Descubre cómo puedes bajar hasta 10 kilos al mes de forma fácil y sana

La dieta proteinada, creada por el médico español Agustí Molins, ofrece una alternativa saludable para perder los kilos que sobran, en especial para quienes padecen de sobrepeso u obesidad.

02 de Agosto de 2013 | 15:50 | Por M. Francisca Prieto, Emol
"Mi intención es poder ayudar a mucha gente en Chile, que tiene un problema de obesidad importante. A ver si conseguimos reducir un poquito ese índice de obesidad", sostiene Agustí Molins, médico español que esta semana estuvo en el país para hablar sobre la dieta proteinada, un régimen alimenticio creado por él y que -enfatiza- no consiste en consumir sólo proteínas, como podría suponerse por su nombre.

Molins viajó a Chile a capacitar a un grupo de médicos para que puedan prescribir la dieta proteinada, en especial a quienes tienen problemas de sobrepeso u obesidad, ya que está diseñada para pacientes que tienen un índice de masa corporal por encima de 30.

"No me parece muy coherente que alguien que quiera bajar un par de kilos, quiera hacer una dieta que le va a requerir análisis y pruebas (como se hace en la proteinada)", afirma Molins, y agrega que su régimen está más orientado a aquellas personas a las que les sobran 15 kilos o más.

Pero, ¿en qué consiste? "Es un tratamiento que está caracterizado porque hay un control médico y porque consta de una reducción de hidratos de carbono y de grasas, y el aporte de la cantidad adecuada de proteínas de muy alto valor biológico que el paciente necesita. Además, se suplementa con minerales, vitaminas, agua, verduras, aceite y así el paciente pierde peso manteniendo su masa muscular", detalla el médico español.

Es posible que por el énfasis que pone en las proteínas, esta dieta te recuerde a la famosa Dukan, pero Agustí Molins se apura en resaltar las diferencias entre ambas, como por ejemplo el hecho de que la ideada por el médico francés se sigue con un libro. "No me parece que eso sea muy ético. La dieta es un proceso bioquímico de cambio muy importante en nuestro organismo, que debe ser controlado por un médico", sostiene.

Molins afirma que otra diferencia entre ambas es que la dieta Dukan no suplementa al paciente con minerales y vitaminas, como se recomienda para los regímenes en los que se pierde peso rápidamente. En cambio -dice-, la proteinada sí lo hace, entregando a quienes la siguen calcio, sodio, magnesio, potasio y vitaminas, en dosis que se calculan de acuerdo a las necesidades de cada uno.

Según el médico, otra diferencia importante es que la creada por el francés utiliza proteínas de origen animal, mientras que la del español son de alto valor biológico, es decir, contienen todos los aminoácidos que el cuerpo necesita. Estas proteínas -explica Molins- son entregadas al paciente en sobres que se reconstituyen y que prácticamente no contienen grasas, por lo que no implica una sobrecarga para el hígado.

Además, la cantidad de proteínas que se dan a los pacientes depende de las necesidades que cada uno tenga. "Sin embargo, yo no he visto en ninguna parte de ese libro (dieta Dukan), cuánta cantidad de proteínas debe tomar el paciente", indica Molins.

De la fase 0  a la dieta de equilibrio

Eso sí, la dieta proteinada sí puede parecerse a la Dukan en que el hecho de que ambas se realizan en etapas. En el caso de la del médico español, la primera es la denominada fase 0 y en ella el especialista decidirá si el paciente puede seguir el régimen, sobre la base de exámenes y su historia clínica.

Luego, en la fase 1, la persona debe comer cinco preparados de proteínas al día, los que debe complementar con verduras con poco contenido de azúcares en el almuerzo y la cena. "Esto se suplementa con vitaminas, minerales, agua y cantidades determinadas de aceite, y así el paciente va a conseguir perder peso de una forma determinada, que es como nosotros queremos", afirma Molins.

En la fase 2, en tanto, el paciente comienza a consumir proteína de tipo animal una o dos veces al día, ya sea en el almuerzo y/o cena. "Empezará a comer carne, pescado, pollo, huevos, etc., sustituyendo a los preparados de proteínas de alto valor biológico", explica el médico.

Posteriormente, cuando la persona está a punto de alcanzar su peso ideal, debe comenzar a incorporar a su dieta los distintos grupos de alimentos. "Iremos introduciendo de forma progresiva verduras con más contenido de azúcares, luego las pastas, arroces, papas, frutas y al final las grasas", dice Molins.

Entre las fases 4 y 5, el paciente alcanzaría su punto de equilibrio nutricional, el cual idealmente debería mantener por el resto de su vida, sin temor al efecto rebote, ya que -según el médico español- con la dieta proteinada no ocurre. ¿La razón? "Eso pasa cuando las dietas se llevan mal, es decir, cuando en la pérdida de peso lo que se pierde es masa muscular. Si se pierde masa muscular, el metabolismo desciende y, por lo tanto, si se ingiere la misma cantidad de calorías, se sube más cantidad de grasa de reserva. Eso sí sería un efecto rebote que no ocurre en esta dieta, porque se mantiene la masa muscular", explica.

En este sentido, Agustí Molins asegura que el régimen que propone es "muy saludable" y, por esta razón, puede mantenerse por el tiempo que se necesite. "He tenido pacientes con más de un año de dieta activa, porque tenían que perder más de 100 kilos, sin ningún contratiempo", resalta. Sin embargo, es importante considerar que así como es ideal para quienes padecen sobrepeso u obesidad, también tiene algunas contraindicaciones claras respecto a las personas que no la pueden seguir:

- Quienes tienen necesidades especiales de alimentación (niños en crecimiento, adolescentes hasta los 16 años, mayores de 65 años).

- Mujeres embarazadas o en etapa de lactancia.

- Pacientes con problemas al páncreas, en particular quienes padecen diabetes tipo I.

- Personas con enfermedad hepática o renal grave.

- Quienes padecen lupus, tiroiditis autoinmune o enfermedades similares (en estos casos, su médico de cabecera debe autorizar la realización del régimen).

Hasta 10 kilos al mes sin pasar hambre

El médico español asegura que, si una persona respeta las directrices tanto de su método como del médico, con la dieta proteinada puede bajar entre seis y 10 kilos al mes de forma fácil y sin pasar hambre.

"Con esta dieta se forman unas sustancias químicas que se llaman cuerpos cetónicos, que son anorexígenos, es decir, quitan el hambre. Así, la persona quizás va a tener el deseo de comerse un plato de pasta, pero sin hambre va a poder tolerar mejor el hecho de no poder comerlo. Y la verdad es que después de 48 o 72 horas de seguir la dieta, ese estado de cetosis se consolida y el paciente no siente hambre", explica.

Molins señala que, como en todas las dietas, la práctica de ejercicio también es importante al seguir su régimen. Sin embargo, aclara que al comienzo la actividad física no debe ser intensa, ya que el cuerpo no tiene suficientes reservas energéticas. Luego, conforme va avanzando, el paciente comienza a tener una condición metabólica y física que sí le permite ir incorporando ejercicios de mayor intensidad.

Los detalles del régimen que propone el médico español pueden encontrarse en "La dieta proteinada", libro que Molins lanzó el año pasado. Eso sí, el médico español es enfático en aclarar que el texto "no es un manual" -como ocurre con el de la dieta Dukan-, sino "una guía para que los pacientes que están haciendo la dieta, la entiendan y cometan el mínimo número de errores posibles".

El libro de Agustí Molins aún no está disponible en Chile, pero su autor espera que llegue pronto, y para ello está trabajando en adaptar los menús y las tablas nutricionales a la realidad nacional. Sin embargo, sí puedes encontrar el tratamiento en la clínica Estetika Médica, la cual cuenta con profesionales capacitados para prescribir el régimen.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores