EMOLTV

Adolescente se negó a medir su IMC para tarea escolar: la carta con sus razones se hizo viral

Tessa Embry (14) se atrevió a advertirle a su profesora que no es correcto pedir a los jóvenes que midan la relación que existe entre su peso y su talla. Conoce sus argumentos y cuéntanos si estás de acuerdo.

06 de Abril de 2016 | 14:59 | Emol
SANTIAGO.- Tessa Embry es una adolescente de 14 años, que vive en Evansville, Indiana, y que tiene las cosas bastante claras, tal como se lo demostró a su profesora de educación física a través de una carta que se hizo viral. En ella, la joven explica las razones que tiene para negarse a calcular su Índice de Masa Corporal (IMC), como se le pidió como tarea.

"Mi IMC no es de su incumbencia, porque mi cuerpo y mi IMC son perfectos y hermosos tal como están", fue parte de la respuesta que Tessa se atrevió a dar a su profesora, para luego explicar con más detalle las razones de su postura.

"El IMC es una manera obsoleta para definir el peso normal, el bajo peso, el sobrepeso y la obesidad, considerando la estatura de una persona dividida por su peso", señaló la adolescente, quien le advirtió a su profesora que era un error preguntar a los niños sobre esa medida porque ellos "ya son conscientes de sí mismos y les falta confianza en sus cuerpos".

Tessa luego compartió su propia experiencia y contó que a pesar de ser una adolescente físicamente activa -juega softball-, igual ha tenido "malos pensamientos" sobre su cuerpo. En este sentido, confesó que a comienzos de año consideró la posibilidad de utilizar cuatro sostenes para cubrir la grasa de su espalda y amarrarse vendas alrededor del abdomen para verse más delgada.

Entonces su mamá decidió llevarla al doctor, quien le dijo que a pesar de que tenía un poco de exceso de peso, estaba bien porque era saludable.

"Así que aquí es donde no calculo mi IMC porque mi doctor, un hombre que fue a la universidad por ocho años para estudiar la salud de los niños, me dijo que mi altura y mi peso están en el camino correcto", argumentó la joven.

La carta de Tessa fue publicada en Facebook por un amigo de su familia. Su madre, Mindi, se declaró orgullosa de su hija y llamó a las escuelas a dejar de usar el IMC a la hora de instruir sobre la salud.

El IMC fue desarrollado en 1830 por un científico belga y no ha cambiado en nada a lo largo de los años. Básicamente consiste en dividir el peso (en kilos) por la altura (en metros) al cuadrado.

Los resultados que arroja son arbitrarios y para todos por igual, es decir no considera ni la complexión ni otros factores de la salud de las personas. Y ahí es donde surgen las mayores críticas en su contra.