Madre advierte sobre peligro de los collares de ámbar para la dentición

Su hija de 21 meses casi se asfixió con uno. Especialistas dicen que no está demostrado que alivien el dolor.

13 de Marzo de 2015 | 15:00 | Emol
Desde hace algún tiempo, los collares de ámbar se han vuelto un accesorio indispensable para los niños que están en etapa de dentición y han ido reemplazando a los tradicionales mordedores que calman las molestias del proceso. Quienes los promueven dicen que cuando el ámbar se calienta por la temperatura corporal del bebé, libera una sustancia que alivia el dolor y que pasa a través de la piel hacia el torrente sanguíneo.

Sin embargo, instituciones de salud de diversos países han advertido sobre su potencial peligrosidad, debido a que las cuentas pueden eventualmente desprenderse de los collares o bien éstos pueden apretar el cuello de los bebés, provocándoles una asfixia.

Es precisamente esto último lo que casi le ocurrió a Ellie, de 21 meses, en febrero pasado y cuya madre Ashleigh Ferguson quiso hacer público en su Facebook para que sus amigas y otras mujeres tomen las precauciones necesarias con sus hijos.

Todo pasó cuando Ashleigh fue a despertar a Ellie por la mañana, presintiendo que algo podía haberle ocurrido ya que había dormido más de lo normal. Y así era: cuando se acercó notó que su hija estaba boca abajo y con uno de sus brazos enredado en el collar de ámbar.

"La encontré con su brazo atorado en el collar a la altura del hombro. Cómo pasó el brazo hasta ese punto, nunca lo sabré", contó Ashleigh en su post de Facebook. La madre agregó que, para suerte de Ellie, el collar le presionó la nuca y no la parte delantera del cuello. "Si hubiese estado en un punto diferente… es inimaginable", afirmó.

La niña, que usaba el collar 24/7 desde hacía 9 meses, quedó con las cuentas de ámbar marcadas en su brazo y cuello. Por esta razón, Ashleigh les recomendó a sus amigas que no lo utilicen cuando sus hijos están durmiendo, pese a que algunos fabricantes aseguran que no pasa nada si se dejan puestos.

"No es seguro, lo aprendí de una manera dura y no quiero que ustedes pasen por eso o algo peor", señaló.

Entrevistada por "The Daily Telegraph", Ashleigh afirmó que, pese a la terrible experiencia que pasó con su hija, aún confía en el poder terapéutico del ámbar, algo que en realidad aún no ha sido científicamente demostrado.

"Puedo decir con seguridad que las afirmaciones sobre el alivio del dolor son infundadas (…) No hay un estudio de investigación", declaró Phillip Siddal, experto en medicina del dolor de la Universidad de Sydney.

"El ámbar sí contiene ácido succínico, pero no es muy volátil por lo que habría calentarlo hasta al menos 200 grados Celsius para sacarlo del ámbar y que entre al torrente sanguíneo de un bebé. En términos sencillos, es extraordinariamente poco probable", afirmó por su parte Allan Blackman, profesor de química de la Universidad de Auckland, quien trabajó en la evaluación de este tipo de collares.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores