EMOLTV

Pesa tu vida: El lapidario diagnóstico de "caso perdido"

Esta semana, Denisse Fuentes recuerda a Víctor Baeza, el joven de 35 años que en 2015 falleció de anorexia. Además, con motivo del Día de la Madre, le agradece a la suya por haberla apoyado en su camino a la recuperación. ¡Lee aquí su blog!

06 de Mayo de 2016 | 10:11 | Por Denisse Fuentes
imagen

Víctor Baeza padecía anorexia nerviosa. Sus médicos decían que era un "caso perdido".

Esta semana iba caminando por la calle, cuando de repente alguien sostiene mi brazo. Me di vuelta y un hombre con una mirada penetrante me dice: "Tienes los mismos ojos de luz que mi amigo". Soy muy buena fisonomista, no suelo olvidar un rostro por más años que pasen. Pero ése no era conocido, aunque sí familiar.

Le dije: "Disculpa, ¿nos conocemos?". "No en persona -me respondió-. Pero sí en historia". Ahí me contó que era de Graneros, y que era y será siempre amigo de Víctor Baeza.

Por si no lo recuerdas, Víctor Baeza era el joven de 35 años que falleció de anorexia en marzo del año pasado en Rancagua. Un "caso perdido", según los médicos, cuando nunca ni siquiera fue considerado "caso", ya que la anorexia no es considerada una enfermedad.

"He visto tu lucha, Víctor leyó tu libro, te siguió y los que quedamos acá te seguimos. Víctor partió, pero tú no y en tus ojos veo la misma luz que en mi amigo. No dejes de luchar, Denisse, por favor. No renuncies, no abandones, créeme que a través de tus ojos miran más de los que te puedes llegar a imaginar", me dijo.

El hombre me abrazó muy fuerte, un abrazo que correspondí, y se despidió con una pregunta: "¿Por qué la obesidad es considerada una enfermedad y la anorexia no?".

No era la primera vez que escuchaba esa pregunta, antes lo mismo me había planteado mi mamá. Estábamos en la clínica porque me había descompensado y el doctor decía que tenía que internarme, pero que lamentablemente la isapre por el diagnóstico de anorexia no les cubriría nada a mis padres.

Entonces, mi mamá con voz fuerte le preguntó al doctor: "¿Por qué la obesidad es considerada una enfermedad y la anorexia no? ¿Acaso una es más mortal que la otra? ¿Acaso mi hija no se está muriendo por ella? ¿El combate al hambre es más grave que el morir de hambre? ¿Cuándo se va a crear conciencia en este país? ¿Acaso la adicción al comer compulsivo no es similar a la adicción al no comer? Ambos extremos no son sanos, ambas son enfermedades. Intérnela, nosotros vamos a luchar por nuestra Denisse por encima de todas estas falencias y negligencias que hay detrás de esta enfermedad".

Mi mamá siempre supo que yo iba a vivir, que iba a despertar incluso cuando le decían que me desconectaran. Siempre creyó en mí, incluso cuando yo no lo hacía.

Mi mamá supo antes que yo a qué venía a este mundo. Jamás se despidió, jamás se rindió. Nunca me entregó, tal como lo debe haber hecho la madre de Víctor y tantas otras madres que nunca se entregaron al diagnóstico lapidario de "caso perdido". Ya que sabían que por más obstáculos que hubieran en el camino, éstos no eran piedras sino motores, que las impulsaban a seguir, a luchar por hacer que se reabriera el "caso".

Mi mamá nunca se quedó con la sentencia de "caso perdido". Es por eso que hoy, a días del Día de la Madre, te dedico estas líneas a ti mi vieja querida. Aquí estoy, tal como me lo pronosticaste una vez hace muchos años, cuando yo creía que ya no había vida para mí. Te paraste y me dijiste: "Tú vas a vivir, yo no vine a este mundo a enterrar a mi hija. Tú vas a despertar, mi niña; vas a luchar y vas a contar tu historia. Saca esa mujer fuerte que tienes dentro. Yo te parí, Denisse, y sé de qué estás hecha".

A ti mamá, el pan de mi mantequilla, a esa mamá que no es una súper mamá, sino que es mi mamá. Ésa que me mostró que no nací para quedarme con la primera sentencia, que yo vine a reabrir casos. Hoy reabro el expediente completo de la anorexia y la bulimia en este país.

A todos esos que fuimos casos perdidos algún día, a todas esas madres que no se quedaron con ese diagnóstico, ¡feliz día! Celebren con alegría, que en este mundo o en el otro, nunca seremos casos perdidos.

Y a ti mama, mi vieja querida, ésa que amo con todo el corazón. ¡Feliz Día! Ganaste el caso y hoy a mí me toca proclamar la ley.

Saludos,

Denisse Fuentes Estrada, Fundadora & Directora Fundación "Pesa Tu Vida" (www.pesatuvida.cl; Facebook: Pesa Tu Vida; Twitter: @PesaTuVida/@D_FUENTESE; Instagram: Pesa Tu Vida/Denisse.fuentes.e); autora de "La Dieta de la Muerte"; Joven Líder 2015; Diplomada Internacional en Coaching Neurolingüístico.