El método Yuen que identifica y corrige debilidades ocultas

Es una técnica terapéutica y energética creada hace 30 años por el doctor Kam Yuen, maestro Shaoling Kung Fu.

29 de Noviembre de 2013 | 14:56 | Por Francisca Vargas V.

No es un tratamiento sino una experiencia viva.

En una sesión no hay contacto físico, sino que son conversaciones activas donde, a través del diálogo y la conexión energética e intuitiva se logran identificar y corregir las principales debilidades ocultas bajo un dolor, malestar, enfermedad física o mental, según explica Soledad Burmeister, instructora certificada y entrenada por el creador del método, el doctor Yuen desde 2009 (www.metodoyuenchile.com).

“El método es una fusión de técnicas energéticas milenarias del Shaolin Kung Fu, las artes marciales y prácticas taoístas con la física cuántica, quiropraxia y la neurolingüística, que permiten fortalecer y obtener resultados a una velocidad abismal”, sintetiza la experta.

Para entenderlo mejor, comenta, que el Método entiende al ser humano como un computador con un sistema operativo y diversos programas activos o inactivos, encendidos o apagados que organiza y sintetiza en paquetes de información estructurados en triadas, pentágonos, hexágonos y octágonos, donde por cada área que las conforma se puede determinar la debilidad que afecta.

Por tanto, lo que hace es actuar en una o varias dimensiones al mismo tiempo. Es decir, actúa a nivel físico en el cuerpo, mental en los pensamientos y emociones, y en una dimensión espiritual, que revisa experiencias en esta u otras vidas.

 “Los seres humanos somos vulnerables, respondemos al lenguaje, la palabra hablada y la energía del pensamiento, y lo que hacemos con el método es mover y redireccionar energía para fortalecer la debilidad manifiesta”, añade la instructora.

El origen

El creador de la técnica es el doctor Kam Yuen, maestro Shaolin Kung Fu y médico quiropráctico quien se niega a ser considerado como maestro y se autodefine como un hombre con experiencia.

Mientras que su método Yuen, surge a partir de su experiencia como asesor de artes marciales para la emblemática serie “Kung Fu”, donde comienza a generar diversas e increíbles mejoras en los actores y extras, tanto físicas como mentales y espirituales, que luego sistematizó.

“Durante ese período Yuen fue un pionero y ávido defensor del Kung-fu, el Tai Chi, el Qigong y el Feng shui, aunque ahora está retirado, lleva cerca de 30 años difundiendo y aplicando su método con éxito a más de 300.000 pacientes con problemas de salud agudos o crónicos y con problemas en su vida”.

De todas maneras, Soledad Burmeister, advierte que el método no es un tratamiento sino que es una experiencia medible por los cambios y resultados que obtiene la persona.

“Algo que dolía dejó de doler, algo que molestaba dejó de molestar, algo estancado comenzó a fluir… El cambio lo puedes percibir de inmediato, minutos, horas, días después. A veces hay debilidad de conciencia, lo que inhibe la percepción de cambio, entonces hay que volver a fortalecer hasta lograr la estabilidad, el equilibrio y centro”, dice.

¿Cómo funciona?

El me´todo Yuen no es una religio´n. Esta´ exento de creencias y dogmas, no apoya ni rechaza nada. Es una técnica de autoaplicación y para aplicación externa. Y no se necesitan poderes especiales para aprenderla.

Ahora, de acuerdo a lo explica la experta, el método Yuen funciona despertando la inteligencia física, que es nuestro cerebro y sus conexiones con el resto del sistema nervioso central, conduciendo a la persona a que haga uso de sus capacidades reales ma´s alla´ de la limitaciones de la mente.

¿Cómo? Con suaves movimientos de energía que él o la especialista, hacen con las manos como en el arte marcial, mientras pronuncian las nuevas asociaciones y conversan contigo. Algo mágico y muy oriental.

“Cuanto más fortalecido tengamos nuestro sistema nervioso central (SNC) mejor es nuestra experiencia y nada puede debilitarnos ni el dolor, ni la enfermedad, ni las experiencias del pasado, o los pensamientos sobre el futuro”, puntualiza. Para ello, se realiza una nueva configuración del SNC.

“El SNC se puede homologar con el sistema operativo de un computador, los comandos se ubican en nuestra inteligencia física, la información es distribuida desde ahí y las respuestas retornan donde mismo”, detalla Burmeister.

Desde esta perspectiva, el SNC sería el responsable de la calidad con que la información se despliega o no, de la velocidad con que ocurren los procesos, del almacenamiento con mayor o menor eficiencia, de la eliminación de archivos corruptos y la información inservible que afecta el funcionamiento global.

¿Qué sana?

“Una enfermedad puede estar originada en el nivel mental, una emoción puede traspasar el cuerpo físico…Todo está conectado y ocurre al unísono. El método se ocupa de la vida, y en ese contexto se ocupa de nuestras experiencias físicas y no físicas”, explica Soledad Burmeister.

En otras palabras, el método enseña a estructurar información geométricamente. Nada es aislado y nada ocurre como algo único.

“El contexto general de la vida, por ejemplo, es un hexágono, en él se encuentran las relaciones, finanzas, propósito, futuro, fitness, salud. Si una de esas áreas falla, las otras también”, sostiene.

Aunque cualquier persona que vive la experiencia del método Yuen, entra en un proceso de crecimiento y expansión de conciencia. “Tengo experiencia con personas que en una sesión dicen avanzar lo que no han logrado en meses o años de terapia convencional”, asegura.


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores