EMOLTV

Alemania aboga por el derecho al buen trato hacia las trabajadoras sexuales

En Stuttgart, el alcalde ha destinado casi 94 millones de pesos para que la gente se atreva a denunciar si sabe que una de ellas recibe tratos vejatorios o se encuentra trabajando forzadamente.

25 de Abril de 2016 | 10:30 | EFE
imagen
Reuters
BERLÍN.- La ciudad alemana de Stuttgart (al sur del país) ha impulsado una campaña contra los abusos que sufren las prostitutas por parte de sus proxenetas, con provocadoras vallas publicitarias donde se recuerda el derecho de las trabajadoras del sexo a un trato digno.

"Los condones se utilizan, las mujeres no", es uno de los eslóganes de la campaña publicitaria, presentada hoy por el alcalde (del Partido Verde) Fritz Kuhn, quien toma como principio general el primer artículo de la Constitución, según el cual "la dignidad de la persona es inviolable".

La campaña hace un juego de palabras con este enunciado, para establecer que "la dignidad de la persona es inviolable también al cu#$%&", adoptando así como propios, términos frecuentes entre los proxenetas o los clientes de las prostitutas.

Las vallas, de distintos formatos, deben "animar" a proxenetas y clientes a "tener comportamientos correctos" también cuando acuden a un burdel y no "desconectarse" del respeto a la dignidad, indicó Kuhn.
La campaña recurre a estos términos, pero no incluye imágenes de mujeres ejerciendo la prostitución, ya que, según el alcalde, su objetivo no es "servir de plataforma al voyerismo".

Kuhn recordó que los hombres que recurren a las prostitutas se extienden por todos los ámbitos sociales y que es relativamente fácil detectar si la mujer con la que contactaron ejerce la prostitución forzosa o sufre tratos vejatorios, por lo que tienen el deber de denunciar al presunto responsable de ello.

La campaña es de financiación pública y costará 125.000 euros a Stuttgart (cerca de 94 millones de pesos), ciudad donde se estima trabajan a diario unas 600 prostitutas, procedentes en su mayoría de Rumanía, Bulgaria y Hungría.