La ironía de Moschino transformó el traje de sastre en Pitti Uomo

El humor de Jeremy Scot volvió con todo el éxito de la firma italiana hasta Florencia, con los particulares estampados y colores que caracterizan su marca. Mira nuestra galería.

19 de Junio de 2015 | 14:07 | EFE

Un divertido homenaje a los trajes de los pilotos de Fórmula 1 ha inaugurado la colección de Scot.

EFE
FLORENCIA.- Moschino vuelve a su tierra natal, Italia, con una propuesta en la que, cómo no, derrocha humor e ironía, y un desfile en el que combina, juega y se ríe de la estética de la realeza más barroca, en contraste con los códigos deportivos de la Fórmula 1.

Acompañado por su musa inseparable, la cantante Katy Perry, Moschino ha convertido de nuevo la pasarela en un ejercicio surrealista de iconografía pop y humor, que vestirán a su creciente número de seguidores la próxima temporada de primavera/verano 2016.

Un divertido homenaje a los trajes de los pilotos de Fórmula 1 ha inaugurado la colección, con esculturales modelos ataviados con trajes ajustados, en tonos azul y blanco, repletos de anuncios, cadenas de oro tipo rapero y por casco, coronas de tamaño superlativo, que confería a la puesta en escena un componente de parodia.

Si no hay humor, no hay Jeremy Scot. El diseñador estadounidense trasladó el desfile de Moschino a Italia, en un momento en que la firma italiana vuelve a disfrutar del esplendor que disfrutó con su fundador, Franco Moschino. La clave, diseños cuanto más mediáticos mejor, uso abusivo del logo (el suyo propio y el de McDonald’s o Bob Esponja) y el apoyo de estridentes it-girls como Katy Perry o Rihanna.

Scott (1974), el máximo responsable de la vuelta de la moda del logo, ha rebajado en cambio la presencia del emblema de la firma, y lo ha sustituido por colores chillones, rosa chicle, naranja metálico y colores neón, intercalado por algún que otro despistado encaje negro.

Tras su visionado del mundo de la Formula 1, tanto para hombre como para mujer, la irreverente visión del diseñador ha virado su propuesta hacia una serie de diseños más festivos y sofisticados, inspirados en la decadencia barroca de la corte francesa de Luis XVI.

Brocados en tonos pastel, encajes, seda y estolas de piel, han recordado con fina ironía al esplendor de las fiestas del Palacio Corsini, el escenario renacentista que ha acogido el desfile, y cuyas paredes, cuajadas de frescos centenarios, han asistido atónitas a la propuesta de Moschino.

Para ellos, trajes de chaqueta pantalón, chalecos ajustados, chapines y pañuelos al cuellos, aderezo con algún que otro lunar, peluca francesa, y muchos polvos de talco; ellas, han marcado su sensualidad con sugerentes vestidos palabra de honor, colas rematadas en grandes lazos, mirada lánguida y plumas en la cabeza.

Para rebajar tanta pompa regia, ensalzada por dorados, brillos de sedas y la suavidad de las plumas, Scott ha incorporado a los diseños para mujer, dibujos animados y tonos como rosa chicle, magenta, ácidos amarillos, fresas y azul eléctrico.

En el apartado de complementos, la propuesta deportiva ha salido ganando, con numerosas bolsos y mochilas para hombre en tonos primarios, con guantes y zapatillas de deporte a juego, un "déjà vu" de su etapa de diseñador en Adidas.

El desfile de Moschino es el broche de oro de la 88 edición de Pitti Uomo, la feria más importante de moda masculina de Italia, donde el uniforme es el traje sastre de corte italiano -como mucho humita, calcetines y pañuelo a juego- y al que el diseñador americano ha dado una lección de ironía y humor.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
FRASE DEL MOMENTO
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores