.

De la India

El método proviene de Ravi Shankar, un maestro iluminado que ha sido cuatro veces nominado al Nobel de la Paz y este año, otra vez está en la lista.

“Se le considera el Mahatma Gandhi de esta época. Es un pacifista que lucha contra el feticidio (abortos) en la India y China, se preocupa por el planeta, el año 2000 su convocatoria mundial contribuyó a que se plantaran 60 millones de árboles”, comenta su discípula.

Afirma que su maestro no enseña ninguna cultura especial, sino que invita a que cada uno profundice en sus raíces y amplíe su horizonte. “Si eres chileno, preserva la cultura chilena y tus raíces ancestrales que enriquecen la vida; conserva tu religión, se feliz. El dice, armonía en la diversidad”, destaca.

El método de respiración y meditación que difunde, por tanto, es para aprender a manejar la mente y evitar que se caiga en estrés, ansiedad, crisis de pánico, celos, depresión.

“Te enseña todo aquello que tus padres, el colegio y la universidad te entregaron, porque si eres celosa vas a arruinar tu vida con esas emociones negativas que no te dejan vivir bien”, detalla.

La gran meta es lograr una sociedad libre de estrés y para ello tienen programas para que la mente salga de estos espacios de violencia, victimización y miedos.

“En Santiago estamos empezando a participar fuerte en algunas universidades, en las cárceles, empresas y queremos implementar en abril un programa que llamamos Santiago libre de violencia, que surge de mentes enroscadas y fuera de su centro”.

Los cursos

Beatriz V. Goyoaga, declara que estas enseñanzas son pragmáticas, modernas y actúan en la medida que la persona va practicando un tipo de respiración especial y natural, que es la herramienta principal del método.

“Hacemos programas de respiración de 3 a 7 días donde sientes grandes cambios a nivel de la mente y tu cuerpo y están destinados a ejecutivos, amas de casa, sindicatos, jóvenes”, comenta.

Es que la respiración es la base de la vida. Acompaña en todo momento, pero uno se olvida que respira y no muchas personas saben que está unida a nuestras emociones, pensamientos y que guarda muchos secretos.

“Ignoramos que sirve para el foco mental, para eliminar toxinas, el insomnio y para bajar drásticamente la curva de diabetes. Nosotros trabajamos con la OMS hace 20 años y desde el 2009 promueve nuestros cursos para la recuperación del equilibrio físico”, añade la periodista española.

Beatriz V. Goyoaga, con 16 años de práctica y guía de este movimiento, ha capacitado 20 mil instructores y por sus cursos han pasado más de 40 mil personas. Enseña España, Alemania, Chile y América Latina.

“La técnica es de respiración natural que elimina el estrés a nivel celular, yo cuando la aprendí me impacto, trasportó y catapultó a un estado de silencio mental y de descanso profundo”, recuerda.

Sostiene que es un estado de meditación el más profundo que puede obtener la mente, más profundo que el sueño, logrando regenerar el sistema inmunológico y nervioso. Es una herramienta para vivir mejor y cada uno le toca la tecla que tiene floja.

“El éxito se mide por los números de tu cuenta, pero ¿disfrutas la vida?, ¿sufres de colon?, ¿vas al siquiatra, al psicólogo?. ¿Eso es éxito?. El éxito con estrés no debiera serlo”, cuestiona.

Y comparte que ella partió de la aventura, con una vida rica en amor y plena de mundanidad y no se ha convertido en nada, sigue siendo la misma, pero con un equilibrio que no había tenido nunca.

“No podemos ir al Club Med todas las semanas, pero con esta respiración se te quita todo el estrés, no tiene efectos secundarios, sin costo y tal como te lavas el cuerpo, estás limpiando tu mente”, decreta.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores