EMOLTV

"Old for New", la campaña para reciclar los electrodomésticos dados de baja

Se trata de una iniciativa que evita la contaminación del medio ambiente, ya que los aparatos son convertidos en materias primas recicladas, que luego son reincorporadas a los mercados productivos.

17 de Mayo de 2016 | 10:32 | Emol
imagen
SANTIAGO.- Cuando un electrodoméstico cumple su vida útil y es hora de deshacerse de él, el mejor destino no es -precisamente- el basurero. Los aparatos que se utilizan en el hogar están fabricados con materiales que contaminan el medio ambiente y que, muchas veces, tardan cientos de años en biodegradarse. Un ejemplo es el aluminio, que se demora 500 años.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Una alternativa es la campaña "Old for New" impulsada por la firma alemana Miele y Midas, empresa especializada en reciclaje de electrodomésticos. La iniciativa funciona de la siguiente manera:

1.- Un técnico de Miele puede ir hasta el domicilio del interesado a inspeccionar el producto que ya cumplió su vida útil, o bien la persona puede trasladar el electrodoméstico hasta una sucursal de la firma alemana.

2.- El cliente puede reemplazar el artefacto por uno marca Miele con un descuento especial. Si el producto es de otra marca, la rebaja para adquirir uno nuevo es de hasta un 15%; y si es de la firma alemana, el descuento puede llegar hasta el 20% siempre y cuando el electrodoméstico tenga más de 10 años, ya que los productos con menos antigüedad aún tienen vigentes sus atributos de eficiencia.

3.- Miele instalará el dispositivo y el antiguo será trasladado a Midas.

4.- El cliente recibe un certificado que comprueba que el artefacto entregado fue reciclado bajo el estricto cumplimiento de las normativas ambientales vigentes.

Según Jaime Durán, gerente general de Miele en Chile, gracias a la campaña se aprovechan las materias primas, se logra un ahorro de energía y se cuida el medio ambiente.

El año pasado, "Old for New" permitió el reciclaje del equivalente en peso a 40 mil celulares. Los electrodomésticos dados de baja por los usuarios fueron convertidos en materias primas recicladas, que posteriormente fueron reincorporados a mercados productivos en Chile y el resto del mundo. Este año, la iniciativa se extenderá hasta el 31 de diciembre.