EMOLTV

Prueban cápsula subcutánea con células productoras de insulina que podría curar la diabetes tipo 1

El dispositivo ya fue testeado con éxito en ratones y hace un año fue implantado a una docena de personas que padecen la condición, con resultados bastante prometedores.

04 de Febrero de 2016 | 10:10 | AP
imagen

El Encaptra junto a una moneda de un cuarto de dólar, para comparar su tamaño.

AP
SANTIAGO.- Son muchas las investigaciones que científicos de todo el mundo realizan para encontrar una cura definitiva para la diabetes tipo 1. Es así como, por ejemplo, la semana pasada la revista "Nature" publicó los prometedores resultados de un estudio realizado por la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), en el que los científicos lograron restaurar la función de la insulina en ratones tras implantar células productoras de esa hormona.

Hoy, en tanto, la farmacéutica Johnson & Johnson anunció que se unió con la firma de biotecnología ViaCyte, para acelerar el desarrollo del primer tratamiento con células madre que podría corregir esta condición, que en Chile afecta a unas 15 mil personas.

La diabetes tipo 1 se presenta cuando el sistema inmune mata las células beta del páncreas que producen la insulina, una hormona que tiene la importante función de controlar los niveles de azúcar en sangre. De esta manera, quienes padecen la condición no cuentan con la insulina que transforma la glucosa de los alimentos en energía, por lo que deben inyectársela varias veces al día, en un tratamiento muy exigente y a veces agotador. Si no lo hacen, sus glicemias se elevan, lo que a largo plazo puede dañar varios órganos de su cuerpo, a raíz de lo cual pueden sufrir ceguera, fallo renal y amputaciones de extremidades, entre otras graves complicaciones.

El avance dado a conocer hoy implica inducir células madre embrionarias para convertirlas en células que producen insulina, en una pequeña cápsula que se implanta bajo la piel. El dispositivo protege a las células del sistema inmune, que de otro modo las atacaría como invasoras.

La cápsula es plana y más pequeña que una tarjeta de visita, lo que permite retirarla rápidamente en caso de que surja algún problema

"Esta podría ser la buena", dijo el doctor Tom Donner, director del centro de diabetes en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins. "Es como fabricar un nuevo páncreas que fabrica todas las hormonas" necesarias para controlar el azúcar en sangre.

Donner, que no participa en el estudio, dijo que si el dispositivo proporciona a los pacientes niveles normales de insulina, "va a impedir que millones de diabéticos sufran peligrosas complicaciones".

Resultados prometedores


El Encaptra, como fue bautizada la cápsula, fue probada en miles de ratones, en los que las células productoras de insulina maduraron y produjeron la hormona necesaria durante la vida del roedor.

Hace un año, la cápsula fue implantada en una docena de personas con diabetes tipo 1, a quienes se vigilará durante dos años para analizar la producción de insulina y otros efectos.

Eso sí, ya fue comprobado que a las 12 semanas, el dispositivo se había adosado adecuadamente a los vasos sanguíneos cercanos. Asimismo, las nuevas células productoras de insulina seguían multiplicándose y no se identificaron efectos secundarios.

Pronto, otros 12 pacientes recibirán la misma dosis de células en la cápsula y, si todo va bien, en la próxima ronda de pruebas se implantará un dispositivo con una dosis completa de células. Si las pruebas son exitosas, el producto podría estar disponible dentro de varios años para los diabéticos tipo 1 y, con el tiempo, también podría tratar a los diabéticos tipo 2 que utilizan insulina.

Según Betul Hatipoglu, endocrinóloga de la Clínica de Cleveland, los resultados preliminares con Encaptra son prometedores. "Hace falta más investigación para seguir comprendiendo su impacto", afirmó y agregó que aún los científicos deben afinar con precisión el dispositivo y determinar si hay problemas de seguridad imprevistos.