EMOLTV

Expertos aseguran que primeros 8 años de vida son esenciales para prevenir adicciones

Los estudios piden redireccionar las investigaciones sobre el abuso de sustancias hacia la edad temprana y dejar de centrar la atención en la adolescencia.

10 de Marzo de 2016 | 12:44 | Emol
imagen
El Mercurio
SANTIAGO.- El consumo de drogas y alcohol ha estado asociado a la adolescencia desde hace muchos años. Sin embargo, una nueva investigación relacionada a cómo tratar la dependencia de ciertas sustancias perjudiciales para la salud, ratifica que todo comienza en el embarazo. En este sentido, fortalecer la autoestima y las habilidades sociales de los menores antes de los 8 años, previene una adultez lejos del abuso de sustancias, según el reporte entregado por autoridades del Reino Unido.

El informe elaborado por el Instituto Nacional de Salud de ese país, también asegura que el estrés que un niño presenta antes de los 8 años juega un rol fundamental en su comportamiento como adulto.

Así, el bajo rendimiento escolar, la inseguridad y episodios de ira, son síntomas recurrentes en niños que terminan desarrollando algún tipo de adicción cuando llegan a la adolescencia.

Igualmente, experiencias como divorcios o cambios de casa y estilo de vida, se presentan como factores de riesgo para un eventual abuso de alcohol o sustancias.

La intervención adulta para ayudar a los niños a resolver este tipo de episodios, previene que tengan una adolescencia y adultez conflictiva, según expertos.

La doctora Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas sostiene que "gracias a tres décadas de investigaciones sobre qué ayuda a los niños a sobrellevar episodios de estrés, tenemos la oportunidad de intervenir desde edad temprana para prevenir futuros desórdenes que desencadenen abusos con psicotrópicos".

En la adolescencia, las actitudes, comportamientos e interacciones familiares no son tan fáciles de cambiar. Por esto, los primeros 8 años de vida de un niño son importantes para disuadir a los jóvenes de una vida de adicciones, debido a que el desarrollo cerebral es mucho más rápido que en cualquier otro período de su vida.

El contexto donde un niño se desarrolla -barrio, establecimiento educacional, entre otros- también juega un rol importante en el desarrollo de su estabilidad emocional. La relación sostenida con sus padres y parientes es considerado también un factor de cambio en actitudes negativas de los jóvenes.

Según señala el reporte, "proveer de un hogar estable, nutrición adecuada y estimulación física y cognitiva antes de los 8 años, previene a los niños de buscar en su edad adulta los sustitutos de una vida estable como las drogas o abusar del alcohol".

Para niños donde ya es muy tarde acceder a este tipo de intervención parental o familiar, los expertos recomiendan no intervenir de forma brusca en la adolescencia.