EMOLTV

Perra militar que perdió su pata en Afganistán recibe medalla de honor

Lucca sufrió heridas y quemaduras tras salvar la vida en numerosas ocasiones a los soldados. Hoy es premiada, mientras disfruta su jubilación del Cuerpo de Marines. Conoce su historia.

05 de Abril de 2016 | 13:32 | Emol
SANTIAGO.- El día que perdió su pata, Lucca, una pastor alemán, había encontrado un arsenal de artefactos explosivos improvisados, y había avisado correspondientemente a las tropas que protegía con su trabajo descubriendo armamento escondido, y que para ese 23 de marzo de 2012 llevaba 6 años ejerciendo.

En la rutina de su labor como perra militar, en pleno conflicto en Afganistán, fue enviada más tarde a registrar con su poderoso olfato un camino cualquiera, cuando una mina antipersonal explotó bajo ella. Su patita izquierda la perdió al instante, y las quemaduras y heridas en su pecho y cabeza hacían temer lo peor. Pero al ver que Lucca luchaba por ponerse de pie e incorporarse, el cabo Juan Rodríguez la tomó en brazos y la llevó a un lugar seguro para hacer un torniquete que detuviera la sangre donde antes tenía su pata delantera izquierda, y pidió ayuda médica.

“Estuve con ella todo el tiempo”, ha dicho Rodríguez, refiriéndose a la operación del animal y a su rehabilitación. “Ella había salvado mi vida en tantas ocasiones que tenía que asegurarme de estar ahí cuando me necesitara”.

Diez días después de ser operada, Lucca ya caminaba, pero sus jefes decidieron que ya era tiempo de retirarse del Cuerpo de Marines de Estados Unidos. Y así, tras vivir 400 misiones entre Irak y Afganistán, la perrita pasó a ser una veterana de guerra.

Esta semana, a sus 12 años de edad, Lucca fue condecorada con la PDSA Dickin Medal, la mayor medalla que Gran Bretaña entrega a los animales que han servido en conflictos, ayudando a salvar la vida de humanos.

Por esto viajó desde California, donde vive con su amo, el sargento de artillería Chris Willingham, hasta Londres, para convertirse en el 67° animal en ser honrado con la medalla, y el primer perro de los Marines en ser condecorado –antes, han sido también premiados otros 31 perros, 32 palomas mensajeras de la Segunda Guerra Mundial, tres caballos y un gato-.

“Lucca es muy inteligente, leal y tiene un manejo increíble en su trabajo como perro de búsqueda. Ella es la única razón por la que logré volver a mi casa con mi familia (después de Afganistán)”, explicó Willingham. “Hoy hago todo mi esfuerzo en mimarla en su bien merecido retiro laboral”.