EMOLTV

Blog de belleza: Útiles consejos para prevenir la deshidratación de la piel en verano

La transpiración, el viento y la sal marina agreden a la piel durante la temporada estival, a raíz de lo cual pueden aparecer arrugas. ¡Lee aquí los tips de la doctora Claudia Avaria para evitar que esto ocurra!

29 de Enero de 2016 | 14:36 | Por Claudia Avaria
imagen
Fotobanco
Una piel resquebrajada, trizada y con arrugas en torno a los ojos y en pómulos, es hoy frecuente en personas que eran adolescentes en la década de los 80, cuando el culto por el sol llevaba a largas horas de exposición a los rayos UV y trucos para acelerar el bronceado.

Afortunadamente, lejos de eso hoy el énfasis está puesto en la prevención, con la conciencia de que una exposición desprotegida al sol arriesga la salud, acelera el envejecimiento y genera manchas en la piel.

Una de las agresiones a las que se somete la piel en verano es la deshidratación por la transpiración, el viento y la sal marina.

Otro factor que afecta la hidratación es que la radiación UV daña las moléculas de ácido hialurónico que de manera natural están en la piel, y que cumplen la función de captar y retener el agua que bebemos con el fin de hidratarla.

Estas moléculas tienen la capacidad de absorber 1.000 veces su peso en agua. Al quedar dañadas, dejan de cumplir su papel de hidratar, provocando resequedad y tirantez en la piel, y arrugas superficiales que se profundizarán con los años.

Para prevenir la resequedad de la piel y que surjan arrugas por deshidratación, es recomendable:

- Ingerir frutas y verduras con alto porcentaje de agua como sandía, manzana, tomate, lechuga o espinacas

- Beber diariamente de 2 a 3 litros de agua o líquidos que hidraten, como jugos naturales. Bebidas carbonatadas como las cola, el café, té y alcohol producen deshidratación.

- Aplicar cremas hidratantes al menos dos veces al día, porque aunque alcanzan la capa superficial de la piel, ayudan a retener agua. Los serum con ácido hialurónico penetran en las capas más profundas de la piel aportando una mayor hidratación y protección de las células cutáneas

- Aplicar aguas termales para hidratar de manera tópica durante el día.

- Consumir alimentos que contienen y que estimulan la producción de ácido hialurónico, como palta, papaya, mango y soya.

- Evitar largas exposiciones al sol, entre las 11:30 AM y 04:00 PM, y usar siempre protección solar con filtro UVA y UVB.

Como las líneas faciales son un recuerdo de verano que nadie quiere, también han surgido tratamientos para prevenir la formación de arrugas por deshidratación, como la mesoterapia con Ácido Hialurónico, que prepara la piel del rostro antes de exponerla al sol, hidratándola en profundidad.

Este tratamiento ayuda a prevenir la resequedad cutánea y arrugas producidas por la deshidratación en rostro (contorno de los ojos, pómulos y mejillas), cuello y escote.

Para ello, se inyecta directamente en la dermis de la piel las moléculas de ácido hialurónico que captan y retienen agua como un receptáculo, para protegerla y mantenerla hidratada cuando se somete al sol, sal y viento que la resecan.

La técnica debe estar acompañada del consumo de aproximadamente 2 a 3 litros de agua diarios, que aportarán el líquido que será retenido en la piel.

Este tratamiento de hidratación profunda es recomendable en general para quienes se expondrán al sol y especialmente mayores de 40 años, pues contrarresta la menor producción de ácido hialurónico que realiza el organismo con el avance de la edad, y que se evidencia en resequedad cutánea.

Saludos,

Doctora Claudia Avaria, directora de Clínica Avaria (www.clinicaavaria.cl).