Consejos para que el baño de tu bebé sea perfecto

Aunque la mayoría de las madres lo hacen de acuerdo a su experiencia o comodidad, aquí te damos algunos tips para que se transforme en un momento especial y de apego.

19 de Febrero de 2014 | 12:56 | Por Fernanda Villalobos Díaz

No siempre es apropiado decirles a las mamás cómo deben cuidar o criar a sus hijos, pero a veces necesitan de una pequeña ayuda en ciertas cosas, como puede ocurrir con el primer baño del bebé.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el objetivo que tiene el baño de los recién nacidos no es únicamente de limpieza, sino que implica un momento de relajo y conexión de los padres con sus hijos.

"Un baño ideal para un recién nacido es aquel que tiene como finalidad el relajo del pequeño, porque hasta ese momento no se ensucian", sostiene María José Frank, dueña de la importadora de productos para bebé "Blanca y Augusto".

Frank agrega que para que se cumpla ese objetivo, se debe poner atención en varios factores, como la temperatura del agua (la madre debe probarla con su codo), el lugar donde tendrá lugar el baño (debe ser tranquilo) y que todo (toalla, ropa, pañales, etc.) esté preparado para cuando se saque al bebé del agua.

Carolina Méndez, pediatra del Hospital San Juan de Dios, agrega por su parte, que los recién nacidos deben bañarse por primera vez días después de que se ha producido la caída del cordón umbilical, que ocurre entre los siete y 10 días de vida. Antes de ello, la limpieza debe hacerse con un algodón remojado en vaselina y agua, más que nada para lubricar su piel, ya que tiende a descamarse tras el nacimiento. 

Para el baño, la especialista recomienda usar agua tibia, jabón hipoalergénico y evitar que se extienda por más de cinco minutos.

Respecto al lugar, la pediatra señala que el baño puede realizarse en la tina -hay mamás que se bañan junto a sus bebés, lo que según Carolina Méndez "favorece el apego"- o en una bañera especial para recién nacidos. El mercado ofrece una gran variedad de ellas, aunque llaman especialmente la atención las denominadas "Tummy Tub".

Estas bañeras imitan el ambiente natural del útero materno y permiten que el bebé esté en posición fetal. "En rigor, es el único medio donde pueden afirmar la cabeza y dejarlos sin tener que sujetarlos", afirma María José Frank, quien las vende en su tienda.

Relajo total

Otra forma de imitar el ambiente del útero materno durante el baño, es practicando el método denominado "Thalasso Baby Bath", implementado por la francesa Sonia Rochel y ampliamente difundido durante 2013 en un video que circuló en internet.

En las imágenes, la enfermera de la Clínica de la Muette aparece dándole baños a recién nacidos, los cuales logran tal nivel de relajo, que prácticamente se quedan dormidos mientras están en el agua.

Tras el éxito logrado por el video -actualmente tiene más de nueve millones de visitas-, Rochel explicó que su técnica es el resultado de 24 años de experiencia con recién nacidos y que es indicada para bebés menores de dos meses.

Pero no se quedó ahí y decidió crear un blog donde comparte sus consejos para que el baño de los bebés resulte perfecto. Aquí hay algunos:

- La hora ideal para hacerlo es por la noche, ya que los bebés duermen mejor después de su baño.

- La madre o quien vaya hacerlo, debe estar física y mentalmente preparada y concentrada en ello. Esto significa que en el medio del baño, no puede contestar su teléfono celular, por ejemplo.

- Un lugar cómodo para realizar el baño es el lavamanos, siempre y cuando sea lo suficientemente grande y profundo. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con que la cabeza del bebé no se golpee con la grifería.

- Acompañar el baño con música suave relaja tanto al bebé, como también a sus padres.

- Durante el baño, el bebé debe mojarse de forma gradual, empezando por sus piernas y espalda, para luego seguir con el resto de su cuerpo. ¡No te asustes si le cae agua sobre su rostro!

- No es necesario usar jabón en todos los baños, sino que cada uno o dos días es suficiente. Asimismo, en lugar de recurrir a paños o esponjas sólo usa tus manos para frotarlo.

- El bebé se relajará más si lo meces suavemente dentro del agua.

- Una vez terminado el baño, envuelve a tu bebé en una toalla grande y, si está intranquilo, abrázalo para calmarlo. Luego puedes ponerlo sobre alguna superficie segura y darle un relajante masaje, que lo hará dormir profundamente.  


Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores