Conoce la real efectividad y lo que debes tomar en cuenta en un tratamiento de cavitación

Este procedimiento promete eliminar grasa, pero es importante considerar algunos factores antes de caer en la tentación de realizarse uno.

15 de Julio de 2013 | 17:38 | Por Francisca Vargas

¿Cuántas veces ha llegado a tu mail una oferta "imperdible" de tratamiento estético que promete eliminar grasa y centímetros? Seguramente la respuesta es "muchas" y es probable que alguna vez te hayas sentido tentada por una de ellas, pero te detiene la pregunta: ¿será efectivo?

Uno de los procedimientos más ofrecidos es la cavitación, también conocida como "lipoescultura sin cirugía". En ella se trabaja con ultrasonidos de baja frecuencia que producen burbujas microscópicas dentro de las células adiposas, destruyendo sus membranas y haciendo que éstas implosiones (se rompan hacia adentro). Como consecuencia, la grasa se diluye, pasa al sistema linfático y luego es eliminada por el organismo.

Se trata de un tratamiento que los centros de estética recomiendan mucho para combatir la celulitis, la grasa localizada y reducir el volumen corporal, pero si decides hacértelo es importante que tomes en cuenta algunos factores.

Para Rodrigo Donoso y Rolando Molina de Medical Beauty Center, las máquinas de cavitación que se usan para tratamientos estéticos, han comprobado ser eficaces con un número adecuado de sesiones.

Sin embargo, sostienen que no hay que engañarse con que se va a lograr una reducción total con pocas sesiones, más aún cuando el volumen de tejido adiposo que se tiene que trabajar es alto.

Por lo tanto, enfatizan que siempre va a depender de las características personales de quien se somete al procedimiento, y agregan que lo más recomendable es tomar tratamientos flexibles que se ajusten a las necesidades de cada cuerpo, ya que frecuentemente una sola aparatología o técnica no es suficiente para lograr la delgadez.

En este sentido, Claudia de la Cruz, dermatóloga de Clínica Dermovein, aconseja informarse respecto a los resultados que se pueden obtener con un determinado número de sesiones semanales. Para esto -dice- es fundamental que a la persona se le realice una evaluación previa.

"Si hay zonas muy dañadas, lo normal es experimentar un 10% de mejorías. Ahí es la misma paciente quien debe decidir si hacer el tratamiento o no", sostiene la especialista.

Asimismo, la dermatóloga añade que para que un tratamiento de cavitación sea exitoso, quien se lo realiza debe estar comprometida a mejorar, lo que demuestra -por ejemplo- con su constancia para asistir a las sesiones y los cambios en sus hábitos de vida.

"Si no pones de tu parte, se hace más complicado obtener los resultados esperados", dicen por su lado Rodrigo Donoso y Rolando Molina.

Recurrir a profesionales

Otro aspecto que es fundamental de tomar en cuenta a la hora de hacerse este tipo de procedimientos, es el lugar que lo ofrece y la persona que concretamente lo realizará, la cual -enfatiza Claudia de la Cruz- debe tener conocimientos médicos. Esto porque puede darse el caso de que la paciente presente lunares, manchas o protuberancias que al examinarlas podrían implicar una contraindicación.

La especialista agrega un dato que no se debe pasar por alto: "En la mayoría de los países de Europa están prohibidos los tratamientos en base a ultrasonidos, ya que hay estudios de pacientes que han sufrido necrosis cutánea, hematomas, lesiones subcutáneas o trombosis".

"Lo más importante es que hay que regular estas actividades y no se puede dejar en manos no médicas. Creo que estos tratamientos deben ser exclusivamente médicos y precedidos del correspondiente consentimiento informado", dice la especialista.

Además, es importante considerar que las cavitaciones están directamente prohibidas para ciertas personas. "Pacientes con cardiopatía o epilepsia; embarazadas y madres en época de lactancia; personas con marcapasos, patologías auditivas, cáncer, prótesis metálicas, problemas hepáticos y/o renales (piedras, trasplantes, etc.), es mejor que las eviten", señala René Flores, cirujano plástico de Clínica RFA.

El médico agrega que el procedimiento tampoco debe ser aplicado sobre lesiones agudas de la piel, como úlceras, heridas o psoriasis, entre otras.

En relación a los equipos que se utilizan para realizar los tratamientos, la dermatóloga indica que es importante consultar respecto a su certificación, lo cual significa que estudios y médicos han comprobado su verdadera efectividad.

"Siempre hay que preferir máquinas originales y es un deber del paciente exigir la certificación de la FDA (Food and Drug Administration)", enfatiza.

René Flores añade que además de la certificación de las máquinas, es importante la post venta de éstas, es decir, su mantención y servicio técnico.


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores